Martes. 25.06.2019 |
El tiempo
Martes. 25.06.2019
El tiempo

El huevo

Ángeles Novo Martínez es Dietista-Nutricionista en la Clínica Pontón Fisioterapia

El huevo es uno de los alimentos con mayor poder proteico. PIXABAY
El huevo es uno de los alimentos con mayor poder proteico. PIXABAY

Hoy os quiero hablar del huevo, porque junto al plátano y a las uvas, es uno de los alimentos que más reparo a su consumo suscita entre la población, principalmente por su contenido en grasa, especialmente el temido colesterol.

En primer lugar, el consumo de huevos no aumenta el colesterol sanguíneo. Es cierto que un huevo mediano tiene aproximadamente 200 mg de colesterol, pero la evidencia científica constata que no se relaciona con un aumento de colesterol sanguíneo. Es más, va más allá e incluso se puede afirmar que el consumo de 7 huevos a la semana protege frente a enfermedades cardiovasculares. El huevo tiene más grasas insaturadas que saturadas, y, además, un contenido calórico muy bajo, solo 70 kcal, pero gracias a su contenido en proteínas, aporta sensación de saciedad. Sí se relacionan con un aumento del colesterol sanguíneo a los alimentos ricos en grasas saturadas y trans, como las galletas (aunque nos las vendan como integrales), y el resto de productos de bollería industrial, los cereales azucarados, las margarinas, los quesos grasos, los embutidos... y sin embargo, hagamos una reflexión... ¿cuántas veces se escucha que no se deben desayunar galletas? Pocas, por no decir ninguna, hasta se ofrecen en dietas hospitalarias. Pero, sin embargo, al huevo le tenemos miedo.

Siguiendo con el huevo, es el alimento que tiene la proteína por excelencia, su proteína es la de mayor valor biológico, es decir, la proteína de mayor calidad. Aporta vitamina A, B12, biotina, vitamina D... y minerales como el fósforo, selenio, hierro, yodo y zinc. Además, los huevos, también contienen luteína y zeaxantina, dos carotenoides que actúan como antioxidantes que mejoran y protegen la función visual, previniendo las cataratas y la degeneración macular.

¿En qué nos debemos fijar a la hora de comparar huevos?

Veréis que todos los huevos tienen un código de números y letras marcado en la cáscara. Este código sirve para darnos información a cerca de la procedencia del huevo y la forma de cría de las gallinas. 

El primer dígito del código pertenece a la cría de las gallinas:

  • 0 = huevo de producción ecológica. 
  • 1 = huevo de gallinas camperas.
  • 2 = huevo de gallinas criadas en suelo.
  • 3 = huevo de gallinas criadas en jaula.

El segundo dígito nos da información del país de la UE de dónde proceden los huevos. Los dos siguientes números, de la provincia. A continuación, el municipio y, por último, la granja.

¿Qué cuidados debemos tener para su consumo?

Si tienes la suerte de tener gallinas y no necesitar comprar huevos, has de tener en cuenta que el huevo tiene una fecha de consumo preferente de 28 días desde la puesta. Si los compras, esa fecha ya vendrá indicada en el envase.

No se deben de consumir los huevos a los que se les haya roto la cáscara.

No deben lavarse los huevos para guardarlos en el frigorífico, ya que su cáscara es porosa, y si los lavamos pueden entrar las bacterias que haya en el exterior y contaminarse el huevo. Los huevos sucios deben limpiarse con un estropajo seco, pero nunca deben mojarse para después almacenarlos. Solo se pueden lavar los huevos inmediatamente antes de su uso, para eliminar cualquier resto de suciedad y que, al abrirlo, entre en contacto con ella.

Una vez los huevos hayan sido guardados en el frigorífico, no deben sacarse si no es para usarlos al momento ya que con los cambios de temperatura se puede crear condensación y entrar patógenos a su interior a través de los poros de la cáscara.

Es muy importante la correcta manipulación del huevo en la cocina, nunca se debe tocar otro alimento ya sea con las manos o con un utensilio de cocina que haya estado en contacto con el huevo crudo, sin antes lavarlo, ya que podría producirse contaminación cruzada por salmonella.

Todos los platos que lleven huevo han de guardarse en refrigeración y en el caso de las mayonesas, han de consumirse inmediatamente después de su elaboración o en las siguientes 24 horas si las mantenemos en la nevera.  
 
Ahora que ya sabes todo esto... ¡aprovecha los beneficios que te pueden aportar los huevos! 

El huevo
Comentarios