miércoles. 23.10.2019 |
El tiempo
miércoles. 23.10.2019
El tiempo

Artículos de Luis A. Rodríguez, centrados en la Ribeira Sacra.

Todo es un misterio

HOY VOY a hablar de misterios, de todo aquello que se escapa a la compresión humana porque somos incapaces de encontrar una explicación válida, satisfactoria a las preguntas que podemos hacernos sobre un determinado asunto. Si buscamos en internet cuáles son los grandes misterios de la humanidad salen cosas como quiénes construyeron las pirámides, dónde se encuentra la Atlántida o qué es el Triángulo de las Bermudas, nada comparable con los que nos ha proporcionado la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana.

¿Qué me dicen ustedes del misterio de la Santísima Trinidad?. Un solo Dios y tres personas divinas. Padre, Hijo y Espíritu Santo. Se dice en los catecismos que es una realidad que no podemos entender porque nuestra capacidad mental no es suficiente para comprenderla o explicarla. Es aquí cuando entra en juego la fe para suplir la falta de comprensión y asumir como cierto lo que ni vemos ni somos capaces de justificar. Son verdades reveladas por el mismísimo Yahvé y punto. Lo dejamos aquí para, siguiendo el hilo de la religión, encontrarnos con otro misterio, este relacionado con algo más cercano y material. Me refiero al museo de arte sacro del convento de las Madres Clarisas de Monforte.

Se preguntarán ustedes qué secretos alberga el cenobio de estas religiosas de clausura y en concreto el espacio museístico que acoge numerosas piezas de arte napolitano del siglo XVII traídas por el séptimo conde de Lemos, Pedro Fernández de Castro, de tierras italianas. La respuesta sería que nada se sabe sobre la fecha de apertura de las nuevas cuatro salas de la exposición y mucho menos del grado de ejecución de las obras de ampliación que se realizaron con fondos de la fundación Barrié de la Maza y de la Diputación de Lugo.

Nada se sabe de la ampliación del museo de las Clarisas de Monforte tras seis años de obras

Las monjas, a preguntas de este periódico, respondieron lacónicamente. Se limitaron a decir que las obras de remate estaban paralizadas, que era necesario corregir varias irregularidades detectadas y que nada estaba terminado y todo en marcha, con lo que no se podía aventurar una fecha para la apertura del nuevo espacio museístico.

Vamos, que vinieron a decir que era un misterio como explicación de un retraso en la inauguración de las salas que ya acumula cuatro años.

No conozco a nadie que haya podido arrojar más luz. Tanto el director de obra, el arquitecto monfortino Francisco Cela, como la historiadora Manuela Sáez, a quienes se les había encargado la puesta en marcha de las nuevas salas, han decidido desmarcarse del plan. Ninguno de los dos quiso dar detalle alguno sobre los motivos que han propiciado su marcha ni querido aportar dato alguno sobre el estado de las nuevas salas.

Más misterio, como el que rodea al propio convento de las Clarisas, que muy pocos conocen interiormente al ser de clausura.

Yo he sido un afortunado en este sentido. Hace años, aprovechando una visita de Manuel Fraga en calidad de presidente de la Xunta al cenobio, a fin de ver qué necesidades arquitectónicas podían ser subvencionadas, como por ejemplo la renovación de la cubierta del edificio, las monjas le habían ofrecido a la comitiva de políticos, entre la que me encontraba para cubrir la noticia, hacer una visita por todas las dependencias a excepción de sus dormitorios. Incluso nos bajaron al enorme sótano del convento, algo realmente del todo inusual.

Pero a lo que íbamos. Fuera de este caso puntual, nadie sabe qué ocurre allí dentro y menos con las nuevas salas del museo. Solo se conservan algunas fotografías del inicio de las obras, allá por 2009. Desde entonces, que se sepa, ningún político se ha interesado por su estado, pues de lo contrario hubiesen llamado a los medios de comunicación, pues, como todos ustedes saben, no es un misterio, les encanta salir en los periódicos.

El verde tiñe las aguas de la laguna de Os Condes

Que el actual equipo de gobierno de Monforte esté en funciones, a punto de disolverse, no debería ser óbice para que se preocupase del día a día, de lo que le interesa a los monfortinos, como que la laguna del parque de Os Condes esté limpia y no totalmente cubierta de una alga que la ha teñido de un intenso color verde esmeralda, que no esperanza. Da asco verla.

Años atrás, cuando el agua se estancaba y a fin de prevenir lo que ahora ha sucedido, se encendía un surtidor situado en el centro del estanque que cogía el caudal suficiente del río Cabe para regenerar el agua. Debe hacer mucho tiempo de aquello, pues ni hasta un servidor se acuerda de ver en funcionamiento la fuente, como tampoco la cibernética, sí, cibernética, instalada a ras de suelo frente As Casitas de A Compañía que tanto dinero había costado.

¿Será tan costoso ponerlas en funcionamiento aunque solo sea de forma puntual?, me pregunto.

Aún queda bastante para formar gobierno en Monforte

Sí. Han empezado los contactos entre socialistas y nacionalistas de Monforte para formar un gobierno de coalición, de mayoría, con once de los 17 concejales que tiene la corporación. La primera reunión puede calificarse de tanteo entre ambas formaciones para intuir qué persigue cada quien. Hoy tendrá lugar la segunda y mañana sabrán ustedes si hubo avances significativos para llegar a un acuerdo.

Son muchas las cosas que deben poner sobre la mesa, como el reparto de las áreas de gobierno. Quién se queda con economía, quién con cultura y así hasta cerrar el círculo. También habrá que hablar de dedicaciones exclusivas, si llegan con dos o son necesarias tres o cuatro, como tuvo durante estos últimos cuatro años el vecino Ayuntamiento de O Saviñao.

Yo apuesto por tres. Era el número que quería el BNG hace cuatro años y que no pudo lograr al gobernar en minoría, pues tanto PP como PSOE solo le permitieron un par.

 

Todo es un misterio
Comentarios