viernes. 21.02.2020 |
El tiempo
viernes. 21.02.2020
El tiempo

Redactor de El Progreso en A Mariña y director de La Comarca del Eo. Me ocupo de la sección semanal Recto verso.

El periódico del pueblo

COMO BUEN periodista tendencioso tomaré un ejemplo muy concreto para presentar una causa general, como en esa figura retórica del lenguaje que es la parte por el todo y que tan bien dominan algunos. El martes pasado me tocó hacer algo muy desagradable en este trabajo: la necrológica de un ser querido. Era de Luis. Luis fue durante casi treinta años el repartidor que tenía en Ribadeo el semanario La Comarca del Eo, ahora integrado en esta casa. Como asumo que dicho así hay gente que no entenderá la frase, debido a su literalidad, explicar que Luis se dedicaba a repartir casa por casa un ejemplar del semanario, que se publica los sábados. Esta circunstancia le sitúa como un eslabón básico e imprescindible de un mundo que se extingue: el de la prensa local. Y es una lástima.

No lo digo ya porque no se le augure un recorrido de cien años a La Comarca del Eo (que está a punto de cumplir su primer siglo de vida), sino porque si levantamos la vista, se aprecia que poco a poco todos aquellos pueblos que dispusieron de su propio medio de comunicación lo fueron perdiendo.

En A Mariña sobreviven dos. El ya mencionado de La Comarca del Eo en Ribadeo y el Heraldo de Viveiro. Para quedar dos, hay que decir que son sustancialmente diferentes en su concepción y por lo tanto servirían para abrir un debate acerca de las posibilidades de la prensa local y su abanico. El Heraldo está hecho con un mimo extraordinario por la familia Neira. Una gente excelente y mejores compañeros de profesión, complementan su semanario con una imprenta y, en general, son ellos los que extraen lo que consideran más interesante de la actualidad de su municipio. Sobre todo de la ciudad del Landro propiamente dicha. En La Comarca del Eo siguen publicándose un número muy considerable de artículos de opinión, auténtico sustento de sus ocho páginas. A ellos se suma mucho tablón de anuncios, cada vez más y más deportes (lo que está muy bien) y desde hace unos años una página completa de imágenes de la semana (gracias Miguel, Manuel y Mari). A donde no llegan los colaboradores llegan algunas noticias que nosotros recogemos en nuestro suplemento de A Mariña a lo largo de la semana.

Hace casi cuatro años, Miguel Neira de El Heraldo me llamó para conmemorar su centenario y se hizo una mesa redonda interesante a la que tuve el honor de ser invitado. Lástima que una de las asistentes se emocionase y lanzase un monólogo de dimensiones excesivas que fue en detrimento de un diálogo que pudo ser muy fructífero.

En ese diálogo que nunca se llegó a dar habría una conversación en la que yo echaría de menos que casi cada pueblo tuviese su propio periódico. Para quien crea que las redes sociales lo sustituyen, explicaría que ni de coña. Para empezar, el papel sigue teniendo una presencia de ánimo de la que carecen por completo las pantallas de ordenador. Luego, sería muy interesante analizar el sentimiento de cercanía que los lugareños desarrollan hacia cada periódico. Y de verosimilitud. Lo que sale en La Comarca del Eo y en El Heraldo queda escrito en piedra. Aunque lo desconozco de primera mano, me dijeron varias veces que sucede lo mismo en Lugo con El Progreso, y no me extraña nada que así sea.

También hay diferencias más sutiles como la de dar la cara a la hora de exponer opiniones. La de la participación en la vida del pueblo, incluso aunque sea en beneficio propio. Otra diferencia es la necesaria criba impuesta por la preocupante deriva hacia la mala educación que se da en muchos foros, particularmente ese cajón de sastre que es Facebook.

Otra cosa que me parece importante es la vinculación de la gente, que se produce cuando pagas algo (muy poco, por cierto) al adquirir un producto. Eso lo revaloriza automáticamente y en cierto modo obliga a entregar algo que tenga un mínimo de calidad. Es verdad que muchas veces las cosas se podrían hacer mejor, pero por lo que veo, es algo que no solo pasa en el mundo de la prensa. Se da con cierta frecuencia. ¿O no lo notan ustedes también?

Y más allá de todas estas circunstancias, hay que recordar que La Comarca del Eo acogió firmas de prestigio en sus páginas consiguiendo un reconocimiento que, hasta que pase un tiempo, no va a conseguir ninguno de los blogs o portales de internet dedicados a Ribadeo en general y a alguna de sus vicisitudes en particular (pájaros, deporte, política, naturaleza, barcos...).

Mientras, disfrutemos de las posibilidades que nos brindan estos medios locales y, desde aquí, invitarles a que ayuden a que no se extingan.


EL GUSTO. Un congreso que no naufraga en A Pontenova

A PONTENOVA vivió esta semana pasada un evento extraño e importante: un congreso de periodistas especializados en pesca y, como no podía ser de otro modo, en pesca de río. Los asistentes, que llegan de distintos puntos, lo hacen invitados por el Centro de Iniciativas Turísticas cuyo presidente es Francisco Rois y que está demostrando un tesón extraordinario para conseguir mantener su colectivo en primera línea pese a mantener una especie de enfrentamiento con la Federación Gallega de Pesca que no está gustando nada de nada a la gente de por aquí. Por algo será.


EL DISGUSTO Los problemas para organizar la fiesta de A Maruxaina

CHUS MÉNDEZ, de la Asociación de Amigos da Maruxaina, se está encontrando con el problema con el que se topan muchas fiestas populares, que es la complejidad para poner de acuerdo a los miembros a título individual de un colectivo amplio, en este caso, de hosteleros. Es importante que cuando se organizan fiestas de este tipo que todos colaboren y todos se impliquen en sacar adelante iniciativas que al final repercuten en beneficio general. Lo curioso de estas situaciones son las protestas que los organizadores deben escuchar de gente que ni siquiera acudió a escucharlos a ellos antes.

El periódico del pueblo
Comentarios