Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

Puede consultar la última entrada en el blog haciendo click aquí.

Disculpen las molestias.

Una aliada en Fomento

La lucense Isabel Pardo de Vera puede impulsar desde Adif las mejoras ferroviarias en Lugo
 

Isabel Pardo de Vera. TOÑO PARGA
Isabel Pardo de Vera. TOÑO PARGA

LA MEJORA de la conexión ferroviaria de Lugo con el mundo va a estar ahora en manos de una lucense, Isabel Pardo de Vera, que acaba de ser nombrada por el Gobierno central como la nueva presidenta de Adif, el ente gestor de las infraestructuras ferroviarias del Ministerio de Fomento. Será una aliada de la provincia en el departamento más inversor del Estado, como en su día lo fue el exministro José Blanco, al que también se le cuentan tachones como la paralización de las obras de la autovía Lugo-Ourense. La crisis galopante había sido entonces el argumento para fulminar aquella inversión, mientras que en materia ferroviaria, Blanco solo dejó proyectos sobre el papel que su sucesora, Ana Pastor, se apresuró a meter en un cajón. 

Lugo tardó tiempo en reaccionar y una plataforma vecinal incentivada por subveciones de los gobiernos socialistas de Concello y Diputación recuperó la reivindicación de una conexión ferroviaria, al menos con Ourense, más propia del siglo XXI que del XIX. Una protesta con maletas delante de las estación de tren a finales de 2016 llegó a reunir a políticos de todos los partidos, a pesar de que en el último pleno el portavoz popular, Antonio Ameijide, trató de caricaturizar aquella convocatoria diciendo que esperaba ver "as fotos da alcaldesa coas maletas se hai retrasos na chegada do Ave". 

Ameijide se refería de esta forma al anuncio del nuevo ministro de Fomento, José Luis Ábalos, de que revisará los plazos de puesta en servicio de nuevos tramos del Ave a Galicia para "no generar falsas expectativas". Los populares creen que se quiere poner la venda de cara a paralizar inversiones previstas, como las anunciadas por el anterior ministro en la capital lucense semanas antes de su cese. Íñigo de la Serna organizó un viaje en Alvia entre Sarria y Lugo, donde presentó un plan para mejorar el enlace ferroviario con Ourense, con una inversión de un mínimo 1.200 millones de euros, de los que 283 se iban a gastar con el objetivo temporal de que en 2021 el viaje a Madrid durase unas tres horas y 50 minutos. 

Acostumbrados como estamos los lucenses a esperar décadas por las grandes infraestructuras, el plazo dado por De la Serna se antojaba más un brindis electoral que un compromiso ineludible. La única confianza que podía haber de que algo se avanzase estaba en el papel que podía jugar la entonces directora general de Explotación de Adif, la lucense que acaba de ser ascendida a presidenta del ente. Esta ingeniera había sido de hecho una de las protagonistas de la reunión a tres bandas entre Adif, la Consellería de Infraestruturas y el Concello de Lugo que sirvió para desbloquear la futura estación intermodal de Lugo, eso sí, un proyecto bastante menos ambicioso que el que anunció José Blanco. 

Pardo de Vera tendrá ahora más responsabilidades para tratar de arrimar el ascua a la sardina de los lucenses y no desviar los fondos comprometidos a priorizar otros proyectos. Siempre, claro está, con el consentimiento de sus superiores.

Ocurrencias o ideas
La iniciativa de Ciudadanos de peatonalizar un tramo de la vieja carretera de Ombreiro para crear un espacio para ciclistas y peatones fue tildada en el pleno de "barbaridade" por el BNG, el mismo grupo que plantea eliminar el tráfico de toda la Ronda da Muralla o priorizar la circulación en la ciudad de las escasas bicicletas que por ella circulan. Y es que muchas veces lo que para nosotros es una idea otros lo ven como ocurrencia.

Concejala en crisis 
La concejala del PP Ana López Pombo parecía estar en el último pleno más pendiente de la crisis de gobierno que hay en el Colegio de Veterinarios que ella mismo preside que de los debates de las iniciativas. La situación delicada que vive la directiva, a la que accedió un grupo de críticos, podría desembocar en una moción de censura a la presidenta, que ve como esta situación está afectando a su labor como representante municipal.

Párking compartido 
El gobierno local decidió compartir con todos los ciudadanos el aparcamiento ubicado en el patio del antiguo seminario menor y del que hasta ahora solo disfrutaban los políticos y el personal municipal. Aunque solo estará abierto al público por las tardes, fines de semana y festivos, aportará 80 nuevas plazas a la ciudad, que se sumarán a las de los futuros aparcamientos disuasorios que están ya en fase de licitación.

Una aliada en Fomento
Comentarios