miércoles. 16.06.2021 |
El tiempo
miércoles. 16.06.2021
El tiempo

Licenciada en Filología, 'freak' del costumbrismo y consumidora de 'pelis' de amor. Me encontré con el personaje de Marta Está Harta ya hace años y hemos llegado hasta este blog como contadoras de historias.

Ahora como madre cuarentañera de una adolescente del S. XXI.

Objetivos SMART y el engaño del sistema educativo

Hace ya tiempo, casi cuatro años, escribí un post sobre como con en el sistema educativo actual mi hija se graduó de la ESO por todo lo alto,  y con cuatro suspensas. Allí estábamos su padre y servidora vestidos de cóctel para ver como a la adolescente le daban un título, que aún no se había ganado, y que hasta septiembre no consiguió. Todo por igualar a los alumnos, ya en ese momento no me pareció ni medio normal igualar de esa manera. Es más, propuse que si queremos igualar pues hagamos las graduaciones en septiembre cuando se supone que se acaba oficialmente el curso para todos.

Pues bien, cuatro años después, con una nueva ministra, una nueva ley y una pandemia de por medio, seguimos igualando, y facilitando la "no frustración" a nuestros adolescentes, dándoles lo que quieren sin esfuerzo. Ahora puedes ser bachiller con 2 suspensas, puedes promocionar de la ESO a bachillerato dejando dos troncales y todo con el objetivo de motivarlos para que sigan estudiando, si a eso se le puede llamar estudiar. Con el objetivo de que todos los adolescentes tengan las mismas herramientas y oportunidades, aunque algunos no hayan ido a clases y no sepan redactar cinco líneas seguidas sin faltas de ortografía y otros se hayan pasado el curso estudiando y trabajando para conseguir sus aprobados.

"Pero es que no a todos les gusta escribir, Marta", me dicen a veces. "Es que para que voy a estudiar filosofía mamá, no hay nada más inútil", me dice mi hija. "Es que profe, ¿a quién le importa el Quijote, si está escrito en otra lengua?", me dicen los alumnos. Todo son peros para seguir viviendo bajo la ley del mínimo esfuerzo. Pero, ¿qué pasará cuando estos adolescentes tengan que trabajar de verdad? ¿Cómo le van a decir a sus jefes que esa tarea justamente no les motiva? No me lo quiero ni imaginar cuando en el futuro, en empresas privadas o públicas, tengan que luchar por un objetivo y nadie se lo ponga fácil, por eso de igualar. Me imagino que mal, y me atrevo a decir que peor que si en tercero de la ESO les hacemos repetir o en bachillerato les hacemos estudiar.

Como coach defiendo los objetivos como motor indispensable para las personas. Los objetivos alcanzables si, pero que supongan un esfuerzo. Los llamados objetivos SMART, que son específicos, mensurables, alcanzables, relevantes y temporales. Son metas concretas que permiten analizar el desempeño de nuestros esfuerzos y que nos motivan a continuar en el camino y resistir la frustración del no. 

Objetivos SMART y el engaño del sistema educativo
Comentarios