lunes. 25.10.2021 |
El tiempo
lunes. 25.10.2021
El tiempo

Puede consultar la última entrada en el blog haciendo click aquí.

Disculpen las molestias.

¿Hay política en el río?

El Fluvial se pregunta si hay partidismo en su litigio con la CHMS, que apela a cumplir la ley
El Río Miño a paso por el Club Fluvial de Lugo. SEBAS SENANDE
El Río Miño a paso por el Club Fluvial de Lugo. SEBAS SENANDE

LUGO vivió de espaldas al río Miño durante décadas. Es una frase que los políticos de la ciudad suelen citar en los plenos municipales seguramente para sacar a relucir la falta de compromiso de las distintas corporaciones para aprovechar la fuente de vida y ocio que aporta un cauce fluvial. De hecho, tuvieron que ser un grupo de amigos los que se embarcaron hace ocho décadas en la procelosa iniciativa de formar una sociedad para utilizar de forma lúdica y deportiva las márgenes del Miño en el barrio de San Lázaro.

Lo que años después, en concreto en 1957, pasaría a llamarse Club Fluvial, hizo el trabajo que la administración, por desidia, nunca quiso abordar en una capital de provincia como Lugo: fomentar los deportes acuáticos y crear la primera piscina climatizada de la provincia, en la que varias generaciones de lucenses, entre ellos el que suscribe, aprendimos a dar brazadas.

Este popular club que llegó a tener hasta 22.000 beneficiarios fue, al igual que la otra gran sociedad cultural de Lugo, el Círculo de las Artes, siempre mimada por el poder político local, sabedor del volumen de población que mueve, aunque ambas entidades también han generado recelos entre otros vecinos y organizaciones. De hecho, las subvenciones obtenidas para acometer obras de reforma llegaron a ser criticadas por partidos que se oponen a que el dinero público acabe en entidades privadas.

Sin embargo, hasta ahora no se había registrado un conflicto entre una de estas sociedades y la administración como el que están protagonizado la actual directiva del Fluvial y la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil a cuenta de la negativa para que el club renueve la concesión para el aprovechamiento durante los próximos 20 años de la zona de dominio público hidráulico.

Politización. Algunos miembros de la directiva consideran que hay un trasfondo político en esta decisión de la CHMS, cuyo actual presidente, el socialista

José Antonio Quiroga, justifica en la necesidad de que se cumpla la ley y se derriben algunas infraestructuras de la entidad como la piscina infantil exterior. Quienes ven partidismo en este asunto aluden a un cambio de actitud con el Fluvial de las administraciones gobernadas por los socialistas desde que el presidente del club,

Tito Valledor, se posicionara a favor de la propuesta del anterior delegado de la Xunta en Lugo de convertir en un parador de turismo el cuartel de San Fernando, renunciándose así a crear el prometido Museo de la Romanización.

Desde entonces, creen que las puertas comenzaron a cerrarse y la CHMS, cuyo presidente es además secretario de Organización del PSdeG, empezó a enviar malas noticias a esta sociedad, ya sea sancionándola por la reforma de un aparcamiento en la zona de piragüismo o negándole una concesión que se daba por hecha.

Con las aguas ya enturbiadas, el último anuncio realizado por el Fluvial es que recurrirá a la vía judicial para tratar de hacer valer sus derechos en el entorno del río sin tener que prescindir de estructuras que llevan años operativas y usando la casuística de que en otras zonas fluviales la CHMS no es tan estricta como ahora en Lugo.

La batalla judicial, como todas, se presume larga y por el camino puede que se vayan descolgando algunos de los protagonistas de esta crónica, bien porque la llegada de un periodo electoral no sea el mejor momento para tener enfrente a una masa social tan importante que vota o porque el actual sector crítico con la gestión del club consiga su objetivo de desalojar a los actuales directivos.

Vox toma partido 


La primera formación política que ha decidido tomar partido en el conflicto entre el Fluvial y la Confederación Hidrográfica ha sido Vox, que esta semana instaló una mesa informativa en el puente romano para apoyar a la directiva de club. Se da la circunstancia de que la cabeza de lista por Lugo de este partido en las municipales de 2019, Sonia Teijeiro, es sobrina del presidente del Fluvial.

Más proyectos en cartera 


La directiva del club de A Ponte, lejos de arredrarse ante los obstáculos que supone la multa por el aparcamiento o que no se le renueve la concesión de la playa, acaba de presentar un nuevo proyecto para remodelar la llamada casa del conserje y convertirla en edificio de usos culturales y hosteleros. Además, en este caso se prevé contar con una ayuda gestionada por el GDR-4, que dirige el alcalde popular de Friol.

¿Hay política en el río?