viernes. 03.04.2020 |
El tiempo
viernes. 03.04.2020
El tiempo

Puede consultar la última entrada en el blog haciendo click aquí.

Disculpen las molestias.

La Xunta arropa a Carballo

Obras que Lugo espera desde hace años comienza a fluir coincidiendo con la cita electoral

Ramón Fernández, Santiago Catalán, José Manuel Balseiro y Ramón Carballo, en el Xeral. SEBAS SENANDE
Ramón Fernández, Santiago Catalán, José Manuel Balseiro y Ramón Carballo, en el Xeral. SEBAS SENANDE

RAMÓN CARBALLO, el alcaldable lucense del PP que hace meses pasó de subdelegado del Gobierno a jefe territorial de Presidencia por obra y gracia de una moción de censura, está logrando con su candidatura que por fin la Xunta se ponga manos a la obra en proyectos pendientes en la ciudad.

El barrio de A Residencia parece ser el más beneficiado por la llegada de la cita electoral ya que, tras años de promesas y excusas, la piqueta está ya preparada para empezar a tirar el edificio del viejo Xeral, en cuyo solar está previsto levantar una residencia de mayores y, si el Gobierno de Pedro Sánchez quiere, una nueva comisaría. El derribo está previsto que acabe en mayo, el mes de las elecciones, justo cuando se prevé también que arranque otra esperada obra en el Sagrado Corazón, el nuevo colegio que vendrá a sustituir al que se ubica en los edificios de la extinta Caja de Ahorros.

En los próximos meses la Xunta tiene además previsto entregar llave en mano, como quería el Concello, el nuevo auditorio, ya equipado y listo para acoger conciertos y espectáculos de primer nivel, aunque en este caso la factura correrá por cuenta de los lucenses durante los próximos años, gracias a una inaudita negociación por la que la administración gallega será eximida del pago de 3,6 millones de euros en el Ibi de varios edificios.

Carballo también será arropado durante los próximos meses por cuanto conselleiro o secretario xeral que se digne a pasar por la ciudad para anunciar inversiones que, aunque no estén sobre el papel en los Orzamentos de 2019, formarán parte de la lluvia de millones que siempre suele preceder a unas elecciones.

El único dolor de cabeza que le puede llegar de Santiago al alcaldable popular estaría vinculado precisamente con la consellería que debería de velar por la salud de los lucenses. El titular de Sanidade, Jesús Vázquez Almuiña, tiene en pie de guerra a los médicos de atención primaria y si la revuelta de batas blancas empezó en Vigo, en breve podría llegar a Lugo, donde los ciudadanos también siguen a la espera de que se decida la apertura durante 24 horas de la sala de Hemodinámica del Hula.

A riesgo de que al candidato del PP le aumenten las pulsaciones si ese comité de expertos al que apela Sanidade decide que no hay suficientes infartados en Lugo como para poner un turno de noche en el citado servicio, de momento Carballo se arrima al ascua de las inversiones que llegan del gobierno amigo y, en su condición de alto cargo de la Xunta, aprovecha para salir en fotos oficiales y eventos sociales, al tiempo que ofrece pinceladas de lo que pretende hacer si llega a ser alcalde.

Eso sí, al igual que le ocurrió en su día a Manuela López Besteiro, el alcaldable no debe fiar su éxito a lo que le llegue de Santiago, aunque también es verdad que enfrente no tiene ahora, como le ocurrió a la exconselleira, a un alcalde en la cresta de la ola.

Un equipo diezmado
El grupo municipal del PP está diezmado por bajas laborales y voluntarias, una circunstancia a la que tampoco ayuda la incerteza que implica para algunos ediles no saber si van a formar parte de la futura candidatura. Ramón Carballo dispone de cuatro ediles con dedicación exclusiva que le pueden acompañar a cuanto acto les pida, aunque tampoco deben desatender el seguimiento de la azarosa vida municipal.

Siglas escondidas
Al igual que había hecho Alberto Núñez Feijóo en la campaña de las autonómicas, el alcaldable del PP parece que no va a apostar por encabezar la cartelería con las siglas del partido, que de momento ya han sido relegadas a un lugar discreto del plóter que usaron en la presentación de las líneas básicas del proyecto de ciudad de los populares. La marca PP parece que resta más que suma tras los escándalos de corrupción.

Voto de derecha repartido
El voto conservador podría estar en las próximas elecciones más repartido que nunca si presenta candidatura Vox, que está tentando a conocidos políticos de derechas. La irrupción de Cs ya restó apoyos al PP en las anteriores elecciones municipales y, aunque los populares lograr la alcaldía si suman con otras fuerzas conservadoras la mayoría absoluta, Carballo debe estar atento a no sufrir un ‘sorpasso’.

La Xunta arropa a Carballo
Comentarios