sábado. 22.01.2022 |
El tiempo
sábado. 22.01.2022
El tiempo

Julián Rodríguez, responsable del espacio Zona Franca, en los medios del Grupo El Progreso.

La incógnita Marta Ortega

La benjamina del fundador llega a la presidencia de Inditex, proceso natural pero acelerado

Generated by  IJG JPEG Library

Sobre Inditex recaen muchos títulos. Se trata de la primera multinacional de la moda del mundo. También es la empresa española de mayor valor en bolsa, con una capitalización que está ligeramente por debajo de los 100.000 millones. Y, con cierta perspectiva personal sobre la figura de su fundador, Amancio Ortega, estamos ante la obra de un empresario hecho a sí mismo, paradigma del emprendimiento que ha derribado todos los clichés. Pero hay un título de Inditex que en todo este tiempo alguien ha pasado por alto. También es una empresa familiar.

Solo desde esa perspectiva, la de una familia que ha medido muy bien sus opciones y que está unida en torno a la figura del fundador, que peina 85 años, se puede entender el relevo en la presidencia. Marta Ortega, la benjamina, fruto de su segundo matrimonio, tomará el relevo de Amancio Ortega en unos meses. Será también consejera dominical; es decir, por representación de la familia. Compartirá consejo con Flora Pérez, su madre, y con el propio Ortega si antes el patrón de la moda rápida no decide dar un paso atrás. Ellos controlan prácticamente el 60% del capital del gigante textil. Como para no tomar decisiones, por vértigo que puedan dar a los profanos.

Marta Ortega ha saltado del papel couché al salmón de la prensa económica este mismo año, cuando concedió una entrevista a The Wall Street Journal, medio de referencia obligada para entender el capitalismo de nuestro tiempo. Fue en verano. Ahí comenzaba el tramo final: los últimos peldaños de un plan diseñado para acceder a la presidencia del gigante. Como un seísmo, los acontecimientos se han precipitado esta misma semana, un proceso de aceleración no previsto que ha obligado a llevar a cabo ajustes complementarios para amortiguar la salida de Palo Isla, el presidente ejecutivo que ha llevado al grupo a otra dimensión y le ha conferido un carácter global como líder mundial de la moda, también en bolsa.

El fuselaje de la nave será el mismo, pero en el puente de mando se han ajustado las piezas para que todo encaje de nuevo. De hecho, Marta Ortega será presidenta no ejecutiva y el rol de Pablo Isla se divide a partir de ahora en dos, al nombrar a un consejero delegado que lleva poco tiempo en la casa. Óscar García Maceiras, un joven abogado del Estado con valía y experiencia jurídica, completa el tándem con la hija del fundador. Dos coruñeses al timón.

Pero nada de lo que ha pasado en Inditex en los últimos tiempos, y también esta semana, se podría entender sin un lucense: José Arnau Sierra, vicepresidente de Inditex, de la Fundación Amancio Ortega, hombre fuerte de Pontegadea y de la máxima confianza del creador del imperio textil. Arnau arropa a la familia como los hermanos de Flora Pérez, Óscar y Jorge, al frente de cadenas como Zara o Massimo Dutti, hacen lo propio con su sobrina, la flamante presidenta.

De hecho, la operación de relevo de Pablo Isla, que también se lleva por delante a quien hasta ahora era consejero delegado, Carlos Crespo, su números dos, quedaría incompleta si no se analiza la composición del nuevo comité de dirección del grupo. Es el auténtico sanedrín de Inditex. Y lo cierto es que de nuevo tiene poco, muy poco. Son los más fieles a Amancio Ortega quienes acompañarán a su hija en esta nueva etapa. Gente de la casa, de primera hora, que en algunos casos llevan hasta treinta años en Arteixo. Nombres propios del grupo, en muchos casos liderando las cadenas y áreas especialmente sensibles, componen esa tripulación de cabina especialmente seleccionada para el viaje que en breve emprenderá Marta Ortega.

La ecuación de la sucesión de Amancio Ortega comienza a despejarse. Y lo hace en plenas facultades del fundador. Es el propietario de Inditex quien pilota su propio relevo. Lo hace en vida. A todas luces, un acierto, pese a las incógnitas que rodean a Marta Ortega, no tan bregada en gestión como otras grandes herederas. Lo dijo en su día la primera mujer de Ortega, la fallecida Rosalía Mera. Inditex es algo más que las personas que pasan y pasarán por Arteixo, vino a señalar. Se refería a los equipos. Y a una idea. La de la moda rápida a precios asequibles. Ese fue el acierto de Amancio Ortega, que ahora, en cierto modo, vuelve a los orígenes con el nombramiento de Marta y el equipo que va a arropar a la presidenta en esta nueva singladura. La definitiva.

Pablo Isla. Adiós al líder de la transformación digital de Inditex

Los números avalan la gestión de Pablo Isla, que en este tiempo también ha acumulado títulos y reconocimientos como ejecutivo. Es indudable que en estos años, desde su llegada a Arteixo, primero como consejero delegado y desde 2011 como presidente, Inditex ha dado un salto de gigante hasta ser un líder global, capaz de anticiparse a los cambios. Ese ha sido el gran acierto de Pablo Isla: entender la transformación digital como un proceso de cambio que había que aprovechar e integrar el modelo online y el de la tienda física. Isla se va pero deja también un grupo que ha sabido replegarse cuando tocaba, como sucede ahora en China, y que ha superado la crisis del covid con un acierto sobresaliente.

Óscar García Maceiras. Todo son retos para el nuevo primer ejecutivo

La irrupción de Óscar García Maceiras en la primera línea ejecutiva de Inditex puede sorprender. Un abogado del Estado con experiencia, pero con una hoja de servicios alejada del mundo de la moda. Es un perfil muy similar al de Pablo Isla cuando llegó a Arteixo. Por tanto, nada dice que no lo vaya a bordar, como lo hizo su antecesor. La gran diferencia está en los tiempos de la transición. La del madrileño lleva años. La del coruñés, meses, ya que llegó a la secretaría del consejo de administración en marzo. García Maceiras llega avalado, además, por José Arnau, el hombre fuerte en esta crisis y en los últimos años la persona de máxima confianza de la familia. Todo son retos para García Maceiras.

La incógnita Marta Ortega
Comentarios