Domingo. 23.09.2018 |
El tiempo
Domingo. 23.09.2018
El tiempo

Los excesos del iluminado

Título: Vinyl
Director: Martin Scorsese
Reparto: Bobby Cannavale, Olivia Wilde, Ray Romano
Cadena: HBO
Calificación: 4/5

VINYL ES a la industria discográfica lo que ‘Mad men’ a la publicitaria. Y con esto podríamos acabar y ya pasar a otra cosa. Si hay que elegir, prefiero la segunda. Ahora, la primera posee varios elementos interesantes y, desde luego, analizables. Para empezar, destacamos cadena y nombres detrás (delante, más bien) del proyecto: HBO, siempre a tener en cuenta en cualquier estreno; como creadores, Martin Scorsese, Mick Jagger, Rich Cohen y Terence Winter (el creador también de ‘Boardwalk empire’ junto con Scorsese); como productores ejecutivos, Martin Scorsese y Jagger y como director del episodio piloto -el más duradero de la historia seriéfila en TV-, Martin Scorsese. Claro, de entrada, es como que hay que verla. Al menos el capítulo de arranque. Ciento trece minutos de trepidante historia que te retrotrae a los años 70 del pasado siglo y te pone en situación.

Originariamente la serie se iba a llamar ‘Sexo, drogas y rock & roll’ y se estarán preguntando el porqué. La trama discurre entre esas tres básicas premisas y uno de sus derivados, el mundo criminal. Es muy rápida, muy dinámica y hay mucho ruido (con perdón).

El argumento sigue los pasos del dueño de una discográfica a punto de extinguirse, que, en un momento de esos de epifanía musical (previas esnifadas correspondientes), toma la decisión de reflotar su empresa llevándose por delante a quien sea. No hay nada que objetar con respecto a la técnica audiovisual, con respecto a la maestría de Scorsese para contar una historia. Esa atmósfera alocada, pasada de vueltas, creativa y rozando o -directamente- atravesando lo ilegal está muy bien narrada.

El personaje principal posee la suficiente entidad como para convertirse en el héroe de la película y el resto de personajes están trazados de un modo convincente, que funciona. Aunque se puede apreciar un relato coral en el sentido de que no existiría tal héroe sin todos los que lo rodean, lo cierto es que, avanzando en la serie, lo que se vuelve más interesante es el planteamiento de la culpa que se va acrecentando en el protagonista y la transformación interior a partir de esa revelación. Es un cambio sugestivo porque lo que propone es una cosa así: yo era un chico bueno y no me drogaba nada y cuidaba de mi familia y era capaz de sopesar los riesgos y tomar decisiones para un beneficio común, iba a vender el negocio y asegurarme mi futuro y el de los míos porque se había terminado una etapa. Era cabal, era decente. Aunque ya no había magia, ya no había éxtasis. Pero algo en mí se removió. Entonces vi la luz, y comprendí. (Sexo, drogas y rock & roll de por medio). Ahora ya no soy un chico tan tan bueno, tengo problemas con mi familia, destrozo cosas de vez en cuando, pero no importa porque tengo una misión, soy un iluminado. Es un personaje que cumple al mismo tiempo el rol de héroe y de antihéroe, un ser equívoco, resbaladizo, difícil. Está pensado para ser amado y odiado por igual. Y está perfectamente escrito e interpretado así.

Grandes cosas salieron de estos individuos de vivir ‘excesivo’. Gran música, gran literatura, gran pintura, enormes sueños. Grandes cosas, pero no todas.

La serie refleja la historia de uno de ellos de un modo tremendamente eficaz. El uso de recursos, tanto narrativos como audiovisuales, da como resultado un producto creativo, original y con enorme atracción. Un detalle que puede inclinar la balanza: es mejor que les guste el rock. Absténganse los partidarios de la música del género suave. Y otro: buen momento para rememorar -y quizás añorar- la estética setentera. Qué tiempos.

Me encanta ir de shopping

De compras en...’ Un programa de lo más ideal, de verdad. En el canal Decasa. Lo presenta Laura Opazo y consiste en recorrer las tiendas más cool de las ciudades, ¿sabes? Además, nos enseña las prendas de súper moda y, para que podamos hacernos una idea ¡se las prueba! Es total, de lo más chic. Con ella aprendemos las últimas tendencias, que si para esta primavera el estilo boho, que si para el cóctel unos ‘mules’ y para la cena unos stilettos. Me encanta ir de ‘shopping’ así.

Los excesos del iluminado
Comentarios