Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

Tras el hilo de la verdad

Título: THE NIGHT MANAGER
Director: Susanne Bier
Reparto: Tom Hiddleston, Hugh Laurie, Olivia Colman
Cadena: BBC One, AMC
Calificación: 3/4 

HAY VECES que las decisiones que se toman son arrebatadas. Lo transforman todo en segundos. La plácida vida que solías llevar, sin riesgos, sin apenas problemas, más que las molestias cotidianas que pudieran ir surgiendo y que no iban más allá de un simple desplazamiento de la expresión de tu rostro. Tuerces el gesto, sí. Pero te recompones rápido. Al fin y al cabo estás entrenado para resistir y la vida fácil que te has construido dista mucho del peligro y del horror que compone la vida, por ejemplo, de un soldado. Y tú lo fuiste. Excombatiente en Irak. Sabes, por tanto, lo que es eso, y, precisamente por esa razón, has decidido seguir existiendo cómodamente, sin implicaciones, ajeno. Como un estar en el mundo sin los otros. Como si lo contrario significase un camino solamente para el dolor. En definitiva, te has creado una barrera. Freud y sus adláteres tendrían cosas que decir al respecto. Pero no vamos a preguntarles porque la teoría mundana del no querer saber nada nos vale para la ocasión. Podemos deducir, entonces, que te va bien, o, al menos, correcto. 

Los sueños que tuviste los dejaste en el campo de batalla o, en todo caso, en una infancia y adolescencia feliz. Ahora ya no te permites ilusiones, las matas antes de nacer y listo. Y lo haces bien, porque sabes lo que significa esa palabra. Hasta que un buen día, o mejor, una buena noche –tú eres The Night Manager –, dices sí cuando era no, cuando era mil y una veces no. Fue su mirada, fue su indefensión bajo ese aspecto de mujer fuerte, segura e inevitable. Fue su sencilla manera de dar una orden. Fue algo o nada o todo. Copiaste esos documentos y tu vida dio un vuelco. A partir de ahí entra otra persona en escena. Otra mujer. Ejerce en ti una seducción distinta pero, al mismo tiempo, de idéntica efectividad. Entran –con ella– en juego, las disquisiciones morales, el deber, la posición del propio yo en el mundo en relación con el otro. Tú, en verdad, no querías pensar en eso, no querías volver ahí. Pero fue ese rapto, de nuevo. No hubo vuelta atrás. 

Ahora eres ‘El Infiltrado’, y durante 8 capítulos –una vida–, te convertirás un poco en lo que fuiste y en lo que nunca pensaste que llegarías a ser. El alter ego de tu enemigo. El espejo de tu caótico, colérico, frustrado y abandonado interior. 

Basada en una famosa novela de John Le Carré y adaptada en tiempo y espacio a escenarios contemporáneos, ‘The Night Manager’ fluctúa entre momentos especialmente intensos, tanto de contenido como de puesta en escena, y situaciones que dan continuidad a la trama pero que no dejan de ser piezas de entretenimiento. Las claves de la narración son las dos mujeres referidas anteriormente: la primera, pulsa el botón de la acción con la suficiente energía como para que la rueda ya no se pare hasta el final, y la segunda –lo mejor de la serie– es la que le da los matices, es la que hurga en la herida, es la que, en fin, se alza como marca narrativa y actúa de guía. 

Los dos protagonistas quedan expuestos (guionísticamente hablando) porque tienen enfrente a un personaje con un tratamiento mucho más conseguido que los suyos. Susanne Bier, guionista y directora danesa, firma el proyecto. Es importante nombrarla porque tiene en su haber dos películas que aportan luz, al cine y a la vida: ‘Cosas que perdimos en el fuego’ y ‘En un mundo mejor’. Siguiendo con la simbología, su serie, ‘The Night Manager’, vendría a ser la sombra. Atesora, sin embargo, algún destello, algún fulgor. Se puede ver como mero pasatiempo o se pueden buscar hilos de verdad y jugar a tirar de uno. 

Esos hogares antagónicos 

DKISS ATACA con el reality ‘Tú ensucia que yo limpio’. A mí me encanta, así lo digo, porque me hace sentir en ese término medio en el que está la virtud. Y qué bien sienta. Hay otros términos en los que igual no es tan agradable estar en el centro, pero en el caso que nos ocupa, es lo mejor que nos puede pasar. 

Recen, pues, por estar ahí. Las otras opciones son o vivir entre basura o que la limpieza sea tu obsesión. En el programa se juntan unos con otros y bueno, véanlo.

Tras el hilo de la verdad
Comentarios