Miércoles. 21.11.2018 |
El tiempo
Miércoles. 21.11.2018
El tiempo

Artículos de Luis A. Rodríguez, centrados en la Ribeira Sacra.

Piedras en el camino

DE NUEVO ha saltado a la palestra el futuro centro de interpretación e información, así como de recepción de peregrinos, del Camino de Invierno. El Ayuntamiento de Monforte y la asociación que lo promueve, Amigos dos Camiños a Santiago pola Ribiera Sacra, no se han entendido, no han llegado a un acuerdo sobre la puesta en marcha de esta oficina y los integrantes de este colectivo están que echan chispas.

Por si no lo recuerdan, el colectivo que preside Aida Menéndez ha reclamado con ahínco la cesión del bajo del antiguo hotel Comercio que la administración local le tiene alquilado a la Xunta por algo más de 300 euros al mes para montar y gestionar ese servicio de atención a los peregrinos, pero la alcaldía monfortina no ha querido aduciendo que ya tenía planes para este espacio.

Allí estará una oficina del consorcio de turismo y otra del Xacobeo. Esta última, según el regidor local, cumplirá a la perfección el objetivo de divulgar la ruta jacobea que atraviesa la Ribeira Sacra desde Valdeorras (Ourense) hasta Lalín, ya en Pontevedra.

Cabría esperar que los amigos del Camino de Invierno, si no plenamente satisfechos, mostrasen cierto agrado por conseguir algo por lo que llevaban meses batallando, que no era otra cosa que que el bajo del hotel Comercio albergase una oficina sobre la ruta de peregrinación. Pero no ha sido así. El colectivo se ha despachado a gusto con el alcalde de Monforte, José Tomé, a quien acusan de darle una «puñalada traicionera» a la asociación y de apropiarse de su idea, pero reduciéndola a la mínima expresión.

El colectivo se considera el único capaz de ofrecer información detallada sobre la ruta de peregrinación que lleva impulsando desde hace 18 años. El tiempo, este tiempo, es el principal argumento para justificar su pretensión y negar cualquier otra alternativa, como el servicio del Xacobeo, que antes de que se ponga en marcha ya cuestionan como válido.

No soy quien para hacer recomendaciones, pero si tanto desean disponer de una oficina, de un centro de interpretación y de acogida de peregrinos y visto el nulo interés que muestra el alcalde hacia su propuesta, lo mejor que pueden hacer es montar uno en otro punto de la ciudad, a su gusto, y problema zanjado.

Como ejemplo tenemos el museo de casas de muñecas abierto meses atrás en un bajo de la estación del ferrocarril de Monforte. El matrimonio promotor de esta iniciativa intentó que el Ayuntamiento se involucrase y al ver que le daba calabazas cogió las riendas en solitario. El matrimonio creó una asociación, buscó un local y puso en marcha su sueño, ese museo de casas de muñecas.

Como dije, no soy quien para dar consejos, pero es el único camino si los amigos del Camino de Invierno quiere ver hecha realidad su propuesta. Que se olviden del Ayuntamiento y de las mociones que pueda presentar el Partido Popular, que ha asumido como suyas las exigencias de la asociación.
Tienen que saber que en el caso de que el BNG asumiese las tesis de los populares y la moción para ceder el bajo del hotel Comercio se aprobase por mayoría en sesión plenaria sería harina de otro costal que se llegase a ejecutar tal resolución.

En Monforte, y supongo que en otros ayuntamientos, a lo largo de los mandatos que se prolongan desde 1979 se han aprobado mociones y mociones que el gobierno de turno nunca ha llegado a desarrollar.

Dicho todo esto, animarlos a seguir trabajando como hasta ahora, sin caer en el desánimo a pesar de las piedras que van apareciendo en el camino, como el casi nulo interés de las administraciones locales de los concellos que atraviesa esta ruta para tener en perfecto estado de limpieza y conservación los trayectos por sus territorios.

Este, a mi entender, debería ser el principal caballo de batalla de la asociación para que el Camino de Invierno funcione.

Piedras en el camino
Comentarios