jueves. 14.11.2019 |
El tiempo
jueves. 14.11.2019
El tiempo

Redactor de El Progreso en A Mariña y director de La Comarca del Eo. Me ocupo de la sección semanal Recto verso.

Mantos de silencio

El BNG de Ribadeo y el PP de Viveiro apuran hasta el límite la designación de candidatos

NO SÉ cómo estará el patio cuando salga este artículo que escribo en jueves. Pero a día de hoy un manto de silencio se cierne sobre dos candidaturas muy importantes: la del PP de Viveiro y la del BNG de Ribadeo. Son casos paralelos pero en ningún caso simétricos. Salta a la vista que el ribadense es mucho más grave. Es más grave por su implicación, ya que a día de hoy la alcaldía de Ribadeo es la más representativa del Bloque en la provincia. Y no es grave por que el BNG tenga o deje de tener candidato, sino por la forma en que se llevó todo esto.

Hará cosa de dos años Fernando Suárez estaba completamente decidido a poner punto y final a su periplo como alcalde y así se lo hizo saber a su terna de concejales y a la agrupación local. En ese momento se planteó la opción de quién tomaría el relevo sin que nadie se postulase y, por lo tanto, dejando la cuestión sobre la mesa. Tan aposentada la dejaron que la cosa se fue liando y posponiendo hasta que en algún momento a Suárez Barcia de algún modo le volvieron a entrar dudas. Unas dudas que no parece haber despejado jamás y, si lo hizo, fue para sus adentros. No habría nada que objetar, ya que cada cual es esclavo de sus palabras y dueño de sus silencios (cita que a él tanto le gusta), de no ser por que ha de ser consciente de su responsabilidad, que tiene diversas ramificaciones. Una es con su propio grupo al que, me consta, tiene totalmente despistado (o al menos lo tuvo hasta hace unos días); otra es con la gente que lo votó y que no fue precisamente poca; una tercera es con los ribadenses en general, a los que con tanto celo siempre dijo defender contra los ataques externos (que los hay). Y además hay que admitir que lo hizo, como hay que reconocer que eso le reportó pingües beneficios electorales. Y aún hay una obligación más en la que habría que pararse: la que tiene con el BNG. ¿La tiene? Se presentó con sus siglas, así que aunque nadie del Bloque a nivel autonómico haya pasado por aquí (a Ana Pontón nadie la vio por Ribadeo), se entiende que alguna conexión tendría que tener. Y aquí no habría que echar la culpa de esta extraña prolongación en su decisión de repetir como candidato o no a él mismo, sino a esa formación política, que por lo que se ve prefiere aguardar agazapada su decisión. Pongamos que es que no y que no sigue en política. Les obliga a forjar un candidato en tres meses como mucho que se enfrentará sin ninguna garantía a una miríada de candidaturas de lo más variopinto. No parece muy justo.

Quiero pensar que la decisión la tiene tomada y está tratando de ultimar detalles, de lo contrario sería totalmente incomprensible y, en todo caso, estiró tanto la goma, que decida lo que decida ya se puede decir que esto lo gestionó fatal.

Mientras tanto, en el otro extremo de A Mariña el PP busca alguien que crea que tiene alguna opción de plantarle cara a María Loureiro. La cosa no les salió nada bien con Antonio Bouza, que detectó hace tiempo que estaba siendo utilizado como último recurso y los dejó bien plantados. No obstante, en el partido cuentan que las cosas no fueron exactamente así.

Elena Candia trató en varias ocasiones de discernir si Bouza daba un paso adelante y atacaba las elecciones de mayo con fuerza o bien aparcaba la política local. Cuentan que en diversos momentos le requirieron un imprescindible trabajo de campo (reuniones con asociaciones y cosas por el estilo) a las que se mostró reacio y eso se reflejó en cierto abandono del trabajo que debe hacer un partido que está en la oposición.

A partir de ahí, comenzaron a sonar nombres y nombres, unos más afortunados que otros y hubo quien al parecer dijo que no. Siguió la terna y Jaime de Olano fue el que asumió la búsqueda de ese candidato sin soltar nunca la cuerda de Bouza hasta que este acabó por marcharse.

Todo esto mientras César Aja, una de esas personas que no tiene la virtud de saber marcharse a tiempo, continúa agitando el olivo, lo que al parecer no está gustando nada al propio Olano, abrochado al partido en su día por el propio Aja. Son dos versiones de una misma situación y seguramente cada uno tenga su parte de razón ya que así de entrada los hechos de una no invalidan necesariamente los de la otra, con lo que es incluso posible que sucediese todo lo que cuentan ambas partes.

El caso es que ahora el PP de Viveiro está en una situación parecida a la que estaría el BNG de Ribadeo en caso de no repetir Fernando Suárez, tienen tres meses para poner en órbita un candidato. Veremos quién asume el reto, o el marrón, según se mire.

EL GUSTO. El interés de María Loureiro por las pistas del Casino
LA ALCALDESA de Viveiro, María Loureiro, está tratando de sacar adelante una iniciativa municipal con la que, si sale bien, se harían con las pistas de atletismo del Casino. El objetivo es conseguir facilitar la práctica deportiva en el municipio mediante unas instalaciones que pasarían a ser públicas, algo que siempre es de agradecer teniendo en cuenta que a día de hoy cada vez es más difícil encontrarse lugares públicos en los que hacer deporte libremente.

EL DISGUSTO. Los 738 trenes que nunca llegaron a Ribadeo
EL DIPUTADO de En Marea en el Congreso, Miguel Anxo Fernán Vello, quedó atónito cuando el Ministerio de Fomento, le aclaró un la caótica situación de lo que fue el tren de Feve, la vía estrecha que preside Isaías Táboas, en la foto. Resulta que entre junio y septiembre del año pasado hubo 738 trenes que nunca hicieron el viaje de Ferrol a Ribadeo. Son más de seis trenes al día. Y eso que era verano. Las cifras hablan por sí solas y la gente de Renfe debería darnos alguna explicación.

Mantos de silencio
Comentarios