Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

Cómo puede pasar tal cosa

Título: MAKING A MURDERER.
Creadoras: Laura Ricciardi y Moira Demos.
Cadena: Netflix.
Calificación: ●●●●○

Diez años son muchos años. Laura Ricciardi y Moira Demos se han pasado diez años de su vida dedicadas a la realización de una serie documental que Netflix se ha encargado de sacar a la luz. Dirán que es demasiado tiempo para una sola historia. Que en esa década podían haber trabajado en otros asuntos. Quizá sea así. Pero menuda historia que nos han dejado: ‘Making a murderer’ (Fabricando un asesino).

Es algo que no puedes parar de ver y si lo haces es porque es necesario comer o dormir o, no sé, salir a que te de un aire y respirar un poco. Tenemos ante nosotros un argumento increíble que si lo quieres hacer a propósito, evidentemente, no te sale tan bien. Y además, no hay descanso, en el momento en que inicias algún ademán indicando la relajación de algún músculo, zas, aparece lo inesperado y te devuelve a tu posición, tensa, tremendamente tensa.

El documental no es ficción, o sea, que todo lo que allí se cuenta es verdad. Lo que sí hay, claro, es edición, y tanto las pausas como los puntos de giro como los recursos audiovisuales están utilizados del mejor modo posible: ese que no te deja levantarte ni un minuto de tú sofá aunque puedas darle a la pausa solo por unos instantes. No, porque no quieres, porque no puedes, porque no hay palabras para describir semejante cosa.

Allí donde estés, te atrapa, así que tengan cuidado y busquen algo cómodo, por lo que pueda ocurrir. No voy a contarles de qué trata el asunto, es mejor que lo descubran y se queden impactados horas y días y que el descansillo del café o la caña de la tarde se conviertan en una discusión profunda sobre el bien y el mal y el destino y la vida y sus dilemas. Porque esta serie no pasa de largo así como así. No se olvida fácilmente. Hay algo, tiene algo, que ahonda y restriega y escarba y esparce. Confusión, duda y, sobre todo, asombro. Después del primer capítulo de ‘Making a murderer’ el estado en que nos encontramos se puede calificar de pasmoso. En continuo aturdimiento avanzamos con la historia y descubrimos cada vez más y más extrañeza, más confusión. Adentrarse en estos capítulos es como meterse de lleno en la boca del lobo. Porque no es solamente lo que se cuenta -parecido a una crónica del horror-, que ya es para no creérselo desde el principio; sino que es la constante pregunta que tienes en mente es: "¿Cómo es posible?".

Cómo es posible que unos seres humanos pongan un empeño atroz en acabar con las vidas de otros seres humanos, de tantas maneras. Cómo es posible que existan mundos paralelos tan exageradamente injustos, terribles y distantes. Cómo es posible que las cosas funcionen así, que sean así. Que mientras uno canta o baila, o va al cine, o contempla un paisaje y se siente feliz; otro está asesinando y otro muriendo; que mientras uno sobrevive y permanece, y tiene tiempo suficiente para crear, para pensar, para amar, para leer, para convivir; otro pasa por la vida como quien da un suspiro. Y el tiempo es demasiado prolongado para otro cuya existencia es indeseada, inhumana.

Ni sabemos el cómo, ni sabemos el porqué. O lo sabemos, lo intuimos, al menos, pero tiene tanto que ver con nosotros mismos que nos da repelús. Y de esto trata este documental -en un formato de diez capítulos - de esa grima persistente que produce el pensar que les tocó a otros, que qué horror y que menos mal, al mismo tiempo.

Prepárense para ‘Making a murderer’. Avisados quedan. Una historia que si te la cuentan, no te la crees y encima te acusan de imaginación desmedida. Impresionante, espeluznante, alucinante. Cruel, muy cruel.

Por si hay un problemilla

LA CADENA Cuatro está a puntito de emitir el programa ‘'Mejor llama a Pilar'’. Se preguntarán quién es Pilar. Pues normal. Porque si es mejor llamarla a ella que a cualquier otro, está bien saber esas cosas. Pilar, les adelanto, es una ‘coach’ emocional, denominación que ahora está muy de moda. Pero no se asusten, no es nada raro. Es lo típico: tienes problemas de pareja y vas a alguien para que te ayude a encauzar la relación. Pilar es alguien. Y estará en la tele. Chupi.

Cómo puede pasar tal cosa
Comentarios