Jueves. 15.11.2018 |
El tiempo
Jueves. 15.11.2018
El tiempo

Sucedió en Kiev... o no

Kiev albergó a lo largo de la historia tres partidos legendarios: La final de Champions entre Real Madrid y Liverpool, la final del la Eurocopa 2012 y un choque entre presos ucranianos y militares alemanes que dio lugar a varias películas y que está envuelto en un halo de misterio 

La chilena de Bale, las cantadas de Karius y el ataque de egocentrismo ante los micrófonos de Cristiano Ronaldo convirtieron en histórica la final de la Champions disputada en Kiev, una ciudad futbolera cuyo equipo más importante, el Dinamo, disfrutó de épocas doradas con jugadores de leyenda, como Oleg Blokhin, Igor Belanov o Andriy Shevchenko.

La decimotercera Copa de Europa del Real Madrid, la tercera consecutiva, la quinta de Cristiano Ronaldo, forma parte ya de la historia del fútbol. ¿Se puede hablar del partido más famoso disputado en Kiev a lo largo de la historia? No. ¿Lo fue la final de la Eurocopa 2012 en la que España arrolló a Italia? Tampoco. Hay un choque que camina entre la realidad y la leyenda y que se disputó en la época más negra de la historia, el 9 de agosto de 1942, en plena Segunda Guerra Mundial.

Fue un encuentro entre un equipo formado por oficiales del ejército alemán y otro compuesto por futbolistas ucranianos. Y durante muchos años su historia, hasta la caída de la Unión Soviética, fue la siguiente.

Tras la invasión alemana, muchos jugadores del Dinamo de Kiev fueron arrestados y enviados a campos de concentración. Allí se juntaron con jóvenes de otros equipos para formar, el FC Start, que disputó una serie de partidos contra cuadros formados, en su mayoría, por soldados.

A aquellos insensatos se les ocurrió la idea de ganar por 6-1 al equipo de la Luftwaffe, la aviación del ejército alemán

A aquellos insensatos se les ocurrió la idea de ganar por 6-1 al equipo de la Luftwaffe, la aviación del ejército alemán, en un partido que iba a tener, cómo no, revancha. Los dirigentes nazis entendieron que aquello no podía quedar así, que la moral ucraniana podía subir por las nubes y la alemana bajar al nivel del mar, así que organizaron un nuevo choque.

El árbitro sabía que tenían que ganar los alemanes y los jugadores del Start también. Pero los ucranianos se negaron a realizar el saludo nazi antes de empezar y, pese a las patadas y agresiones de los alemanes, y al arbitraje escandalosamente parcial, llegaron a los últimos minutos con 5-3 a favor. Tuvieron el 6-3 en la mano, pero uno de sus jugadores, consciente de lo que rodeaba al duelo, remató hacia el público con la portería vacía. El árbitro pitó final, pero la historia no acabó ahí. Ni mucho menos. Varios de esos jugadores fueron arrestados, torturados y ejecutados. Por haber vencido.

Esta versión de los hechos se hizo vírica en la URSS después de que en 1963 se propagase a través de la película ‘El partido de la muerte’. Y perduró en el tiempo.

En 'Evasión o victoria' el equipo de los buenos está formado por prisioneros de varias nacionalidades, hasta hay un estadounidense, nada menos que Sylvester Stallone

La historia era tan épica que ni Hollywood se pudo resistir. Y de ahí surgió la famosa Evasión o victoria, en la que se da una versión parecida de esa historia, más universal. En ella, el equipo de los buenos está formado por prisioneros de varias nacionalidades, hasta hay un estadounidense, nada menos que Sylvester Stallone, al que por lo menos tuvieron la decencia de mandarlo a la portería. Eso sí, convertido en el héroe de la historia al parar el penalti decisivo.

Con un poco más de disimulo que sus colegas soviéticos, pero Hollywood nunca dejó de ser un aparato de propaganda.

La leyenda del Partido de la muerte se topó con la realidad cuando en 2007 salió a la luz el documental Los once de la muerte: un partido de fútbol a vida o muerte. En el mismo ofrecía su versión de los hechos Vladen Putistin, que por entonces tenía ocho años y que actuó de recogepelotas. Su testimonio es clave porque era el hijo de Mijail Putistin, uno de los jugadores.

"No hubo patadas, nadie dijo a los jugadores que tenían que perder; hubo momentos muy tensos, pero solo porque el partido fue intenso, con una gran remontada", aseguró. Para corroborar su argumento, aportó una fotografía realizada al final del choque en la que se ve juntos y sonrientes a los jugadores de los dos equipos (la que acompaña a este artículo).

El Dinamo de Kiev formaba parte de la policía secreta soviética, razón por la que cuatro jugadores fueron fusilados

Putistin contó que las detenciones se produjeron tiempo después, cuando los alemanes buscaban miembros del partido comunista. El Dinamo de Kiev formaba parte de la policía secreta soviética, razón por la que cuatro jugadores fueron fusilados. Los demás fueron enviados a campos de concentración, infiernos en la tierra, donde fueron cayendo por diversos motivos.

Por si había pocas películas, en 2012 se estrenó Match, realizada en Rusia y en la que se pinta a los ucranianos de colaboracionistas. Tras su estreno, el propio Putistin llevó a un periódico ruso ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo por insinuar que solo los que informaban a los nazis se habían salvado de ser fusilados. Su padre fue uno de los que sobrevivió.

De la final de la Champions entre el Real Madrid y el Liverpool se seguirá hablando durante muchos años, pero con el paso del tiempo se convertirá en una final de la Champions más. No parece factible ver a Brad Pitt haciendo de Karius en una película. De lo que pasó en Kiev en 1942 se seguirá hablando siempre. Sobre todo porque no se sabe qué pasó.

Sucedió en Kiev... o no
Comentarios