jueves. 28.10.2021 |
El tiempo
jueves. 28.10.2021
El tiempo

Ourol demanda controlar o lobo tras un novo ataque xunto á casa consistorial

Restos del ataque en el campo aledaño al consistorio de Ourol. J.M. PALEO
Restos do ataque no campo contiguo ao consistorio de Ourol. J.M. PALEO
O alcalde pide a Medio Ambiente que tome medidas polo aumento dos episodios e a súa proximidade a vivendas. "A xente ten medo", afirma

Un nuevo ataque del lobo en Ourol se saldó con tres ovejas muertas, en este caso en la capitalidad municipal, en un campo colindante con la misma casa del concello. Sucedió en la madrugada de este martes y el alcalde, José Luis Pajón, avanza su intención de dirigir un escrito a la conselleira de Medio Ambiente para que tome cartas en el asunto, pues el problema de los ataques al ganado "vai a peor e vai chegar un momento no que terá consecuencias graves", advierte el regidor, quien asegura que los vecinos ahora mismo "viven con medo".

Los trabajadores municipales que este martes por la mañana se dirigían al consistorio vieron a las ovejas, propiedad de un vecino, "que estaban alí mortas contra un muro; a unha comeulle un bo pedazo e as outras dúas tiñan as marcas dos dentes no pescozo", precisa el alcalde, quien asegura que se dirigirá a la Xunta "para ver se toman algún tipo de medida porque a poboación do lobo está medrando, é excesiva e non hai maneira de que se reduza ou se estanque, polo que imos cara a unha situación moi mala".

En Merille alguien colgó una oveja muerta con el mensaje "peligro lobo" sobre la carretera LU-540 para protestar por los ataques del cánido

José Luis Pajón hace hincapié en la cada vez mayor frecuencia de los ataques y en que estos se producen en entornos habitados. "Case todos os días estamos tendo problemas deste tipo e o peor é que os ataques están sendo mesmo pegados ás casas, o que é preocupante para a seguridade da xente, que agora mesmo ten medo", dice, e incide en que "hai moita xente maior que ten medo a saír fóra e que haxa un bicho deses por aí, que non sei se pode atacar ou non, pero é algo preocupante", sostiene.

Entre los episodios recientes el regidor recuerda que en las últimas semanas hubo un ataque en Merille con siete ovejas muertas y hace poco también otro en Vilares, con cinco ovejas, en ambos casos "no medio das casas". "Este último tamén foi aquí ao lado do consistorio, a este paso vainos comer dentro da casa", lamenta.

Precisamente en Merille alguien colgó una oveja muerta con el mensaje "peligro lobo" sobre la carretera LU-540 para protestar por los ataques del cánido.

Ourol demanda controlar o lobo tras un novo ataque xunto á casa...
comentarios