martes. 24.11.2020 |
El tiempo
martes. 24.11.2020
El tiempo

Puede consultar la última entrada en el blog haciendo click aquí.

Disculpen las molestias.

Ocasión para repensar Lugo

Los cambios de hábitos que dejará la pandemia invitan a cambiar el urbanismo de la ciudad
Vista de la estación de autobuses, donde se creará una gran plaza. XESÚS PONTE
Vista de la estación de autobuses, donde se creará una gran plaza. XESÚS PONTE

No volveremos a ser los mismos tras esta pandemia. No solo porque va a cambiar nuestra forma de relacionarnos, por muchas vacunas que lleguemos a ponernos, sino porque nuestras viviendas, nuestro ocio o la ciudad en la que queremos vivir tiene que adaptarse a esa nueva normalidad en la que buscaremos espacios abiertos, lugares más higiénicos y un entretenimiento no masificado.

Se dice que las grandes ciudades serán las más perjudicadas en ese escenario y que las de tamaño medio como Lugo podrían tener la oportunidad de evitar la dinámica de envejecimiento, por la marcha de la población joven, y consolidarse e incluso crecer.

El actual PXOM, que se ideó hace dos décadas cuando el apogeo del ladrillo hacía aventurar un próspero crecimiento de la ciudad, se diseñó sobre ese espejismo económico hasta el punto de que se calculaban unas 35.000 viviendas nuevas en el horizonte de 10 años. Sin embargo, dos crisis brutales acaecidas desde que se aprobó el documento en 2011 han certificado el fracaso de aquella planificación, que quizá debería comenzar a rediseñarse coincidiendo con la necesidad de repensar una nueva ciudad adaptada a los tiempos y necesidades.

Para empezar, la demanda de nueva vivienda vendrá marcada por la posibilidad de una rápida recuperación económica y también por la promoción de edificios más sostenibles y con más espacios abiertos. El Concello de Lugo ya había apostado antes de la pandemia por este modelo a través del barrio verde que se diseñó en las inmediaciones de As Gándaras y, aunque todavía genera dudas el proyecto por la lejanía del casco histórico, la concentración de servicios públicos o comerciales en aquella zona puede acabar por atraer a las familias que en los próximos años busquen un entorno más habitable para criar a sus hijos.

En el otro extremo de la ciudad, el sur, la cercanía del cinturón verde también facilitará el crecimiento en los próximos años, aunque este se verá limitado por la barrera que suponen los valles del Miño y el Rato.

Ahora bien, Lugo también tiene barrios sobre los que se debe actuar para mejorar la calidad de vida y aunque gran parte de la inversión municipal se va a centrar en proyectos del Edusi vinculados a acercar el Miño al casco histórico, zonas como A Milagrosa, Lamas de Prado, A Estación o A Residencia deberían de tener su propio plan de adaptación para recuperar vivienda y acondicionar espacios abiertos.

Pero si es necesario un cambio en los barrios para adaptarlos a los nuevos tiempos, el casco histórico también debería abordar en los próximos años una reconversión que seguramente ya será impulsada por la iniciativa privada, que está viendo cómo el sector comercial comienza a replegarse en la zona. La prevista peatonalización de todo el entorno amurallado necesita también de una planificación socioeconómica de la que todavía nada se sabe, algo que debe hacer reflexionar a nuestros políticos, que para eso están.

Bicicletas y patinetes

Proliferaron más tarde en Lugo, pero cada día son más usados por los lucenses, hasta el punto de que el problema de aparcamiento, el retraso en la reordenación del transporte urbano y una pandemia que fomenta los desplazamientos individuales han incrementado la presencia de bicicletas y patinetes eléctricos en las calles. Por eso urge una ordenanza que aclare por dónde deben circular y más carriles para sus usuarios.

Párking o parque

La financiación de un párking subterráneo en la futura estación intermodal es un nuevo obstáculo que puede retrasar otra vez el proyecto. Esta dotación es en todo caso necesaria si lo que se pretende es atraer viajeros que puedan guardar sus vehículos mientras usan el bus o el tren. Ante el elevado coste de la obra, la Xunta plantea la controvertida idea de usar como aparcamiento terrenos del parque del Sagrado Corazón.

¿Otra plaza dura?

Uno de los nuevos espacios abiertos que se crearán en el centro de Lugo en los próximos años será la gran plaza en el solar de la actual estación de autobuses. La Xunta ya avanzó un anteproyecto de cómo podría quedar, aunque falta por ver si el gobierno local está de acuerdo con este diseño. En todo caso, ya hay urbanistas que se oponen a crear una nueva plaza dura y despersonalizada como la Horta do Seminario.

Ocasión para repensar Lugo
Comentarios