Blog

Solo va quedando la fe

No se puede competir con un 19% de acierto en los tiros de tres puntos o con 20 rebotes de diferencia con respecto al equipo rival
Poirier tapona el lanzamiento de Conner Frankamp. ACB
photo_camera Poirier tapona el lanzamiento de Conner Frankamp. ACB

No fue buena la imagen que dejó el Río Breogán en su visita al Real Madrid. Más bien fueron cuarenta minutos de tortura para los aficionados breoganistas porque su equipo fue la nada absoluta en términos de baloncesto. Probablemente después de jugar ante el actualmente mejor equipo de Europa no sea el mejor momento para realizar un balance fiable y ajustado a la realidad, pero por mucho rival que hubiera enfrente es indudable que los de Veljko Mrsic no fueron competitivos en ningún momento y mostraron lagunas y deficiencias impropias en un equipo de la Liga Endesa. Nadie prácticamente pensaba en la victoria, pero sí parecía un buen partido para mejorar sensaciones, después de dos triunfos en las últimas tres jornadas, y para dar una buena imagen. Nada de esto. Es más, por si fuera poco, a ello se unió la lesión de Sergi García. Todo al revés en una jornada negra porque otros resultados, los triunfos del Zaragoza, el Obradoiro y el Bilbao, jugaron en contra de los intereses del conjunto breoganista.

El Río Breogán en el Winzink Center fue un equipo sin alma. Así como suena y a pesar de que en las primeras jornadas de competición el equipo destacó por su actitud, su trabajo y la implicación de prácticamente todos los jugadores. No es buena señal este retroceso como tampoco lo son los cada vez más groseros errores en defensa, la lentitud en el balance y hasta el juego individualista que se va apropiando de varios jugadores. No se puede competir con un 19% de aciertos en los tiros de tres puntos o con 20 rebotes de diferencia con respecto al rival. Tampoco si entre dos referencias interiores, Sajus y Rudan suman entre ambos seis puntos anotados.

A todo esto se une que dos jugadores llamados a ser determinantes y que llegaron como refuerzos como son Anderson y Frankamp estuvieron en cancha 15 y 11 minutos para anotar 4 y 1 punto respectivamente. Si Conner Frankamp, con la lesión de Sergi García y en un partido de guante blanco, solo tiene una entrada prácticamente testimonial en el partido, ¿qué cabe esperar?

Y es que estos datos son incontestables y se repiten. Los momentos de total desconexión en el juego del equipo son casi un clásico. Después de dos meses desde su llegada, y aun teniendo en cuenta todo lo sucedido, es difícil entender el limitadísimo protagonismo de Frankamp, no hay evolución o al menos es lo que se trasmite. En el juego interior, Juan Fernández es un oasis. A la espera de lo que determinen los médicos sobre la lesión de Diouf, da miedo pensar en que se alargue en el tiempo la ausencia del italiano y quedar a expensas de la aportación de Sajus y Rudan.

Lo del ataque es otro de los problemas que se mantiene y que incluso se agrava. Ataque estático lento, previsible y sin equilibrio. Junto a esto, o por esto, el equipo presenta un porcentaje de aciertos en los lanzamientos inapropiado en un equipo de cierto nivel. Después de doce jornadas el equipo lucense atesora un pobre 45% en tiros de dos puntos y un triste 27,5% en los tiros de tres puntos. Solo este último dato hace muy complicado poder ganar. Para hacerse una idea de lo que implica hay que tener en cuenta que ningún equipo en los diez últimos años acabó la liga con peor porcentaje del que ahora tiene el Río Breogán tanto en tiros de dos como de tres puntos.

En otras ocasiones hemos comentado que los aficionados del Río Breogán llevan en su ADN una gran capacidad de sufrimiento, de lucha y de esperanza producto de vivir muchos años contracorriente y a veces luchando incluso con el enemigo dentro. Eso hace callo. Pero esta temporada ya se está convirtiendo en una prueba demasiado dura, incluso para el más curtido aficionado en todo tipo de batallas y la confianza en el equipo se empieza a resquebrajar.

Sólo va quedando la fe, es decir la convicción de lo que no se ve. Y tampoco es eso. Y por delante, en los próximos 25 días, esperan seis encuentros. Los cuatro de Liga Endesa pueden ser determinantes para no empezar el año con las posibilidades de permanencia seriamente tocadas.

Si la lesión de Sergi García implica una nueva baja, las carencias en el puesto de base van a ser otra vez dramáticas

Si la lesión de Sergi García implica una nueva baja, las carencias en el puesto de base, como ya ocurrió, van a ser otra vez dramáticas. Esto junto a las graves limitaciones en el juego interior o los problemas de anotación, hacen que sean demasiadas cosas para no pensar en que va a ser necesaria una toma rápida de decisiones, así en plural, para intentar enderezar el rumbo.

Sergi García viaja a Estambul pese a las molestias

El base celeste Sergi García tuvo que abandonar el partido por precaución ante el Real Madrid tras resentirse de su lesión en el bíceps femoral derecho. El base balear superó ayer una resonancia magnética en el Hospital Polusa Ribera para conocer el alcance de su dolencia. En todo caso, el club confirma que Sergi García viajará a Estambul aunque su participación mañana ante el Bursaspor turco está pendiente de su evolución.

Bursaspor, en la BCL

La plantilla del Río Breogán emprendió esta madrugada el viaje a Estambul para medirse mañana al Bursaspor turco (18.00 horas, TVG2) en la quinta jornada de la fase de grupos de la BC L, con la única baja de Mouhamet Diouf. El triunfo será vital para los intereses breoganistas a la hora de lograr el pase a la siguiente ronda dentro del Grupo F, donde posee serias opciones de acabar primero a falta de dos partidos, el citado ante el cuadro otomano y el definitivo frente al Telekom Bonn en el Pazo dos Deportes, que se disputará el miércoles, 20 de diciembre, a las 20.00 horas.

Bilbao Básket

El Río Breogán contará con únicamente tres días para preparar su choque de este sábado (18.00 horas, Movistar) a domicilio ante el Bilbao Básket en la decimotercera jornada de la liga ACB . El técnico breoganista Veljko Mrsic no podrá contarcon el mencionado Mouhamet Diouf para medirse a un rival directo por la permanencia. Los vascos tiene la baja sensible en la zona de Tryggvi Hilnasson.

Comentarios