Una apuesta por captar población e inversores en Mondoñedo

Un programa de desarrollo económico y otro de recuperación urbanística luchan por impulsar la economía local
Alfonso Cartoy y Mari Pacín, responsables de Faba do Val.VICTORIA RODRÍGUEZ (Efe)
photo_camera Alfonso Cartoy y Mari Pacín, responsables de Faba do Val.VICTORIA RODRÍGUEZ (Efe)

MONDOÑEDO tiene en marcha un plan para captar inversores y otro para mejorar la oferta de vivienda y servicios, con el objetivo de atraer población. Con estas dos armas, lucha por impulsar la economía local, aprovechando las potencialidades del municipio y las iniciativas emprendedoras que puedan aparecer.

El Concello de Mondoñedo, con Manuel Ángel Otero al frente, ha puesto en marcha una serie de actuaciones para favorecer el asentamiento empresarial. Han dispuesto 70.000 metros cuadrados de suelo industrial, con precios subvencionados y bonificaciones de hasta el 95% del Ibi, Icio e Iae. La administración local, además, se compromete a gestionar en un máximo de 30 días las licencias de obra mayor. Cuentan con un vivero de empresas para ayudar a los emprendedores en sus inicios, así como un listado de locales comerciales a precio asequible.

El Concello destaca el potencial de Mondoñedo para emprender actividades relacionadas con los sectores forestal, eólico, pizarrero o agroalimentario, así como su riqueza patrimonial y natural, muy aprovechable para iniciativas turísticas.

Otra de las oportunidades de negocio que el Concello detecta es la gestión inmobiliaria, tanto para alquiler y venta como para rehabilitación. En este sentido, Mondoñedo está inmerso en el plan Rexurbe, que promueve con apoyo de la Xunta de Galicia la recuperación de inmuebles en el casco histórico para destinarlos a vivienda o a local comercial. El plan de inversión ronda los 17 millones de euros.

Alfonso Cartoy y Mari Pacín son productores de faba de Lourenzá y participaron en el foro De catedral a catedral como respresentantes de la asociación de productores Verdina de Galicia. Apuntan que estos esfuerzos por impulsar la economía local están dando frutos que se perciben en pequeños movimientos en el sector empresarial. "Hai un albergue recén inaugurado, montouse unha empresa de chocolate, outra de pellets..." Dicen que desde el Concello están trabajando en el buen camino, "ofrecendo colaboración para sacar adiante as iniciativas dos empresarios", apunta Cartoy.

Comenta, no obstante, que "na Mariña hai un problema xeral de perda de industria e de emprego que se escapa ao ámbito local". Valora programas como De catedral a catedral, que apuestan por la colaboración entre concellos. Considera que el Camino de Santiago es un potente nexo de unión y una vía de negocio y difusión. "Na Mariña hai un problema no sector industrial e é necesario diversificar a actividade económica cara outros sectores. O turístico é unha boa opción porque temos riqueza patrimonial e natural".

Otra vertiente económica que merece ser tenida en cuenta es el sector hortícola. Mari Pacín y Alfonso Cartoy regentan Faba do Val. "O sector da horta é moi descoñecido, especialmente a súa calidade. Se conseguimos que a xente probe o produto temos moito gañado porque quen o coñece repite", explica Alfonso Cartoy.

Con esta intención crearon la asociación Verdina de Galicia. "Sabemos producir, pero faltaba saber vender". Los productores agradecen la orientación del Concello de Mondoñedo. "É difícil que unha empresa como a nosa chegue a todas as frontes. Non podemos saber de todo e ás veces agradécese mesmo o apoio moral cando tes un baixón", dice Cartoy.

Los productores de faba ven en el Camino de Santiago una buena vía de comunicación y de promoción. "Conseguimos que nos visiten, agora hai que amosar o que temos", comenta Mari Pacín, que apunta la necesidad de "ofrecerlle ao visitante información máis ampla sobre o entorno para que, ademais de ver Mondoñedo, queden máis tempo".

comentarios