Miércoles. 19.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 19.09.2018
El tiempo

El humor construye cosas

Título: Fleabag
Creadora: Phoebe Waller-Bridge
Reparto: Phoebe Waller-Bridge, Hugh Skinner, Sian Clifford
Cadena: BBC Three
Calificación: 3/4 

FLEABAG O la capacidad de decir y hacer las cosas como las sientes en cada momento: sin vergüenza, sin normas, sin tapujos. Esto puede ser un tanto descarado, pero al mismo tiempo resulta gracioso. Detrás de la absoluta falta de pudor, se encuentra, sin embargo, una protagonista con carencias y preguntas universales. Que si el amor, o su falta, que si la profesión o su ausencia, que si el yo, o su espejo, que si el futuro. Es humor ácido, negro, inteligente, porque da donde a menudo duele y encima te ríes. 

Son seis capítulos escritos y protagonizados por Phoebe Waller Bridge, la nueva sensación británica de los teatros y ahora de la pantalla. La serie es una adaptación de un monólogo teatral que fue un éxito enorme en Gran Bretaña y al que la BBC echó el ojo encargando su adecuación al formato televisivo. 

El personaje principal, Fleabag, es una mujer treintañera que, por decirlo en dos palabras, está confusa. Y esa zozobra nos la transmite veladamente a través de su comportamiento y de su diálogo con nosotros, espectadores. Nos habla y nos mira y, de este modo, nos hace cómplices de su conducta y de su vida. 

Esa ruptura del espacio es un recurso hábil y a la vez engañoso o, al menos, peligroso. Puede suceder que se abuse de él y se convierta en un agujero por el que se filtren defectos de guión, ausencias de narrativa. Pero no es así en este caso en que se utiliza astutamente, con unos tiempos medidos a la perfección. Consigue que el espectador esté esperando a que su antiheroina lo mire y lo convierta en confidente. Porque desde el primer minuto se establece una clara interrelación entre los dos universos, el de la ficción y el real, y ese juego permanece, se desarrolla y finaliza con el último capítulo. 

Claro que puede no hacer gracia. Puede que el humor absurdo, un poco agresivo, bastante insolente y, al final, definitivamente, amargo no encaje en todos los perfiles. No todos nos reímos de las mismas cosas y, sobre todo, no al mismo tiempo. Lo curioso de este tipo de humor es que, si es bueno, deja un poso de tristeza que tarda en desaparecer. La serie sigue esa línea y los capítulos avanzan irremediablemente hacia ese ocaso trágico y puede que ligeramente siniestro. De lo que se habla aquí es de la total desubicación, de la dificultad para encontrar asideros existenciales, del inevitable sentimiento de otredad, de falsedad, de extrañamiento. Todo ese caos crea conflicto y genera un abismo que puede afrontarse con desesperación o con resignación o con valentía o con miedo o con humor. O con todo eso, según el momento y la circunstancia. El enfoque elegido por la serie es el cómico llevado hasta su extremo y el guiño al espectador es la invitación a participar de esa comicidad, a dejarse llevar por esa manera de concebir las cosas. 

Fleabag’, por tanto, puede tomarse como una diversión muy bien pensada que tiñe de negro todo lo que es de otro color y así, con esta estrategia, lo originariamente negro se diluye, se pierde, quizá se olvide. Así el desconcierto se expande en la uniformidad del vacío. Y desaparece. 

Al menos la protagonista intenta que desaparezca. En seis capítulos de risa, desenfado, ausencia y perplejidad por esa sensación de destierro vital. 

Quizá tengan razón los que no se ríen con el actuar descabellado de la protagonista, en el fondo no tiene ninguna gracia. Aunque, por otro lado, cómo no reírse, por qué no reírse. El humor puede salvar, puede hacer comprender, puede destensar nudos muy apretados, puede perdonar, puede juntar, puede construir algo, lo que sea, un puente, una esperanza.

Mucho peligro en un tuit

Ay, qué triste. Parece que los responsables de Telecinco y Mercedes Milá se intercambian tuits en los que ponen de manifiesto su mutua animadversión. No es bueno malquerer así vía Twitter. Que si la audiencia baja con el nuevo líder del programa –Jorge Javier Vázquez, ya saben, el escritor–, que si a ella le da mucha rabia, que si a Telecinco no le importa lo que ella tenga que decir, que si, de todos modos, sigue diciendo… ‘Gran Hermano 17’ se va a resentir, ya lo veo.

El humor construye cosas
Comentarios