Martes. 20.11.2018 |
El tiempo
Martes. 20.11.2018
El tiempo

Licenciada en Filología, ” freak ” del costumbrismo , y consumidora de “pelis” de amor . Me encontré con el personaje de Marta Está Harta ya hace años y hemos llegado hasta este blog como contadoras de historias.

Ahora como madre cuaretañera de una adolescente del SXXI.

El karma lo devuelve todo

El karma, destino o simplemente la vida, tiene un efecto boomerang sorprendente y te devuelven todo, lo bueno, lo malo y lo menos malo. Yo recuerdo perfectamente mi adolescencia y no porque tenga una estupenda memoria, sino porque a lo largo de mi ya dilatada vida he estado oyendo como en mi familia se hablaba de mis grandes peripecias de adolescente, como si yo no estuviera delante. 

En mi familia yo era "LA ADOLESCENTE" con mayúsculas y a mis padres les costó mucho trabajo conseguir que esa adolescencia no marcara mi vida, convirtiéndome en una pequeña delincuente. Recuerdo que cada castigo o bronca que me caía iba acompañado de la frase “cuándo seas mayor lo agradecerás”, y ahora que ya soy mayor, diré que sí, que lo agradezco. Agradezco todos los días que mis padres fueran como el rayo que no cesa y estuvieran mañana y noche pendientes de esa adolescente, que era yo. 

Esta semana estamos en el capítulo "dejo de estudiar, no valgo para los estudios, me voy a FP"


 Ahora que yo soy la madre y tengo "mi propia adolescente" el Karma me está devolviendo con creces lo que le hice pasar a mis padres. Esta semana estamos en el capítulo "dejo de estudiar, no valgo para los estudios, me voy a FP". 

¿Qué mal estudiante no recuerda este discurso? Es el discurso de la huida hacia adelante cuando sabes que las cosas se están poniendo difíciles, por no decir casi imposibles. Yo lo utilicé creo que has tercero de carrera, cada vez que lo de aprobar requería un sobre esfuerzo, que no estaba dispuesta a realizar empezaba con lo de irme a FP, hasta que un día en mi casa me dijeron que en FP había que ir a clases, que estudiar y hasta incluso hacer exámenes. Vaya disgusto me llevé, resulta que si me iba a FP mi vida no iba a cambiar mucho, iba a seguir teniendo 16 años y teniendo que estudiar. 

Pues en estas está la adolescente en las de creerse que si se va a FP se acabarán sus desgracias académicas y lo mejor es que no sabe muy bien a qué grado se puede apuntar, y es que claro ella quiere ir a la Universidad después de FP, dice muy seria. Vamos que lo tiene muy claro, deja Bach porque es muy difícil y se va a  formación profesional para finalmente terminar en la universidad, por el camino más largo y duro. Y todo esto por no sentarse un par de horitas cada tarde a estudiar.  
Después de la reunión del gabinete de crisis (padre, madre, orientador y director del instituto), y de casi tres horas de charla intensiva (método aprendido en casa y que recomiendan en los manuales de educación), en la que puse en práctica todos mis conocimiento de PNL, además de exponer mi paciencia a la mayor de las pruebas. Pues bien después de la charla  decidimos que va a intentar sacarse la mitad +1 en junio y que a ver si en septiembre consigue sacar las necesarias para pasar, que hacer el Bach estaría bien porque podría entrar en un FP superior de anatomía patológica y desde ahí tiene la posibilidad de retomar su vocación de forense, adquirida después de muchas horas de series de la televisión.

El karma lo devuelve todo
Comentarios