jueves. 04.06.2020 |
El tiempo
jueves. 04.06.2020
El tiempo

"Meu pai ten 93 anos e teme que España quede como país moi pobre"

Elena García, en la entrada de la casa de Macón en Santo Estevo. D,V.
Elena García, en la entrada de la casa de Macón en Santo Estevo. D,V.
La pontenovesa Elena García evita salir y pasa el confinamiento en la casa de Macón, que tuvo décadas de bullicio de taberna 


Aprovechando unos rayos de sol, Elena García observa amable desde el pequeño jardín de su casa de Santo Estevo el paso de los coches entre A Pontenova y Augaxosa. Son ya muy pocos y, además, hay que mantener las distancias. "Antes cando che apetecía ías á feira da Ponte ou a Lourenzá que tamén queda cerquiña, movíaste por onde querías pero agora hai que tirar do que hai nos conxeladores, evitando comprar o máximo posible". La vida le ha cambiado, como a todos, pero el aislamiento en un pueblo que perdió mucha población, se deja sentir. No queda remedio.

Pontenova"Meus pais —explica—, como son tan maiores, 89 anos ela e 93 el, é un risco andar dun lado para outro". Santo Estevo es tranquilo pero la tranquilidad es relativa: "Teño unha filla en Madrid que agora tamén está confinada e con teletraballo. Nos medios de comunicación ves tantas cousas que andas con medo por eles máis que por nosoutros".

Los temores también los viven sus mayores, a los que cuida desde que perdió el empleo en una empresa de materiales de construcción en Becerreá. "Meu pai operouse dun glaucoma e estábamos indo ao Hula a Lugo dúas veces á semana a revisión pero a raíz da pandemia dixéronlle que non volvese en catro meses». Su padre, Bernardo, originario de la casa de García en Figueirúa, cerca de Conforto, nació en 1926, vio muchas penurias en el país y es de la generación que lo levantaron con gran esfuerzo pero ahora, según su hija, «teme que España quede como un país moi pobre". "Recorda epidemias e pobreza pois sendo neno incluso a súa irmá e a mai morreron de tuberculosis despois da Guerra Civil. E agora isto".

Tras casarse con Celia González de casa Macón —familia que dio mecánicos y sastres en A Pontenova—, continuó con la taberna y ultramarinos de toda la vida, con gran bullicio. Las pocas vecinas del entorno que se juntaban a charlar, ya no; hoy tienen miedo.

"Meu pai ten 93 anos e teme que España quede como país moi pobre"
comentarios