miércoles. 19.01.2022 |
El tiempo
miércoles. 19.01.2022
El tiempo

Julián Rodríguez, responsable del espacio Zona Franca, en los medios del Grupo El Progreso.

El círculo de la industria

En As Pontes la clave está en integrar dos proyectos y en San Cibrao todo depende de la Sepi
Fábrica de Alcoa en San Cibrao. JOSÉ Mª ÁLVEZ
Fábrica de Alcoa en San Cibrao. JOSÉ Mª ÁLVEZ

DONDE algunos ven un bucle interminable y sin salida aparente no hay más que un círculo que comienza a cerrarse, no sin que cueste. Hasta ahora, la crisis de la gran industria implantada en Galicia se cuenta por miles de empleos a punto de desaparecer o ya perdidos, sin que las soluciones que hay sobre la mesa acaben de tomar forma definitivamente. Sucede en A Mariña, con la crisis de Aluminio Español, y pasa también en As Pontes, donde hasta ahora convivían varios proyectos al calor de los fondos europeos de reconstrucción para dar salida al cierre de Endesa. Si repasamos el mapa de esta crisis de la gran industria, Ence es otro cantar, pues su continuidad depende de un tribunal, en este caso una esperada sentencia de la Audiencia Nacional que indicará el camino para la pastera en los próximos años. En cualquier caso, ese será solo un asalto que tendrá continuidad en el Tribunal Supremo por los más que seguros recursos que vendrán de una u otra parte, la que salga derrotada. Por tanto, de decisiones políticas en sentido estricto dependen As Pontes y San Cibrao y sus miles de empleos. Y es ahí donde el círculo sí parece comenzar a cerrarse. Veamos.

Estos meses, a rebufo de la expectativa que suponen los fondos europeos Next Generation, asistimos a toda una burbuja de la que la comarca pontensa no ha sido una excepción. Más bien, si atendemos al volumen de inversión prevista, a los proyectos y a sus promotores, estamos ante lo que se podría calificar como la zona cero del hidrógeno verde en España. Tres en discordia en esta ocasión, ya que el proyecto de Endesa compite con el de Reganosa y la lusa EDP. ¿Habrá fondos europeos para dos plantas de hidrógeno en la misma ubicación? El sentido común dice que no. ¿Habrá dinero para hasta diez plantas de estas características repartidas por la geografía gallega, tal y como están previstas? Pues tampoco.

Endesa planea para As Pontes su mayor planta de hidrógeno verde de España, con un electrolizador de 100 megavatios. ¿La inversión? Algo más de 738 millones de euros, que incluye 611 megavatios eólicos de potencia. Otros 780 millones es la inversión que preparan Reganosa y EDP para As Pontes. El proyecto también incluye una planta de hidrógeno de hasta 100 megavatios, que utilizará fuentes renovables como la hidráulica, aprovechando el lago de As Pontes. Reganosa y EDP también desarrollarán un complejo eólico: cuatro parques que suman algo más de 270 megavatios. Demasiadas similitudes como para no sentarse a hablar los tres grupos.

Y así ha sido, antes y ahora, cuando se han retomado las conversaciones para integrar en uno los dos proyectos de los tres grupos. El reparto de poder, lo más complejo. Endesa lo es casi todo en As Pontes. Reganosa tiene a la Xunta como segundo accionista. El círculo, sin embargo, comienza a cerrarse.

Donde la crisis semeja todavía bucle en vez de círculo es en San Cibrao. Si se atiende a los mensajes de Alcoa, no habrá paz hasta que la Sepi, el Gobierno, diga sí a la promesa que hizo hace unos meses, cuando más se torcían las cosas con Liberty, único candidato en ese momento. Ahora hay seis, y es otro cantar para los chicos de Reyes Maroto.

La ministra, envuelta ahora mismo en el lío del bloqueo a España como destino turístico seguro por el covid (Alemania, Reino Unido y Francia suponen la mitad de los turistas extranjeros que recibimos), lo fía todo a Pittsburgh, a donde viajará para reunirse con los ejecutivos de Alcoa. En su libreta no hay otro apunte hecho que tratar de convencerles de que la Sepi sobra en toda esta ecuación.

En esto, todo hay que decirlo, Alcoa juega con cierta ventaja y su posición resulta en estos momentos relativamente cómoda, ya que la plantilla de la compañía suspira por el sector público como garante de la operación. Sobre todo, visto lo visto en A Coruña y Avilés. Por eso, empuja y empuja hacia la Sepi. Tampoco quiere repetir errores que resultaron a la postre carísimos.

Lo cierto es que Alcoa es a San Cibrao, Endesa a As Pontes y Ence a Pontevedra mucho más que lo que representa Inditex para A Coruña o PSA para Vigo, por la evidente diversidad del tejido industrial de ambas urbes, de norte y sur. De ahí lo determinante que resulta ahora despejar el futuro tras el cierre de Endesa y la espantada de Alcoa. El círculo tiene que cerrarse de una vez.

Francisco Conde: Velocidad de crucero para los drones de las Rozas

AHORA que hasta Tráfico recurre a drones para controlar los excesos al volante, esto ya parece que va en serio. Lo que en su día podría suponer una apuesta arriesgada, la del polo aeronáutico de Rozas, es ahora un opción seria para el proceso de transformación que afronta Galicia. Son proyectos de este tipo los que sí pueden encajar en los criterios de los fondos Next Generation y no obras públicas pendientes, sean trenes u hospitales. Unvex, un foro del sector, se celebra en Santiago con unas setenta empresas partícipes. Y Rozas espera más socios estratégicos al tiempo que el vicepresidente Francisco Conde anuncia ayudas para la internacionalización de las empresas gallegas. Esto parece que marcha. Falta hace.

Magín Alfredo Froiz: La apuesta para crecer en Madrid del grupo Froiz

ALGO tendrá Froiz cuando le imitan. En 2019, la Mercadona de Juan Roig inició el asalto a Portugal. Lo hizo en las mismas ciudades en que estaba implantado Froiz y con un centro logístico a media hora de distancia del de la cadena gallega. Nada es casualidad en el sector de la distribución, en el que Magín Alfredo Froiz es un nombre propio desde Poio. Ahora, la cadena compra cinco supermercados a Carrefour en Madrid y Toledo. La multinacional francesa ha acordado la venta de 38 de los 172 súpers que adquirió hace casi un año al comprar Supersol. Algo se mueve en la distribución gallega. Y Froiz no quiere perdérselo. Crecer fuera, como también hace Gadis, parece ahora la apuesta de casi todos.

El círculo de la industria
Comentarios