Blog | Salud Aldariz

Uña encarnada



Patricia Río Rodríguez. Podóloga



Excesivamente banalizada por tratarse de un problema en la uña, la onicroptosis —comúnmente conocida como uña encarnada— esconde multitud de patologías y supone en ocasiones trastornos importantes para mucha población.


¿Qué es?

Se trata de una alteración que cursa con una interacción entre la uña y los bordes ungueales que la rodean. La uña se introduce en las partes blandas provocando intenso dolor, inflamación y en ocasiones infección y exudado.

Existen varios grados de afectación de esta patología, normalmente en función del tiempo de evolución. Suele afectar al primer dedo del pie aunque también aparece en dedos menores.

Es un problema podológico que surge en todas las etapas de la vida, desde la infancia a la vejez. La onicocriptosis en ocasiones surge asociada a otras patologías, por lo que un diagnóstico correcto evitará tratamientos poco deseados.


Causas

Son múltiples y variadas las causas que pueden provocar o favorecer la aparición de este problema. Una cuestión tan simple como un mal corte de la uña puede ser la base para iniciar el proceso. Existen otros factores asociados como pueden ser el calzado, un exceso de sudoración...


Tratamiento

Tras una exploración y análisis de la evolución del problema, el podólogo determinará el tipo de uña encarnada que tiene el paciente y los factores asociados presentes.

En primera instancia, se procede a tratar el problema mediante procedimientos conservadores en lo que se denomina reeducación ungueal. Consiste en procedimientos en la uña y en el canal ungueal para intentar que se normalice el crecimiento de la uña. Estos tratamientos están indicados en los grados iniciales de la patología y al inicio de las molestias.

También hay determinados tipos de uña encarnada que, aun estando en grado de evolución inicial, no remite tras estos procedimientos conservadores. Cuando una uña es tratada en varias ocasiones de esta forma y vuelven a aparecer los molestos síntomas, se requiere de tratamientos más avanzados. Es importante también controlar los factores asociados, pues en ocasiones la evolución no es totalmente satisfactoria por estas cuestiones.

Cuando la evolución del problema se ha extendido o cuando el problema no remite con tratamientos más básicos, podemos recurrir a procedimientos quirúrjicos más avanzados y también más resolutivos. Existen técnicas que permiten eliminar el problema de una forma definitiva y sin demasiadas complicaciones.

Los antiguos procedimientos de arrancar la uña en su totalidad están actualmente desterrados para la uña encarnada, realizando procedimientos que eliminan de forma selectiva la uña que se encarna, sin incisiones, de forma indolora, calzándose normal desde el primer momento y sin necesidad de baja laboral ni de otras actividades.

Comentarios