sábado. 21.09.2019 |
El tiempo
sábado. 21.09.2019
El tiempo

El robo del emperador gallego

Sólo existen dos historiadores como fuente sobre el origen del Emperador romano Teodosio I ‘El Grande’. Uno de ellos, el gallego Hidacio. Gallego porque nació en la Gallaecia romana, cerca de Xinzo de Limia. Lo que dice Hidacio sobre el origen de Teodosio es esto: "Teodosio, hispano de origen, de la ciudad de Cauca en la provincia de Gallaecia, fue nombrado augusto por Graciano". Teodosio murió en el año 395 e Hidacio nació cinco años después, por lo que fueron casi coetáneos. Es de suponer que siendo además obispo de Aquae Flaviae sabía lo que decía y tendría fuentes de primera mano, pues su obispado, en la actual ciudad de Chaves (Portugal) pertenecía al territorio de la Gallaecia.

Vale. El otro historiador es Zósimo. Nació hacia el año 460 y pasó su vida en Constantinopla. Era funcionario del Imperio y su obra como historiador, igual que la de Hidacio, es considerada como una referencia. También parece saber lo que decía. De Teodosio dijo lo mismo que Idacio pero en griego: "Teodósion, ek mén tés én Ibería Kallegías, póleos dé Káukas ormómenon". Tanto a Zósimo como a Hidacio se les tiene por historiadores fiables, salvo en una cosa: que el emperador Teodosio fuera gallego. Un buen día alguien decidió que aquella Cauca hoy es Coca, ciudad segoviana que en sus tiempos albergó una esplendorosa ciudad romana. Eso significa que Teodosio no era gallego, pues la tal Cauca no estaba en la provincia de la Gallaecia sino en la Cartaginensis.

Resulta que Hidacio, que vivía en Galllaecia, que tenía en ella un notable obispado y que se dedicaba a contar su Historia, no sabía dónde empezaba y acababa Gallaecia. Y Zósimo, desde Bizancio, se inventó que Teodosio era gallego. Lo que sucede es obvio. Entre reconocer que las dos primeras personas en el mundo que escribieron sobre el origen de emperador tenían razón, o buscar cualquier otra explicación por delirante que sea, mejor la otra explicación. No hay ni la menor prueba de que la Cauca que mencionan los historiadores primigenios sea la misma Coca de Segovia. Villas, mansiones o ciudades romanas las hay por todas partes en Galiza, en Euskal Herria, en Catalunya y en España. De muchas de ellas no sabemos ni sus nombres originales. No todas eran Lucus Augusti. Hasta no hace mucho tiempo discutíamos cómo se llamaba la Pontevedra romana y nos decantamos por Turoqua.

La toponimia romana se mantuvo inalterable en algunos lugares, como Lugo, pero en otros muchos casos, la mayoría en realidad, sucedió como en Pontevedra: que el nombre antiguo desapareció. No obstante, creemos a Hidacio y a Zósimo cuando dicen "Cauca" pero no cuando escriben "Gallaecia". La Historia oficial consiguió, una vez más, lo imposible, contra toda evidencia lógica y documental. Inventarse una Cauca en Segovia para robarnos a un emperador romano a los gallegos. Nada menos que a un emperador romano, y no a uno cualquiera, sino al último que fue a una vez emperador de Oriente y de Occidente.

Hay una Coca en Portugal con yacimiento romano en sus inmediaciones, pero nadie piensa en que si el topónimo Cauca deriva en Coca, la cuna del emperador pueda ser la Coca portuguesa, porque eso equivaldría a reconocerlo como originario de Gallaecia. Y hay muchos otros yacimientos en Galiza, descubiertos o no descubiertos, cuyo nombre originario pudiera ser el Cauca romano. Puede que nunca lo sepamos, pero lo que sí sabemos es que tanto Zósimo como Hidacio se refirieron específicamente a Gallaecia y a Kallegías, que viene a ser lo mismo en diferentes idiomas, y sobre eso no hay duda alguna, pues los límites de la Gallaecia estaban perfectamente delimitados, tanto que si cogemos un mapa que los refleje y los recorremos con un GPS comprobaremos que están clavados, que los romanos eran grandes arquitectos e ingenieros más que nada porque sabían medir.

Pero la cosa no acaba ahí. Un historiador friki, un tal Al-Rasís, andalusí él, que nació en el año 887 casi quinientos años después de que muriera Teodosio, dijo que el emperador era originario de Itálica y eso les encantó a los sevillanos y por extensión a andaluces y españoles en general. Cuando uno escribe con medio milenio de retraso, lo menos que puede hacer es citar fuentes o presentar documentos, pero Al-Rasís, que es mi amigo porque yo haría lo mismo, se dedicaba a inventarse la historia de Al-Ándalus para hacerla más molona y olé.Maruxa

Y así nos robaron a un emperador. Si usted busca a Teodosio en Google, sólo encontrará páginas que hablan de un emperador nacido en Coca o en Itálica. Ni una de ellas le dirá que, según las dos únicas fuentes fiables de la época, era originario de Gallaecia y por tanto gallego. El problema es que de toda la vida de Dios la Historia de Galiza nos la escriben desde España y tanto historiadores como arqueólogos y antropólogos ejercen oficios muy dados al corporativismo y al mantenimiento de invenciones instauradas. La Historia en España es oficial, institucional y por lo tanto inamovible. Da igual lo que hayan escrito Hidacio y Zósimo. Teodosio es Español porque a los españoles no les da la gana que sea gallego.

El robo del emperador gallego
Comentarios