miércoles. 17.07.2019 |
El tiempo
miércoles. 17.07.2019
El tiempo

Redactor de El Progreso en A Mariña y director de La Comarca del Eo. Me ocupo de la sección semanal Recto verso.

El azote de los nuestros

El PSOE armó proyectos ilusionantes en Ribadeo y Foz que ahora le toca no frustrar

DEL MONTÓN de candidatos a las municipales que van saliendo hay que distinguir muchísimos tipos pero, como en todo, unos son más interesantes que otros. Para lo que suele acabar pasándoles, hay que reconocer que en Ribadeo y Foz el Partido Socialista hizo buenas apuestas que ahora le va a tocar refrendar. Y no quiero decir nada relacionado con los resultados electorales del 26 de mayo, aunque tenga que ver. Me refiero a que ellos mismos, internamente, tendrán que apuntalarlos.

Por ejemplo, es evidente que la nueva candidata del PSOE por Ribadeo, Marta Rey, no va a ganar las elecciones. Esto no debería poner histérico a nadie. Si finalmente Fernando Suárez no se presenta en el BNG, construyen un proyecto ilusionante y hay reparto de votos, los socialistas podrán sacar unos resultados aceptables o incluso buenos. Pero no se trata de eso. Se trata de que no pueden achicharrar a esta mujer de 24 años.

Para empezar tiene que asentarse e ir con el paso del tiempo haciéndose con los mandos de un partido deshilachado por luchas intestinas del pasado, que no tienen nada que ver con ella, y que sus propios protagonistas harían bien en dejar donde están. Si ahora confiaron en Marta Rey, a muerte con ella y a ayudarla a que, por lo menos, cierre el círculo de un ciclo político de una forma natural, algo que los socialistas de Ribadeo no consiguieron desde hace décadas.

En Foz pasa algo parecido salvo por la edad del candidato. Fran Cajoto es ya bastante más mayor que Marta Rey, aunque para compensar dispone de sus propios problemas a ir cancelando como por ejemplo su residencia fuera del municipio y otra herencia envenenada en forma de partido político independiente: Foz, Plataforma de Futuro (FPF).

Como parece claro que esa brecha ya no habrá quien la cierre, al menos deberían ayudarle a afrontar con cierto apoyo detrás una cita muy complicada como la que tiene delante, donde cuenta con muchas cosas en contra. Para empezar, los frutos de la gestión que ahora al alcalde del PP, Javier Castiñeira, le toca recoger. No sé si saben que entre el gremio de políticos, y yo estoy bastante de acuerdo, se extiende la máxima de que nadie en la oposición gana las elecciones, son los que están en el poder quienes las pierden. No parece que Castiñeira se encuentre en ese punto. Allí FPF tiene un proyecto más o menos solvente pero atornillado a la intemperie de una candidatura independiente (hacerlo todo, buscarlo todo, ningún asesoramiento, cansancio sin un aparato que eche una mano...). El BNG también está como el PSOE, con un proyecto a ciertos años vista y aunque sus concejalas son buenas de verdad, no se las visualiza manteniendo un combate electoralmente igualado con el Partido Popular. Cómo estarán las cosas que incluso van a pagar en las urnas haber antepuesto los intereses de Foz y haber llegado a algún buen acuerdo por los vecinos, que el PP recibió de buen grado y amortizará encantado.

Foz y Ribadeo se fijan en un ejemplo cercano como ejemplo de lo que hay que hacer: Mayra García. De hecho, algún integrante del PSOE ribadense se refería así a Marta Rey. Quieren hacer de ella "la nueva Mayra", como si fuesen clones trasladables, como si cada municipio no tuviese su propia fisonomía, su propia demografía, su propia idiosincrasia, su propia historia reciente.

Marya García se llevó por los pelos una alcaldía a la que José Manuel Yanes Ginzo había dejado de mirar con interés. Aún así, tuvo que hacer un trabajo de campo tan pero tan inmenso que es literalmente imposible trasladarlo a Ribadeo por las propias características de ambas localidades. Tampoco el nivel de conocimiento popular es el mismo en ambos casos ni por asomo. Como tampoco son las mismas personas. Que la apuesta de Mayra García o incluso la de Rocío López en Lourenzá les haya salido bien no es una garantía de nada más allá de sus propios casos concretos y todos harían muy bien en tenerlo presente. Cómo será la cosa que sé perfectamente que ni siquiera la propia Mayra se toma como ejemplo a sí misma y lo que pasó hace cuatro años: es muy consciente de que tendrá que volver a pelear cada voto otra vez. Aún no sabe contra quién le tocará luchar, pero sabe que será un campo minado. De modo que si ni ella misma se autoperpetúa, harían bien los demás en no pretender clonarla antes de tiempo. Sí se puede aprender lo que ella hizo muy bien: trabajar a destajo y hablar con todo el mundo sin excepciones.

Y a partir de ahí, que no haya que repetir aquella frase de Pío Cabanillas: "Cuerpo a tierra, que vienen los nuestros".

EL GUSTO. Cervo avanza en las inversiones sobre saneamiento

NUNCA SON de las que aportan popularidad porque las inversiones en saneamiento simplemente no se ven. Pero son trascendentales y los que se benefician de ellas lo saben perfectamente y lo agradecen. El alcalde de Cervo, Alfonso Villares está avanzando en las que se hacen en la zona de O Castelo y recuerda que es una petición que precisamente le habían hecho los vecinos hacía tiempo. Es justo lo mismo que dijo su homólogo ribadense que un día antes había anunciado la ejecución de un tramo de saneamiento en la parroquia de Piñeira. En general, en toda la comarca, queda mucho por hacer.

EL DISGUSTO. La actuación poco clara de Alcoa en sus negociaciones

SABÍA DE sobra Rubén Bartolomé de los problemas que le iban a traer los cierres de las factorías de Alcoa en Avilés y A Coruña. Es de suponer que la empresa tendría muy bien atados desde hace ya meses cuáles iban a ser los sucesivos pasos a dar: aviso de cierre total, pequeños avances en algunos puntos, diversas concesiones menores, algunas recolocaciones... Pero el caso es que la situación se está enmarañando bastante y la empresa ni siquiera estudia propuestas de los trabajadores que despacha como "irreales". Veremos si acaban en San Cibrao 50 trabajadores de esas plantas.

El azote de los nuestros
Comentarios