Viernes. 21.09.2018 |
El tiempo
Viernes. 21.09.2018
El tiempo

Volar, aunque sea un poco





Título:
THE DURRELLS 
Creador: Simon Nye
Reparto: Keeley Hawes, Milo Parker, Josh O´Connor 
Cadena: ITV 
Calificación: 4/5 

HAY A VECES, historias que te conmueven por su sencillez, por su afabilidad. Son relatos risueños que dejan a un lado lo turbio de la existencia y se centran solamente en el lado luminoso. No quiere decir que eviten determinados conflictos, sin los cuales la narración se desinflaría hasta desaparecer, sino que, más bien, los cogen con pincitas, los exponen y después los dejan correr porque, al fin y al cabo, lo que se impone es la alegría de vivir. Los personajes no pueden evitar resultar adorables. Esto ocurre con ‘The Durrells’, una serie recién estrenada en Inglaterra, que está basada en la trilogía de Corfú (‘Mi familia y otros animales’, la más conocida), escrita por Gerald Durrell, inspirada en las andanzas de su propia familia. Tenemos, por tanto, un tono suave, relajante, encantador. El humor es lo suficientemente absurdo como para marcar el planteamiento de los personajes y del entorno. Aunque se deslizan temas problemáticos como el desarraigo, la soledad, la búsqueda de un lugar donde ser aceptado y reconocido, el encuentro con el verdadero yo, la adecuación a un mundo nuevo etc., están tratados con el punto exacto de jovialidad que te dan ganas de ir allí y estar con ellos. Y vivir ese desenfado y desprenderte de una vez por todas de servidumbres infinitas. 

Porque de lo que trata ‘The Durrells’ es de la libertad. Y eso siempre arranca, al menos, una sonrisa. Que no te importe todo, tanto. Que si llueve llueve, que si se cae la casa ya se arreglará, que si no tenemos dinero ya saldremos adelante. Hay una atracción intensa en esos caracteres, son profundamente empáticos. El deseo inmediato es ser capaz de comportarse de la misma forma en circunstancias parecidas, poseer esa habilidad para quitarle, no ya importancia, sino ese halo de gravedad que todo lo recubre y que tan difícil es de eliminar. Querer ser como los Durrells de la serie es querer ser uno mismo, pase lo que pase. 

Lo interesante del debate que puede surgir a raíz de estos seis capítulos que componen la primera temporada (ya está confirmada una segunda) es la constante asociación del ejercicio de la libertad con la merma de la decencia, ese combate inexorable entre el despliegue de identidades variopintas y la quiebra de normas sociales, esa contraposición tan injusta que dicta el devenir de los pueblos, la evolución de las familias, el recorrido vital de una persona. Sería muy kantiano ponerse ahora a reflexionar sobre la ética autónoma y los actos morales, en relación con el enfoque narrativo de la serie, sin embargo no creo que haya sido la intención de su creador. (A pesar de eso, si a alguien se le ocurre, bienvenido sea). La serie es bonita, ese desapego es sexy. Es una explosión de personalidades no reprimidas que, juntas y, aun a veces rechazándose y otras atrayéndose, son capaces de engendrar algo distinto, tremendamente tentador.  

Así que se ve con gracia, con optimismo, con alegría, con descaro. Personajes escribiendo, cantando, llorando, esperando. Personajes libres siendo ellos mismos. Se ve como si en ese momento tuviéramos entre manos la posibilidad de todo. Y eso sí que es bonito. No me digan que no. La idea es: en Corfú, en Londres o en Lugo, qué más da el lugar, que importa el idioma, qué trascendencia puede tener una calle u otra, una gente u otra, un paisaje u otro. Importancia igual a cero. Como aquel poema de Oliverio Girondo que decía: "…¡pero eso sí! –y en esto soy irreductible– no les perdono, bajo ningún pretexto, que no sepan volar". Pues eso. 

Saber volar, aunque solamente sea de vez en cuando y a poca altura. 

Citas a ciegas en la tele 

Parece que que el programa de la Cuatro, ‘First dates’, está siendo un tremendo éxito. Me pregunto ¿pero por qué? (Y me llevo las manos a la cabeza, ese gesto). Y no sé contestarme. Si alguien conoce la respuesta que me escriba, pero por el privado, no vaya a ser que salgamos en Youtube. Es una cita a ciegas, en un restaurante, que a ver si la cosa va o no va. Yo no le acabo de pillar el punto, porque si va, mira qué bien y si no, también ¿no? Informo que tengo mis rarezas.

Volar, aunque sea un poco
Comentarios