miércoles. 18.05.2022 |
El tiempo
miércoles. 18.05.2022
El tiempo

Putin no se asusta

Reservistas ucranianos realizan prácticas militares ante la amenaza de un conflicto con Rusia. S. DOLZHENKO
Reservistas ucranianos realizan prácticas militares ante la amenaza de un conflicto con Rusia. S. DOLZHENKO

A Putin no le dan miedo los Estados Unidos. Son esas cosas que todos sabemos pero nadie dice. Hoy los Estados Unidos dan tanto miedo como una mariposa provocando una pelea contra un terminator. A ver: Putin es un tío que se pone un bañador para sumergirse en aguas gélidas y el ejército USA viene de protagonizar una de las retiradas más escandalosas y humillantes de la historia contra las fuerzas talibanes, que en cuatro días reconquistaron Afganistán tras veinte años de ocupación norteamericana y los invasores apenas tuvieron tiempo de llegar al aeropuerto en medio de un caos absoluto. 

Estados Unidos se mete en todas las guerras y no gana ninguna. Además de Afganistán, escaparon de Irak, de Siria, de Libia siempre dejando todo arrasado. Y habían invadido esos países para llevar la democracia. Búsquela. Perdieron estrepitosamente en Corea y en Vietnam. Invadieron Panamá, que no tenía ejército, y tardaron varios días en rendir a la nunciatura del Vaticano, donde se alojaba Noriega. De Somalia tuvieron que escapar a todo correr porque unos milicianos desprevenidos que escucharon ruido de helicópteros les pegaron una paliza antológica. Tanto dinero, tanto arsenal y tanto farrapo de gaita no es más que el decorado de una potencia sobrevalorada que nunca se ha atrevido con Cuba, que la tienen ahí al lado, ni con Irán, ni con Corea del Norte. Y esos son los que quieren que Putin les tenga miedo. Qué miedo les va a tener, si son más inofensivos que un batallón de Teletubbies.

En la II Guerra Mundial no vencieron a Hitler. Fue el ejército soviético el que se plantó en Berlín. Y para ganar a Japón tuvieron que arrojar las mayores armas de destrucción masiva que se han utilizado jamás, matando a decenas de miles de civiles. De otra manera jamás hubieran pasado de Okinawa. Las dos grandes guerras que ha ganado Estados Unidos en su historia fueron contra sí mismos: la de la Independencia y la de Secesión. Y también salieron victoriosos en cuatro batallitas contra México, España o Francia en tiempos remotos. Son todo Hollywood. Banderas honradas por actores en una pantalla con fondo de música épica, pura propaganda. 

Quieren asustar a Putin, a Europa y al mundo con su rollo de celuloide, enseñándonos imágenes de aviones descargando armamento en Ucrania. Bueno, eso ya lo vimos en Afganistán y en tantas partes que ya no asusta, y menos a Rusia, que sí ha ganado unas cuantas guerras en las últimas décadas y en los siglos anteriores. Pregúntele usted a Hitler o a Napoleón si los rusos se atemorizan fácilmente y si es buena idea meterse con ellos. 

No sé cómo acabará esto, qué voy a saber, pero si alguien está partiendo de la premisa de que Putin y el ejército ruso están asustados, que pierda toda esperanza. Si Putin tuviera miedo no estaría agrupando tropas, armas y suministros a medio centímetro de Ucrania. Sabe que ni la OTAN, ni los Estados Unidos ni nadie pisará suelo ruso, y si le da la gana de invadir Ucrania el próximo miércoles lo hará exitosamente, por alto que sea el coste. Rusia no tiene miedo al ejército USA y China tampoco. No se lo tiene un mulá afgano, se lo van a tener las otras dos superpotencias. 

Europa sí debe tener miedo. Miedo a que Biden intervenga para perder una guerra y luego, tras la habitual retirada, nos deje el problema a sus fieles aliados, como si no tuviéramos nuestras propias preocupaciones, que yo, que quiere que le diga, soy tan pacifista que si Rusia invade Ucrania no me meto, para qué. Imagíneme a mí peleándome con Putin, quite, quite, no me meta usted en problemas. 

Es que hablando de retiradas, hasta ni en eso dan miedo. No se retiran, escapan. Es lo nunca visto. Deben darles medallas a los generales que ordenan la retirada más desastrosa. No descartemos que planifiquen las retiradas antes de las invasiones. Pero pierda cuidado. Con invasión o sin ella, Biden no se atreverá más que a mandar algunas armas más, que si caben en un avión no serán tantas, y pedir a los de la OTAN que pongan cara de enfadados. No veo yo ahí una guerra mundial. Si acaso la amenaza de un Putin al que le importa poca cosa tener que llevarla a la práctica porque no le asustan ni la OTAN ni el ejército cinematográfico de norteamérica. Tampoco veo yo a tropas europeas ni norteamericanas adentrándose en tierra ucraniana para que les partan la cara. Osea que, aunque no tengo ni la menor idea, sí sé quién tiene motivos para asustarse y quién no. 

Y luego están las amenazas de sanciones. Qué miedo, dirá Putin tras hablar con sus colegas en Cuba, en Venezuela, en Irán o en Corea del Norte, que ahí siguen a pesar de décadas de sanciones. Las sanciones que impone USA tampoco dan miedo, por lo que se ve. Da mucho más miedo ver por primera vez El mago de Oz.

Putin no se asusta
Comentarios