Imprimir

El Gobierno y la Xunta esperan que la empresa recapacite sobre la venta

L.F.B. / Agencias | 29 de septiembre de 2020

Mesa multilateral de Alcoa con Conde y Blanco. SEBAS SENANDE (ARCHIVO
Mesa multilateral de Alcoa con Conde y Blanco. SEBAS SENANDE (ARCHIVO

El secretario de Industria pone sobre la mesa vías "no amistosas" para solucionar el conflicto y Conde insiste en que no hay "ningún argumento" que justifique el fin de las negociaciones

El Gobierno y la Xunta confían que Alcoa recapacite sobre su decisión de cerrar las negociaciones para la venta de la planta de Aluminio de San Cibrao, tanto con Liberty como con la Sepi —este lunes trascendió que había hecho una propuesta de compra para después venderla a Liberty—, y que la solución al conflicto pueda ser, finalmente, amistosa. Ambas administraciones mostraron una vez más, tras la mesa multilateral celebrada este lunes, su unidad y su intención de seguir trabajando conjuntamente en la búsqueda de una salida favorable al conflicto. 

En este sentido, el secretario de Industria, Raül Blanco, subrayó que "hay soluciones y vamos a seguir luchando". El responsable estatal censuró la actitud de la multinacional de dar carpetazo al acuerdo cuando estaba "muy cercano", aunque subrayó que la propuesta sigue vigente y que será Alcoa "quien decida optar por una vía, por decirlo así, amistosa". Y es que en caso contrario, Blanco subrayó que se "abre otro escenario". "Hay muchos ámbitos que se pueden activar y que están en manos de las administraciones", dijo y subrayó que "está todo encima de la mesa: el acuerdo de los dos gobiernos y el acuerdo con un inversor industrial para que la planta siga funcionando y que haya un proyecto industrial a 20 años y Alcoa se niega porque tiene un plan, por lo que a partir de ahora las administraciones tomarán sus decisiones que ya no serán tan amistosas". 

Raül Blanco avanza que las administraciones cuentan con "muchos ámbitos" para poder activar si la empresa continúa en su cerrazón

Por su parte el conselleiro de Economía, Empresa e Innovación, Francisco Conde, calificó de "incomprensible" la posición de Alcoa: "Está traizoando a confianza que tanto os traballadores como as dúas administracións lle temos trasladado durante estes últimos anos e sobre todo durante o proceso de venda que se realizou nestes últimos meses". 

"O decepcionante é que está actuando de mala fe e modificando a súa posición simplemente para conseguir o seu obxectivo que parece ser non proceder á venda da planta", afirmó Conde e hizo hincapié en que la multinacional se negó a la mediación del Gobierno y a la posibilidad de que este pudiera comprar la planta "e nestes momentos estamos esperando a que haxa unha reacción e un xiro dentro deste proceso". "Non hai ningún argumento que nestes momentos poda xustificar esta decisión por parte de Alcoa", subrayó el conselleiro. 

REACCIONES. A esta situación también se refirió el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, asegurando sobre Alcoa que "es como el perro del hortelano, ni come ni deja comer". Ante el nuevo escenario abogó por "estar a la espera de lo que ocurra en las próximas horas", si bien advirtió a Alcoa de "que tendrá que asumir las consecuencias que se derivan de su cerrazón". "No tiene derecho a abocar a los trabajadores a un conflicto innecesario, sobre todo cuando había sobre la mesa soluciones muy importantes para dar respuestas a ello", dijo. 

El vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, también lamentó la falta de acuerdo y reiteró el apoyo de la Xunta a los trabajadores "hasta el final en el procedimiento que se abre ahora". "Vamos a pensar que hasta el último momento puede haber una solución", dijo.

Puede ver este artículo en la siguitente dirección /articulo/a-marina/gobierno-xunta-esperan-empresa-recapacite-venta/202009290900141461988.html


© 2020 El Progreso de Lugo

Rúa Ribadeo 5, Lugo

Tlfno: 982 29 81 00

(Grupo El Progreso)