lunes. 30.11.2020 |
El tiempo
lunes. 30.11.2020
El tiempo

La ley de la tercera ola

Oleaje. ENRIQUE GARCÍA RAMOS
Oleaje. ENRIQUE GARCÍA RAMOS
De chavales jugábamos con las olas. Nos metíamos en el agua hasta la cintura y esperábamos por ellas para que nos devolvieran a la orilla como si fuéramos un tronco a la deriva. Venían por rachas, a montones, después de periodos de calma, así que el secreto estaba en escoger a cuál montarse. La elegida podía ser la buena, pero la siguiente podía ser mejor, o podía no haber otra y entonces te quedabas tiritando con el agua por el ombligo mientras tus amigos se estrellaban contra la arena en medio de gritos y carcajadas. Con el tiempo llegamos a descubrir una máxima que aún a día de hoy desconozco si era cierta, pero que nos servía para evitar disgustos: la más grande era siempre la tercera de cada serie. Y no había discusión, allá íbamos sin miedo a que la cuarta fuese mayor... y si no venía otra detrás, pues que no viniese, nosotros ya estábamos empapados en risas. En el extraño verano de 2020 solo fui un par de veces a la playa. Y allí, con el agua por la cintura, mirando mar adentro, me alegré de que hubiese pasado la primera ola. Ahora, en pleno otoño, lejos del mar, vuelvo a tiritar como un niño al ver cómo nos salpica la segunda y al recordar que hay una ley que dice que la más grande siempre es la tercera.

La ley de la tercera ola
Comentarios