sábado. 28.03.2020 |
El tiempo
sábado. 28.03.2020
El tiempo

Puede consultar la última entrada en el blog haciendo click aquí.

Disculpen las molestias.

Carballo quiere ganar la calle

El candidato popular se rearma con un maratón de reuniones en barrios y parroquias

Ramón Carballo, en una reunión con la federación vecinal. XESÚS PONTE (AEP)
Ramón Carballo, en una reunión con la federación vecinal. XESÚS PONTE (AEP)

SERÁ POR SU condición de candidato más veterano y por ello, con más conocidos en la ciudad, pero lo cierto es que a Ramón Carballo no le ha resultado difícil echarse a la calle para ejercer como alcaldable. Las dudas sobre si daría el paso de bajar a la arena municipal que durante meses mantuvieron en vilo a la militancia popular se disiparon en septiembre y, de la incertidumbre, el partido parece haber pasado a la esperanza de poder recuperar una alcaldía perdida hace casi dos décadas.

La última pulpada celebrada el domingo pasado, con presencia del presidente del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, fue además una demostración del poder de convocatoria que todavía tienen los populares en Lugo y que ni al irrupción de nuevas fuerzas de derecha ni los casos de corrupción ni la pérdida del Gobierno central parecen haber minado.

En paralelo a este tipo de actos multitudinarios, Carballo inició una serie de reuniones con la militancia y con asociaciones de los distintos barrios y parroquias del concello para escuchar propuestas en las que la expectación ha ido de menos a más. 

El candidato popular tendrá un escenario diferente a la hora de afrontar la cita electoral al que se encontró su antecesor. Porque si Jaime Castiñeira no supo aprovechar la debacle socialista en 2011 y un puñado de votos le apartaron de la mayoría absoluta en 2011, en 2015 tuvo que enfrentarse a la irrupción de fuerzas como Ciudadanos y a una campaña reivindicativa de los servicios sanitarios prometidos para el Hula que acabó con sus esperanzas de ser alcalde. Ahora Carballo parece que ya no sufrirá tanta presión y tendrá la ventaja de ser un candidato nuevo, con experiencia en gestión de la administración y con manos libres para confeccionar una lista y un proyecto.

Estos movimientos no le pasan desapercibidos a su principal rival, la alcaldesa Lara Méndez, quien tratará de que las obras en marcha y las previstas ayuden a solapar la imagen de parálisis trasmitida por el Concello en este mandato y los problemas con el personal que se han ido enquistando.

Además, Méndez ha dado un giro hacia la izquierda en sus políticas con la retirada del borrador de ordenanza cívica o la ampliación de ayudas sociales, consciente de que va a necesitar de nuevo el apoyo de fuerzas como el BNG o Lugonovo para sacar adelante el próximo presupuesto y quien sabe si para volver a ser investida como alcaldesa.

En la calle, la regidora socialista también ha ganado soltura, aunque en sus apariciones en los barrios todavía va arropada por miembros de la federación vecinal, un colectivo ‘influencer’ dispuesto a acudir a cuanta cita se les convoque siempre que el anfitrión no se muestre hostil con su modus operandi.

La batalla entre Carballo y Méndez podrá librarse en mítines, comidas, reuniones, en los medios de comunicación o en la redes sociales, aunque ambos no deben de olvidarse que en la calle se puede ganar un voto a la vuelta de cada esquina.

¿Habrá gobierno amigo?
El gobierno local confía en que el Ejecutivo de Pedro Sánchez sea un gobierno amigo para Lugo tras años de olvido. La última obra que ejecutó Fomento en la ciudad fue el puente blanco, que se construyó con agilidad porque había un ministro lucense pendiente ello, José Blanco. Desde entonces, se instalaron señales luminosas en unos pasos a nivel que todavía no funcionan, se rebachearon carreteras y poco más.
La ronda este pide paso
La Xunta, el gobierno no amigo, según el PSOE, también tiene deudas pendientes con Lugo como la ronda este. La federación vecinal quiere presionar, y sabe como hacerlo, para que los Presupuestos de la Xunta de 2019 incluyan durante su tramitación parlamentaria alguna partida para una obra con la que se cerraría el anillo de circunvalación de Lugo y que ayudaría a descargar tráfico de la N-VI o de la carretera del Rato.
Pasaleras vendo
El BNG acaba de proponer la construcción de dos pasarelas peatonales para crear un sendero entre el parque Rosalía y el paseo del Miño. Una de ellas volaría sobre la Ronda República Argentina y la otra sobre la N-VI frente al Balneario. La iniciativa se suma al proyecto de pasarela del gobierno local frente al estadio Anxo Carro y a la que había prometido Fomento sobre la Ronda Norte en As Gándaras.

Carballo quiere ganar la calle
Comentarios