Viernes. 21.09.2018 |
El tiempo
Viernes. 21.09.2018
El tiempo

El personaje y la persona

Título: Divorce.
Creadora: Sharon Horgan.
Reparto: Sarah Jessica Parker, Thomas Haden Church, Talia Balsam.
Cadena: HBO.
Calificación: ●●○○○

DE LA SERIE ‘Divorce’ se habla en Vogue, en Glamour y publicaciones similares. Es interesante. Otra perspectiva. Siempre hay que estar dispuesto a escuchar, a leer, a, ya saben, abrir la mente. Se habla con entusiasmo de los modelitos que lleva la protagonista -mujer de clase media- (eso afirman, pero a mí me entran dudas razonables acerca del mentado estatus), de unos cincuenta años -aunque he visto en más de un lugar que se convertían en cuarenta y pocos-, de la época a la que nos recuerda su look porque siempre se vuelve a algún sitio a repetir lo mismo, y, en fin, de las semejanzas y diferencias con ‘Sexo en Nueva York, la serie que consagró a Sarah Jessica Parker y, al mismo tiempo, la fosilizó y convirtió en un prototipo eterno y reconocible. Hace poco la HBO decidió arriesgarse con el fósil (sin ánimo de deshonrar) y reconvertirlo en algo parecido pero no igual porque los años pasan y un poco de evolución hay que ofrecer. O quizá no. El tiempo transcurrido entre una serie y otra podría haber sugerido la idea de cambio. No ha sido así. Tampoco pasa nada. Hay innumerables fans de la Carrie de ‘Sexo en Nueva York que se muestran entusiastas. El personaje que nos ocupa se llama Frances, que es como Carrie, pero en plan ligeramente más mayor, casada, con hijos y con amante.

Decide divorciarse porque, de pronto, una tarde cualquiera le da un arrebato. Y quien esté libre de eso que tire la primera piedra. Quién no se arrebata día sí, día también. El grupo de amigas existe, aunque es menos numeroso, y el apoyo, ya me entienden, reside ahí. Una vez recuperada del impulso, el entorno se hace hostil. Las cosas se vuelven un poco más complicadas, matizando aquí el término complicado y definiéndolo como «tengo que subir una escalera con falda tubo y taconazos y me está suponiendo un problema». Así las cosas, el marido reacciona, primero bastante bien, después ya mal, porque además se entera de lo del amante y bueno, no le hace gracia. Pese a que nos dicen que es una comedia, momentos como el descrito, son drama puro, créanme.

A partir de ahí la trama se vuelve ácida porque la ocasión lo requiere, porque es mejor tomárselo con humor negro e intentar recomponer el puzzle tal y como estaba, olvidarlo todo y seguir con la vida de antes. Ella puede. Normal. Cuando uno se da una vuelta por la laguna Estigia con la intención de retornar, el regreso es alegre y no se comprende con facilidad el rostro de sorpresa de los que se quedaron en tierra. Ellos no han experimentado tales sensaciones, tales emociones.

La creadora de la historia es Sharon Horgan, responsable junto con Rob Delaney de la serie ‘Catastrophe’, una agradable sorpresa del 2015 en el universo de las comedias televisivas. Resulta curioso este planteamiento narrativo de ‘Divorce’ y, yo no sé, llámenme alocada, pero pudiera ser que exista alguna conexión entre el hecho de que la productora de la serie sea Sarah Jessica Parker y la protagonista, curiosamente, sea Sarah Jessica Parker.

Aparentemente, y así, sin profundizar, ese detalle que bien podría pasar desapercibido, tenga algo que ver con un enfoque de guion determinado.

Quizá sea impetuoso afirmar que la composición del personaje estaba marcado previamente por una historia ajena a la narración. El peso de la fama es lo que tiene, te encasilla y después has de vivir sin saber con certeza si eres esta o la otra, si eres ficción o realidad.

Al mismo tiempo, más que nada para seguir trabajando, te sitúas en la estela de tu propio personaje. Y entras en bucle. ‘Divorce’ es una de esas ondas que recorres eternamente.

El espejo dice la verdad

MUCHO, PERO mucho, me gusta ‘Estilo S.O.S.’, programa del canal Dkiss que, como saben, es mi favorito. Podría decir que me entusiasma. Porque hay veces que no sabes qué ponerte. Y te miras al espejo y como que no te ves. Y entonces empiezas a desperdigar la ropa por la habitación y te pruebas, pim pam, pim pam, pero nada. Es ese momento crisis que todas conocemos. ¿Verdad? Pero desde que ‘Estilo S.O.S.’ existe la vida se ve de otra manera. Y tú también. Te lo dice el espejo.

El personaje y la persona
Comentarios