jueves. 06.08.2020 |
El tiempo
jueves. 06.08.2020
El tiempo

Julián Rodríguez, responsable del espacio Zona Franca, en los medios del Grupo El Progreso.

Abanca sobrevuela Portugal

Escotet tiene al alcance situar Abanca, con compras, como séptima entidad del mercado luso
Alberto de Francisco Guisasola, Juan Carlos Escotet y Francisco Botas, este martes en Santiago. EFE
Alberto de Francisco Guisasola, Juan Carlos Escotet y Francisco Botas, este martes en Santiago. EFE

A JUAN Carlos Escotet le salen los números para seguir de compras. Sobre las cenizas de las cajas gallegas, previa inyección de más de 9.000 millones de dinero público, se ha levantado una entidad que aspira a ser un banco ibérico en su sentido más genuino. Sus razones tiene el venezolano, que ha hecho del calvario de la fusión de Caixa Galicia y Caixanova simplemente un mal recuerdo. La consigna ya no es solo ganar tamaño para el que se ha convertido en séptimo banco de España por patrimonio y octavo por activos, sobre un tablero de bajos tipos, escasos márgenes y con un escenario a la vista de fusiones, inevitables para sobrevivir. No se trata de crecer por crecer, apunta el banquero. ¿Y hacia dónde mira Abanca? Portugal es el objetivo.

No hay matices ni disimulo. «Portugal está dentro de nuestras prioridades estratégicas. Sus indicadores y su crecimiento nos entusiasman». Meridiano aviso para sus competidores, pasando además página a la aventura fallida de Liberbank tras dos intentos. Escotet lo dejó claro en la presentación de resultados de Abanca correspondientes al año pasado. Un ejercicio peculiar por varios motivos.

Primero, porque ganó 405 millones de euros, un 6,7% más que en 2018 en términos comparables, sin contar con el impacto en el balance y los resultados, positivo en un caso y negativo en otro, de la fusión inversa que supuso la integración del banco con el holding propiedad de Escotet que hasta ahora controlaba la entidad. La operación le resta 32 millones al beneficio, pero le otorga un mejor ratio de capital. Abanca logró estos registros, además, cuando el beneficio neto conjunto de las seis mayores entidades financieras españolas en 2019 fue de 13.592 millones, un 18,4% menos que en el ejercicio anterior.

Segundo motivo, y no menos importante, la generación de atípicos por desinversiones de la cartera industrial toca a su fin. Las hojas de un particular calendario se acaban tras las grandes operaciones: R (2015), Cupa (2016), CLH (2017) e Itínere (2018). Porque Abanca seguirá en Pescanova. No le queda otra a la vista de los traspiés del grupo pesquero. Han sido esta vez las ganancias extraordinarias sobre las nuevas operaciones de adquisición lo que apuntala una cuenta en la que los márgenes también avanzan, indicativo de la buena salud del negocio. Esos extraordinarios, superiores a los 282 millones, tienen que ver con el fondo de comercio generado por la compra del Deutsche Bank Portugal y el negocio de la portuguesa Caixa Geral en España. ¿Quiere esto decir que el negocio ‘core’, el de la banca comercial propia de Abanca en Galicia y España, no aporta? Ni mucho menos.

Si atendemos a la actividad pura y dura de prestar dinero y captar depósitos, que es lo que se entiende por el negocio tradicional de un banco, vemos sustantivos avances: el crédito a clientes aumentó nada menos que un 22,8%, hasta los 35.963 millones, y la captación de recursos lo hizo en un 23,7%, hasta los 48.286 millones de euros.

Aquí entra en juego también la aportación del negocio que supusieron las adquisiciones de Deutsche Bank PCB Portugal y de Banco Caixa Geral en España. Pero lo importante, descontado el efecto de las dos últimas operaciones corporativas, es que Abanca mantiene su dinamismo, registrando crecimientos del 4,2% en crédito normal a clientes y del 6,5% en captación de recursos.

Es precisamente esa velocidad de crucero, ese piloto automático, con una morosidad por debajo de la media, lo que permite a Juan Carlos Escotet sobrevolar el mercado portugués y detenerse en una entidad concreta: EuroBic. Lo hace después de que la controvertida inversora Isabel dos Santos, hija del expresidente angoleño José Eduardo dos Santos y considerada la mujer más rica de África, anunciase su intención de vender su cerca del 43% del capital. ¿Y qué aportaría EuroBic a Abanca? Pues nada menos que colocarlo de un plumazo como el séptimo banco portugués por volumen de activos. EuroBic roza los 1.500 empleados y la entidad gallega podría triplicar su tamaño, pasando de los 4.150 millones de euros en activos que controla en la actualidad hasta los 11.668 millones si sumase los 7.518 millones de EuroBic.

Descartada de momento una salida a Bolsa en España, por las condiciones del mercado y los bajos tipos, Escotet sabe que tiene que crecer. El camino más corto, Portugal.


FRANCISCO GONZÁLEZ || Los peores días del banquero gallego que llegó más lejos

NO habrá paz para FG. El expresidente del BBVA, siempre al abrigo del PP de Rodrigo Rato, y en su día el único banquero que podía tutear a Emilio Botín, atraviesa su peor momento. Lo hace lejos del banco, pero acusado por la Fiscalía Anticorrupción de ser el verdadero artífice de contratar al excomisario Villarejo, hoy en prisión. Encargos de todo tipo en cuanto a los objetivos, pero siempre con idéntica finalidad, la de espiar para sacar tajada. Y a Villarejo le valía cualquier medio, ya que el BBVA también lo contrató en activo, cuando era funcionario. FG hasta le encargó investigar quién estaba detrás de determinadas fincas que el banquero quería adquirir a título personal. Poder omnímodo el suyo. Y tóxico.


SANDRA ORTEGA || PharmaMar e Inditex hacen de oro al Grupo Rosp

NO es invisible. Solo a ojos de los medios de Madrid. Sandra Ortega, mujer más rica de España, primogénita de Amancio Ortega y Rosalía Mera, sigue con su sociedad de capital variable, que ha colocado entre las diez más grandes de España. Y como inversora estable en dos proyectos heredados de su madre, Inditex y PharmaMar (Rosp tiene un 5% del capital en ambas), la coruñesa ha logrado en una semana que su patrimonio aumente en 173 millones. De un plumazo. La escalada en Bolsa de ambas compañías hace todavía más de oro a Sandra, que sigue los pasos de su padre solo en cuanto a inversiones en ladrillo, con la excepción de un proyecto hotelero propio en Portugal y la apuesta de Room Mate.

Abanca sobrevuela Portugal
Comentarios