lunes. 25.05.2020 |
El tiempo
lunes. 25.05.2020
El tiempo

Licenciada en Filología, ” freak ” del costumbrismo , y consumidora de “pelis” de amor . Me encontré con el personaje de Marta Está Harta ya hace años y hemos llegado hasta este blog como contadoras de historias.

Ahora como madre cuaretañera de una adolescente del SXXI.

¡Imagínate cuando traiga un novio!

¡IMAGINATE CUANDO TRAIGA UN NOVIO! El otro día en una sesión una madre me dijo una frase que además de hacerme reír por dentro, desde que trabajo con padres y madres estresados he aprendido a reír hacía dentro, y es que no está bien reírse de la inexperiencia de los demás. Esta madre, que está sufriendo los primeros brotes de una adolescencia 'rebelde' de una niña de 13 años, está muy preocupada por eso de los novios.

"Marta, es que si sus amigos son 'así', imagínate cuando nos traiga un novio", me dijo con auténtica expresión de horror.

El tema de adolescentes enamorados es un tema que preocupa mucho a madres y padres, pero que por lo general ninguneamos en nuestras casas al grito de "¡qué sabrás tú qué es eso de estar enamorado, déjate de tonterías y estudia!".

¿De verdad nos creemos que entonces se pondrán a estudiar y se olvidarán de eso del primer amor? Si cuando tenían siete años y se les hacía bola el filete lo escondían en la servilleta, pues ahora esconderán a ese primer 'amorcín', para evitar enfrentamientos innecesarios, así que si tu hijo se enamora no te queda otra que estar informada.

El enamoramiento de un adolescente es para ellos un hecho muy importante y muy significativo en su vida (¿a que recuerdas aún el nombre de tu primer amor?).

Por lo que es importante no despreciar esos sentimientos, tampoco hace falta irse al otro extremo de madre colega, que compra anticonceptivos, que aunque no os lo creáis "haberlas hailas", como las que compran el botellón.

Como todo en la vida hay que situarse en punto medio y no rechazar esa relación, aunque sea tu primera reacción y tampoco aplaudirla, no vaya ser que tu hijo piense que eres feliz porque ya no te va a marear, ahora mareará a 'amorcín'.

Ya que estas en esta tesitura tienes que aprovechar para hacerle ver todos los puntos de vista, los de madre también, en cuanto a amor y sexo. Aprovecha para hablarle de lo que crees que es un comportamiento adecuado, aunque suene carca y pesado, háblale de lo que crees que es inadecuado en su incipiente relación.

Y hazlo de una forma clara, no recurras a parábolas como la de "hija, ten cuidado no te vayan a echar algo en la coca­‐cola", cuando tu preocupación realmente es otra.

Por lo que si le tienes que explicar esos temillas que te asustan, piensa que si no se los explicas tu lo hará una de esas amigas, que tan bien te caen. Todas las adolescentes tienen una amiga gurú de la moda y otra gurú del sexo, y si la gurú de la moda le aconseja que ir en chándal es arreglado, imagínate lo que puede aconsejarle la gurú del sexo.

La educación afectivo-­sexual de los hijos requiere que los padres les hablemos claro respecto a lo que ocurre o puede ocurrir cuando uno cree que está enamorado.

E insisto que no te va a quedar otra que conocer a 'amorcín', será la única manera de que tengas información sobre cómo es y si no te gusta intenta no decirle "no me gusta nada". Tampoco tienes que mentirle pero nada de ponerle motes y hacer mofas a costa del peinado, la vestimenta etc. Eso es muy Marta está Harta, pero no es recomendable. Y aunque estemos seguros de que nuestros hijos no tienen capacidad para darse cuenta de cómo son las personas con las que se relacionan, a veces hay que dejarles equivocarse para que así aprendan.

¡Imagínate cuando traiga un novio!
Comentarios