Sábado. 22.09.2018 |
El tiempo
Sábado. 22.09.2018
El tiempo

Desde dónde mirar lo noir

Título: Hinterland
Creador: Ed Talfan
Reparto: Richard Harrington, Malie Harris, Hannah Daniel
Cadena: S4C
Calificación: 3/5

REPASEMOS: SI lo que nos tienta es lo noir tenemos series británicas, series norteamericanas y series nórdicas. En general, pasa como con las novelas, resultan muy entretenidas y, a veces, llegan tan adentro en la mirada que hasta dan escalofríos.

Son tres maneras muy diferentes de abordar una historia; según el punto del mapa en el que se encuentren sus creadores, el enfoque cambia y se personaliza, se potencian unos elementos más que otros y se arroja luz sobre cosas que, en otro lugar, permanecerían en sombra. Yo soy fan absoluta de las series inglesas porque, como sin querer, sin hacer demasiado ruido, presentan la historia de tal forma que la identificación con el personaje principal resulta inmediata, y no solo eso, sino que, a medida que avanzan los capítulos, comienzas a confundir tus propios pensamientos con los del protagonista, tus sueños empiezan a ser sus sueños y lo que sea que haya que sanar, porque siempre hay algo, —esa herida— termina siendo la tuya y necesitas, con idéntica fuerza, la redención. Resulta inquietante. Resulta asombroso. Resulta atractivo.

The Fall’ es una serie de calidad que han sabido despedir a tiempo. Si no las han visto aún, que sea pronto. Que el próximo sábado vienen las norteamericanas y a saber qué sale de ahí


Al tiempo que el tratamiento de los personajes se aborda con completa precisión (por eso son tan nosotros), la ambientación también juega un papel fundamental, a veces actuando de coprotagonista y otras de espectador exquisito. Hay un gusto especial por el acantilado y todas sus connotaciones, por esas cumbres borrascosas que generan un desasosiego pertinaz, sea la hora que sea y haga el tiempo que haga. Antes de ver a ningún ser humano sabemos que allí pasan cosas y que no son, precisamente, agradables. El viento aleja sospechas, las olas arrastran cadáveres, la lluvia borra huellas, el horizonte presagia tormentas. Nadie parece estar enteramente a salvo en las series británicas desde el primer instante en que arranca la historia. Y extrapolando a la realidad: quién lo está. Esa es la clave del asunto. ‘Broadchurch’ es el ejemplo ideal de una serie así. ‘Hinterland’ también, aunque con unos protagonistas ligeramente desdibujados, a los que se les habría podido dar una vuelta más. ‘Vera es otra serie interesante dentro de esta tipología, con una protagonista de excepción llamada Brenda Blethyn.

Existe, por otro lado, un reverso del espejo rural inglés que se enmarca en zona urbana limítrofe con la amenazadora periferia, y cuyo paisaje de fachadas ennegrecidas cumple el mismo papel que los verdes parajes anteriores. ‘Happy Valley’ es una de las mejores series de este género que se han hecho nunca y que entrarían en esta categoría. De nuevo, hay que nombrar a su protagonista, inmenso personaje, Sarah Lancashire.

Y, como en transición, tenemos una de las series más comentadas de esta temporada, The Fall, que tiende más al estilo de producción norteamericano, con un personaje principal de enorme carisma, en un mano a mano con el antagonista, situado exactamente en el mismo nivel. Los dos personajes poseen un gran potencial porque están bien construidos, pero no solo por eso. También porque se ha decidido que la personalidad se arme sobre un físico determinado, cuestión que no sucede en los casos anteriores.

Se busca la empatía a través de ese elemento y funciona muy bien porque la solidez de los cimientos narrativos no permite que sea una presencia vacía. Sin embargo, ese es el riesgo que se corre cuando el planteamiento de la historia se apoya en cosas de ese tipo. The Fall es una serie de calidad que han sabido despedir a tiempo. Si no las han visto aún, que sea pronto. Que el próximo sábado vienen las norteamericanas y a saber qué sale de ahí.

UN NUEVO ESPACIO CULTURAL. Mercedes Milá ha decidido olvidar Gran Hermano con un programa de libros titulado Convénzeme, con z de Zweig, que es un autor clave en su vida, dice.

La cosa es, te pasas por allí y le comentas lo mucho que te gusta un libro y lo poco que te gusta otro. Y ella te contesta, olé tú. Dice que tiene sed de nuestras opiniones. Pena que me hayan pillado el libro que iba a llevar, ese que te enseña a doblar camisetas. Elegiré pronto otro. Todo sea, Mercedes, por colmar tu sed.

Desde dónde mirar lo noir
Comentarios