viernes. 06.12.2019 |
El tiempo
viernes. 06.12.2019
El tiempo

El otoño y sus alimentos de temporada

Castañas. ARCHIVO
Castañas. ARCHIVO

Nueva estación… ¡nuevos alimentos de temporada! Podríamos decir que las estrellas del otoño son las castañas, la granada, el caqui, la calabaza y las setas. Así que aprovechando que muy pronto empezarán a ser unos habituales de nuestras despensas, vamos a conocerlos un poco mejor.

Las castañas son un fruto seco, aunque nutricionalmente se parecen más a los cereales ya que contienen un 40% de hidratos de carbono, pero… que no se asuste nadie, son hidratos de carbono complejos, es decir, de absorción lenta, así que ni son malas, ni hay que evitar su consumo. Son una gran fuente de vitaminas del grupo B y de fibra, contribuyen a una mayor sensación de saciedad, a disminuir el colesterol debido a su aporte de fibra y a mejorar la microbiota intestinal (que tanta relación guarda con nuestras buenas digestiones y con el sistema inmunitario). En esta época podemos sustituir a las patatas con ellas, e incluirlas como acompañamiento a carnes o pescado asados, por ejemplo. Y como no, estos días en San Froilán, son un buen sustituto de otros productos insanos que podemos encontrar en el recinto ferial ¿Qué mejor que pasear por las fiestas comiendo un cucurucho de castañas asadas?

El caqui es una fruta dulce, originaria de China, actualmente el caqui cultivado en la Comunidad Valenciana cuenta con la denominación de origen Kaki Rivera del Xúquer, de la Comunidad Valenciana salen ni más ni menos que el 90% de los caquis cultivados en nuestro país. Es una fruta con un gran contenido en vitamina A, lo que le da su característico color, vitamina C y potasio, principalmente, aunque también contiene vitaminas del grupo B. Por todo ello su consumo contribuye al buen estado de la piel, de la visión, del cabello, al buen funcionamiento del sistema inmunológico, a controlar la tensión arterial y tiene función antioxidante. ¿Cómo podemos consumirlo? Solo, como cualquier otra fruta; mezclado con yogures, con queso fresco, con queso batido…; machacado como si fuera mermelada y extendido en tostadas; mezclado en ensaladas… 

La granada, otra de las frutas por excelencia del invierno. Destaca por su aporte de potasio, por lo que es una gran aliada contra la hipertensión arterial y contra la retención de líquidos. Además, es rica en taninos, que son compuestos antiinflamatorios para el sistema digestivo, lo que le produce un ligero sabor amargo. Contiene flavonoides, responsables de su color rojizo y de sus propiedades antioxidantes. El único contra de la granada sería para los pacientes renales ya que debido a su alto contenido en potasio han de limitarla en mayor o menor medida dependiendo del estadío de la enfermedad. La granada es estupenda tanto para consumir sola como formando parte de macedonias de frutas o ensaladas, así como para añadir a yogures, queso batido… 

La calabaza es una de las reinas del otoño, alimento versátil donde los haya, apta tanto para hacer purés, como para formar parte de un salteado, asar, o incluso hacer bizcochos. Destaca por su contenido en fibra soluble, imprescindible para el buen funcionamiento del tránsito intestinal, sus vitaminas más destacables con la vitamina A, la C e incluso la E, así como las vitaminas del grupo B. Por lo que es un alimento importante para la visión, el buen estado de la piel, del sistema inmunológico, que favorece la absorción del hierro y tiene propiedades antioxidantes.

Otras grandes protagonistas de esta estación son las setas, existen muchas variedades de setas comestibles: el champiñón, shiitake, el níscalo, boletus edulis… En general destacan por su contenido en potasio, sodio, vitamina C, vitamina D, calcio y magnesio. Las setas se pueden comer a la plancha, en salteados, en revueltos, en tortilla, en ensaladas… son un alimento sencillo de preparar, sano y que suele gustar a la mayor parte de los comensales. Nutricionalmente las englobamos en el saco de los vegetales, así que… esta temporada pueden ser un buen comodín a la hora de planificar nuestros menús para la semana, incluso las setas en conserva serían un buen procesado a la hora de formar parte de nuestra despensa. Aquí de nuevo, los pacientes renales tienen que tener cuidado con su consumo, ya que son ricas en minerales que, dependiendo del grado de la enfermedad, hay que limitar su ingesta.

El otoño y sus alimentos de temporada
Comentarios