Indignación en Meira por la muerte de un gato que recibió varios perdigonazos

Una vecina vio al animal malherido y lo llevó al veterinario ► El felino tuvo que ser sacrificado ante las graves lesiones
Radiografía en la que se aprecia uno de los perdigones en la médula del gato al que dispararon en Meira. EP
photo_camera Radiografía en la que se aprecia uno de los perdigones en la médula del gato al que dispararon en Meira. EP

Vecinos de la localidad de Meira han mostrado su indignación después de que trascendiese la muerte de un gato callejero que habría recibido varios perdigonazos de un autor desconocido.

El felino apareció malherido frente a un negocio de la Rúa Julio Cachafeiro el pasado miércoles, aunque podría llevar ya varios días deambulando por la zona. "Vímolo achegarse ata a beirarrúa arrastrándose e pensamos que fora atropelado por un coche", cuenta la vecina que lo rescató.

Esta, al ver el alcance de las lesiones que presentaba el animal, decidió meterlo rápidamente en un transportín que tenía y llevarlo por su cuenta hasta un centro veterinario en la localidad de Castro de Ribeiras de Lea. "Alí fixéronlle varias radiografías", explica la vecina, indicando que fue entonces cuando se llevaron la desagradable sorpresa.

En las imágenes del tórax del animal se podía observar que un perdigón había provocado la fractura "de la séptima vértebra torácica", según indicaron los especialistas, lo que le causó una lesión a nivel medular y, en consecuencia, "pérdida de la movilidad del tercio posterior y de la sensibilidad profunda de la cola y la extremidad posterior derecha".

Además de este elemento extraño en el cuerpo del felino, en las radiografías realizadas en la clínica veterinaria de Castro también se localizó otro perdigón en la segunda vértebra lumbar.

"En canto viron as radiografías xa me dixeron que non había nada que facer. Tiña a médula danada e non se podería recuperar", explica molesta la vecina que localizó al gato, que tuvo que tomar la triste decisión de sacrificarlo para que no sufriera más.

"Era un gato da rúa, como moitos outros que andan por aí e que non fan mal a ninguén. Comen do lixo ou van aos sitios onde lles deixan algo, pero non molestan. Non é normal que alguén faga algo así", denuncia indignada, explicando que será el Concello de Meira el que asuma todos los gastos.

Así lo confirmó el teniente de alcalde, Agustín Méndez, quien indicó que conoció este caso de maltrato animal por la propia vecina, a la que agradeció su gesto solidario. "Condenamos este feito, entendemos que ás veces hai moitos animais e hai que levar un control, pero non se poden consentir este tipo de actuacións", manifestó.

comentarios