Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

Casi acariciar el absoluto

HAY, EN ciertos dramas, en cierto dolor difícil de explicar, una verdad que se abre camino y que nos atrapa, como si, de pronto, un viento friísimo nos envolviera enteramente, y ya no pudiésemos dejar de comprender. Si fuésemos Simone de Beauvoir diríamos que estamos, en ese momento, tocando el absoluto, y perseguiríamos eso, esa vida exacta, esa vida completa, durante toda nuestra existencia. Como no lo somos, igual solamente intuimos, sin tanta conciencia del instante, con menos filosofía. Pero lo cierto es que nos sentimos, del mismo modo, llevados por un impulso raro e inevitable que tiende a permanecer. Quizá lo más importante no sea saber nombrarlo, sino sentirlo. Para ver y, después, reconocer, al otro, es necesario acercarlo lo suficiente. Y dejarse tocar. 

Broken es una serie inglesa que hace eso, muestra algo y nos deja aproximarnos tanto que llega a doler. Dirán ustedes que, claro, si duele, para qué llegar hasta ahí. Que es como decir que para qué todo, si solamente nos roza lo más accesible y, a veces, ni eso. Así que estamos ante seis capítulos de una primera temporada para recordar, y, sobre todo, de un primer episodio inmenso. Si eso no remueve algo nuestro, lo que somos quizá sea algo que deberíamos rápidamente dejar de ser. 

Es un sacerdote católico, con pocos fieles e inmensas contradicciones. Tiene esta serie la magia inglesa que convierte la cotidianidad en certera radiografía social y, al mismo tiempo, contiene una poderosa crítica. Tiene lo más humano que tenemos todos y lo más infame que podríamos tener. Establece así un diálogo con lo verdadero y lo falso de este mundo, siempre con una mirada peculiar que, al personalizarla en el protagonista, la universaliza. Lo que conmueve es, al mismo tiempo, lo que es puro  y lo que está corrompido. Es la lucha, la que mantiene férreamente el control de la narración, mientras se van filtrando, levemente  a veces, con rotundidad, otras, las heridas producidas por una mezcla del propio ser con la propia sociedad. 

No se trata de redención tanto como de necesidad inexorable de entender. No hay tanta culpa como exigencia de saber qué ocurre con nosotros. 

Todo lo que es tristísimo es también susceptible de ser historia y de ser contada. No para regodearse en un dolor inevitable sino para —podríamos decir— obligarnos a mirar. Ya saben, en ocasiones, la vida, las obligaciones, el trabajo, la familia, las amistades, el tiempo, nos marcan los límites de un territorio conocido que, poco a poco, la pereza, la comodidad, la desgana, nos impulsan a reducir, incluso, mucho más de lo que teníamos pensado. Esa merma de paisaje supone una pérdida de humanidad. Y lo que acaba resultando triste no es la exposición de esa tristeza sino nuestra propia ceguera para reconocerla. 

Precisamos de la risa y de las ilusiones. De ideas locas y de aventuras insospechadas. Y esa necesidad viene de la posibilidad de llevarlo a cabo, cuestión que se convierte casi casi en una obligación. Si podemos, hay que hacerlo, porque sabemos que muchos ni siquiera se acercan, ni se acercarán jamás, a esa oportunidad. 

El personaje principal de la serie es un cura católico, detalle que sirve para denunciar graves males, infames conductas y silencios inexplicables. Pero no solamente se trata de la iglesia. Se trata, a partir de ahí, del mundo entero. Que la falta de fe, la negación del poder de cualquier religión, la aprensión inicial ante una historia de curas, la desidia de ver otra tragedia más, no les impida ver Broken. No es que no vayan a sufrir, es que se toca algo parecido al absoluto.


Mi pequeño secreto a voces
Volvemos con Dkiss, esa cadena. Mi secreto al desnudo es un programa que promete ayudarte a superar, y cito textualmente, "realidades vergonzosas de tu cuerpo", porque lo primero para realizar ese enorme esfuerzo de superación es sacarlo a la luz. Claro que esa luz de la que hablan es salir en la televisión para compartir lo tuyo con una audiencia multitudinaria. Di que sí. Si después te meten en un quirófano y te lo arreglan, qué sacrificio no merecerá la pena. ¿Eh?


Título: Broken     Director: Jimmy McGovern
Reparto: Sean Bean, Adrian Dunbar, Fin Campbell
Cadena: BBC. Movistar+      Calificación: 3/5

Casi acariciar el absoluto
Comentarios