domingo. 18.08.2019 |
El tiempo
domingo. 18.08.2019
El tiempo

Redactor de El Progreso en A Mariña y director de La Comarca del Eo. Me ocupo de la sección semanal Recto verso.

Menuda sorpresa

HUBO UNA noticia curiosa el jueves en Ribadeo: la Guardia Civil detuvo a dos personas por colocar cámaras en un piso que habían alquilado a una mujer que ejercía de «masajista erótica», oficio que no miré en qué capítulo lo tiene encajonado Montoro. Naturalmente el chisme fue objeto inmediato de todo tipo de chanzas. Supongo que a alguno la risa se le habrá congelado al pensar en el uso que luego se pueda hacer de esas imágenes. En medio de todo tipo de chistes más o menos afortunados al respecto escuché un comentario de barra de bar que me resultó de lo más particular: «¡Quen o ía pensar!».

Tendemos a creer que nada extraño sucede a nuestro alrededor. Es así hasta que un día un chiflado mata a tablonazos a su mujer y a su suegra y flipas con que eso pase. O se descubre al director de un banco que se llevó a su casa lo que sus vecinos le iban dejando en depósito. O se hunde un barco y mueren tres de sus marineros. O en el hospital te dicen que no te operan cuando ya tenías la anestesia puesta. O cazan a un político en un renuncio. En esas ocasiones comprobamos que, después de todo, esto es un microcosmos que refleja a la perfección una sociedad mucho más amplia en la que no nos libramos ni tan siquiera de las cosas buenas, como uno de nuestros vecinos que se convirtió en un físico de partículas excelso o alguno de nuestros atletas que va despuntando por el mundo adelante. Ya no digamos de las cosas malas.

Los trabajos relacionados con el sexo no son una excepción y por eso me extraña que de repente alguien se sobresalte por su existencia. Sí, ¡qué sorpresa! De toda la vida creí que en el club Eclipse de A Devesa se reunían caballeros a tomar el té mientras que en el cruce de Rinlo se impartían clases de idiomas.

Esto es tan evidente que en realidad creo que todo responde a una ceguera voluntaria, a no querer ver lo que tenemos delante y, cuando no queda más remedio porque alguien le puso un foco encima, nos hacemos los escandalizados como si la cosa no fuese con nosotros y como si en el fondo no supiésemos (por cierto, tanto nosotros como la Guardia Civil) que si estos sitios existen y perviven es porque en realidad son muy lucrativos.

Es un poco hablar por hablar, pero tengo la sospecha de que en realidad el negocio de la prostitución mueve en la comarca de A Mariña una cantidad de dinero que sí que nos dejaría con la boca abierta porque de verdad eso sí que no lo sospechamos.

En el propio Ribadeo no hace tanto tiempo que murió un hombre por causas naturales cuando se encontraba en un piso en el que ejercían su trabajo varias prostitutas. Cuando aquello salió a la luz alguien deslizó que solo en este municipio había cinco de estos pisos.

Se trata de uno de esos datos imposibles de contrastar, que nunca sabes si forman parte de un cálculo por encima, de un censo concienzudo o de la expresión de un deseo. Sea como fuere, que eso existe y está ahí creo que no debería de dejarnos con la boca abierta.

Cosa distinta es que pase en el piso de al lado y tú no te enteres, que veas el tráfico continuo de gente y creas que tus vecinas son gente con una vida social distinguida. Para cuando averiguas que una era una masajista sin titulación, normal que ates cabos y te des cuenta de que en realidad eres un idiota.

Otra reflexión que se me vino a la cabeza con este asunto es el gigantesco limbo legal existente a este respecto. Si aquí en A Mariña pululan una serie de clubes de alterne perfectamente identificados por todos, hay que reconocer que no tienen nada que ver con esos que vemos a veces en los reportajes de La Sexta que parecen más bien hipermercados por su tamaño. O esas carreteras con tantas chicas haciendo dedo que resulta complicado llegar a comprender cómo sus clientes se decantan por una u otra.

Estando todo esto tan a la vista resulta difícil de entender cómo es que con tantas décadas que llevamos ya de democracia ningún gobierno tratase de ordenar eso siquiera un poquito. Y conste que lo digo sobre todo por esas mujeres que están ahí en unas condiciones que sospecho que son terribles, incluyendo desde luego a las que ejercen en pisos en las calles de Ribadeo o en prostíbulos de cualquier carretera de la provincia.

Porque imagino que tampoco seremos tan tontos como para pensar que las prostitutas que trabajan en nuestros pueblos no tienen nada que ver con esas que viven aterrorizadas en burdeles de la Costa del Sol.

Con cosas así se justifica aquello de que no hay peor ciego que el que no quiere ver.

EL GUSTO. El IES de Foz se convierte en todo un referente

CADA AÑO cubrimos informativamente de modo creo que muy bueno el certamen de baristas del IES de Foz. Este centro se convierte año tras año en un referente que atrae estudiantes de todas partes y que más que estudiantes son auténticos expertos. De ellos, este año fue Luis Blanco el que se llevó el gato al agua y consiguió quedar campeón internacional del concurso. Si cualquiera se acerca por allí comprobará de forma asombrosa la enorme variedad de gustos, sabores y olores que inunda el mundo del café. Y también que somos punteros en algo que habría que apoyar más.

EL DISGUSTO. El galeón de Ribadeo se queda sin atención por ahora

LOS RAZONAMIENTOS del arqueólogo subacuático Miguel San Claudio sobre las bondades del galeón hundido en la ría de Ribadeo y su enorme singularidad se quedan por el momento sin ningún tipo de atención. El CSIC, escaso de recursos, confirmó a este diario que al menos en este año no se va a actuar sobre él. Es curioso que si realmente se trata de una pieza única como nos han indicado ya en varias ocasiones, este tipo de organismos no den un paso adelante para proteger los restos del que se dice, y al parecer es cierto, que es el galeón hundido mejor conservado de España.

Menuda sorpresa
Comentarios