Miércoles. 19.09.2018 |
El tiempo
Miércoles. 19.09.2018
El tiempo

Artículos de Luis A. Rodríguez, centrados en la Ribeira Sacra.

Un parque nada atractivo

El polígono industrial de Monforte aún dispone de suelo, 35 años después de abrirse

SI ECHAMOS un vistazo a los polígonos industriales del sur de la provincia constatamos la existencia de uno que es ejemplo de todos. Me refiero al de Bóveda, donde se han asentado tal cantidad de firmas que ha supuesto, como dijo recientemente el alcalde de este municipio, José Manuel Arias, "un antes e un despois para o noso concello". No es para menos, pues el parque está prácticamente lleno y sigue creciendo. Una importante empresa como Mieles Anta ha decidido ampliar allí sus instalaciones con una inversión cercana a los dos millones de euros.

Si le preguntamos al regidor local dónde está el secreto del éxito nos hablará del precio del suelo y de lo bien que está comunicado por carretera. Desde hace años, el Ayuntamiento presta ayuda económica a aquellos interesados en adquirir una parcela, lo que convierte en muy atractiva la operación para los emprendedores y para aquellos que quieren ampliar sus negocios, tanto que muchos que estaban asentados en Monforte se hayan decidido a moverse a 15 kilómetros de distancia, hasta Bóveda, para desarrollar allí su actividad.

En cuanto a las comunicaciones, desde allí hay una salida estupenda tanto hacia el corredor a Lugo como hacia la Nacional 120, pero tambiénha cia Monforte y el corredor a Lalín y Santiago.

Si este polígono es objeto de admiración, el que hay en la ciudad del Cabe se coloca en el otro extremo. 35 años después de su apertura todavía dispone de un buen número de parcelas desocupadas. Ahora, la empresa que lo gestiona, Suelo Empresarial del Atlantico (Sea), ha decidido rebajar el precio de cinco parcelas a fin de intentar vender alguna. La medida podría calificarse de interesante si no fuese por el hecho de que es temporal. El plazo para los interesados finaliza el próximo 6 de julio. Cabría preguntarse si no sería más acertado mantener en el tiempo la oferta, y no sacarla cada dos años durante únicamente el plazo de un mes.

Si preguntamos a los que saben sobre esto, a los empresarios, nos dicen una serie de cosas interesantes que paso a reproducir. Unos creen que hay dos causas para explicar la falta de atractivo del polígono industrial monfortino. Una sería el tamaño de las parcelas, demasiado grandes para pequeñas y medianas empresas, que son las que más abundan, y otra que se hizo hace 35 años con unas expectativas que con el paso del tiempo se quedaron obsoletas, ya que ahora se exigen buenas comunicaciones, tanto por carretera como por ferrocarril, algo que el parque de O Reboredo no tiene. Todo ello convirtió al polígono en un espacio "pouco atractivo", dicen las fuentes consultadas.

Además, apuntan como otros problema una deficiente conexión a la red de las nuevas tecnologías.

Para otros industriales habría que sumarle a estos dos problemas un tercero. Sería la falta de interés de su promotor, Suelo Empresarial del Atlántico, en facilitar la comercialización de las parcelas e incluso en reestructurarlas, convertir las grandes, las de 14.000, 10.000 o 7.000 metros cuadrados, en varias de menos tamaño a la que puedan tener accesos pequeñas y medianas empresas.

A este análisis realizado por los empresarios no se le puede poner ni un pero. Por lo menos un servidor no lo hará. Quien dude de lo expuesto que eche un vistazo a la carretera de A Vide o al tramo final de la Rúa Chantada, lugares que se han llenado de naves industriales. El motivo no ha sido otro que el bajo precio del suelo comparado con el del parque de O Reboredo.

Incluiría, si me lo permiten, otra variable para explicar la escasa ocupación del parque monfortino. Sería la mala suerte, esa que también convierte al puerto seco en un páramo. Ahí está, esperando más paciente que impacientemente que alguien se decida a instalarse y dé un mínimo de contenido a la llamada plataforma logística de mercancías.

Cláusulas sociales para los contratos de limpieza

El equipo de gobierno de Monforte ha dado a conocer el nuevo contrato de adjudicación de las labores de limpieza de edificios de titularidad o gestión municipal. Incluye mejoras muy destacables, sobre todo de carácter social. El alcalde, José Tomé Roca, señaló que para su equipo son muy importantes estas, pero también las de carácter ético.

En ese sentido, el regidor detalló que las empresas que resulten condenadas por sentencias firmes en los últimos cinco años por vulneración grave de los derechos de los trabajadores no podrán concurrir a la licitación. Por otra parte, se establece un nuevo régimen sancionador por incumplimiento de las condiciones laborales, así como la obligatoriedad de subrogación del personal existente en la actualidad, que son diez trabajadores. Además, se establece que las empresas que apliquen un convenio colectivo con condiciones menos favorables que las del convenio general del sector tampoco podrán optar a la oferta.

Tendremos que esperar un tiempo por el plan especial

La resolución de las alegaciones al plan especial de protección del conjunto histórico de Monforte tendrá que esperar a finales del verano. El alcalde señaló que el equipo redactor trabaja en ellas, unas 40. También declaró que algunas, las particulares, son de fácil resolución, pero las de carácter general, como las puestas sobre la mesa por arquitectos y constructores, tienen un recorrido más largo y es preciso estudiarlas con mucho cuidado y atención para intentar que tengan encaje en el plan.

Los profesionales del sector no piden otra cosa que flexibilidad para llevar adelante obras de rehabilitación de viviendas. No quieren medidas draconianas que asusten a los propietarios de las viviendas y que estas sigan cayéndose a cachos porque resulta más fácil esto que ponerlas en valor.

Esto es lo que sucede actualmente. Llevamos meses presenciando cómo las casas del casco antiguo se caen a cachos o se vienen abajo totalmente tras sufrir un colapso.

Un parque nada atractivo
Comentarios