sábado. 17.04.2021 |
El tiempo
sábado. 17.04.2021
El tiempo

Puede consultar la última entrada en el blog haciendo click aquí.

Disculpen las molestias.

Millones que saben a poco

El tren de Lugo recibió en un mes más inversión que en todo el siglo pero espera mucho más
El viejo túnel de Oural, que da servicio a Lugo desde 1882. ARCHIVO
El viejo túnel de Oural, que da servicio a Lugo desde 1882. ARCHIVO

El ferrocarril de Lugo recibió más dinero el mes pasado que casi todo lo invertido por el Gobierno en lo que va de siglo y eso que durante estos años se ejecutó un obra tan importante como la variante de A Pobra de San Xillao, que costó más de 100 millones de euros. Ahora el Adif, ente público presidido por la lucense Isabel Pardo, nos anuncia 196 millones para la ejecución, entre otras, de obras tan esperadas y retrasadas como la electrificación de la línea Monforte-Lugo —hace más de 100 años que hay trenes eléctricos en España— o un nuevo túnel para superar el alto de Oural —el de ahora data de 1882—.

El paso de gigante para el tren lucense teniendo en cuenta los datos citados se quedaría sin embargo en solo un parche si el cronograma de la definitiva modernización, tantas veces publicitado por los distintos gobiernos, no se ejecuta completamente.

Mil millones de euros, a grosso modo, es la cifra que se ha venido barajando desde que a principios de 2003 José María Aznar anunciase desde A Coruña un plan Galicia que incluso añadía 780 millones más para modernizar la línea entre A Coruña y Lugo. Luego vinieron más anuncios, un ministro de Fomento lucense, otra ministra gallega y una crisis que ralentizó la ejecución del Ave gallego hasta el punto de que aún hoy se espera que abra este año el último tramo de la línea Madrid-Ourense.

Lugo se ha aprovechado, en cuestión de tiempos, de los avances en la línea de Ave entre la provincia ourensana y la capital de España, aunque a día de hoy el trayecto en tren desde Lugo a Madrid no logra aventajar al avión desde Santiago o al coche particular y aunque en el último año se consiguió reducir el viaje a cinco horas y media, el principal problema siguen siendo la hora y media larga que se tarda en llegar a la ciudad de As Burgas, una duración que solo se lograría reducir sustancialmente con la construcción de las dos variantes de Canabal y Rubián, cuyo coste está cifrado en casi esos mil millones de los que se habló inicialmente y que recortaría unos 25 minutos al trayecto. Solo cuando se vean publicados en el BOE los anuncios de contratación de esas dos soluciones ferroviarias podremos echar las campanas al vuelo de que por fin se logrará tener en Lugo un tren, ya no del siglo XXI, pero sí capaz de equipararse al de una moderna y segura red ferroviaria.

Por eso todos los esfuerzos por presionar a la administración central para que eche el resto en este proyecto de impulso del ferrocarril lucense son pocos. Incluso a la Xunta, que en su día prometió hacer el Ave de Lugo si el Gobierno central no lo ejecutaba, se le agradece el tono reivindicativo para exigir que se modernice la línea férrea de la provincia, después de años en los que aceptaba con disciplina los recortes y aplazamientos de los gobiernos de Rajoy.

Toca por tanto, felicitarse de esos 196 millones del último mes, pero sin renunciar a la promesa tantas veces repetida de tener el mismo derecho a tener un tren competitivo que cualquier otro español.

Acuerdos necesarios 

La intermodal parece encarrilada y solo necesita implicación de las administraciones para avanzar, pese a que han surgido discrepancias sobre a quién corresponde la ejecución del aparcamiento de la estación. Es hora de que este proyecto, del que de momento solo conocemos maquetas y fotocomposiciones, comience a ejecutarse y cualquier polémica que retrase el inicio de las obras retratará a quienes la alimenten. 

Frecuencias y horarios 

La modernización del ferrocarril no solo debe traducirse en una mejora de la infraestructura, también implica una apuesta por un buen servicio, con trenes cómodos y adaptados a las necesidades y frecuencias y horarios competitivos. A la espera de que superemos la pandemia para poder viajar con tranquilidad, Lugo también quiere contar con convoyes dignos y que permitan llegar a Madrid a diferentes horas. 

Irse a Madrid 

Irse a Madrid es el título de un libro de Manuel Jabois y también una forma para algunos políticos de avanzar en su carrera y olvidarse de luchar por el avance de su lugar de origen. En Lugo hay ejemplos de personas que usaron su cargo para traer prosperidad a la provincia y de otros que solo lo aprovecharon en beneficio propio. Tenemos muchas calles disponibles para dedicar a lucensistas que no olvidan de donde vienen.

Millones que saben a poco
Comentarios