Lunes. 17.12.2018 |
El tiempo
Lunes. 17.12.2018
El tiempo

La visita

EL DIRECTOR M. Night Shyamalan irrumpió en el Hollywood de los noventa con una propuesta que condensaba muchas premisas del cortometrajista de talento. Argumentos sencillos que se podrían resumir en una línea, el punto de vista como fundamento de todo, y un giro final que obligaba al espectador a revisar en su cabeza todo lo que había visto hasta entonces. Shyamalan fue creciendo en la industria, y en cada película experimentaba con los códigos narrativos del thriller para contar pequeñas historias con muchas capas en su interior. El giro final pasó de ser un sello irrenunciable a una firma garabateada y rutinaria.

Abandonada la variante de la superproducción (‘Airbender’ y ‘After Earth’ no solo fueron fracasos comerciales, también fueron películas descontroladas), Shyamalan arriesga su propio dinero a una última carta que le redima frente al público. En ‘La visita’, una adolescente y su hermano viajan a un pueblo remoto para conocer a sus abuelos, a los que no habían visto ni en fotografías. La chica pretende recoger la experiencia en un documental, y encontrar las posibles causas por las que su madre huyó muy joven y no volvió a tener relación con ellos.

Esto le sirve a Shyamalan para volver sobre sus pasos cinematográficos y situar el punto de vista en el centro de la propuesta. ‘La visita’ no es exactamente una película encontrada, porque hay dos cámaras y un montaje, pero estos recursos están integrados en el relato de forma orgánica, como la introducción del humor negro en una película de terror de estilo ‘Blumhouse’ con giro final.

En ‘La visita’, Shyamalan juega con la perspectiva de unos niños que se enfrentan a la incomodidad que presenta la enfermedad en la edad anciana. Los abuelos de la película son dos entrañables viejecitos, con leves episodios de demencia, que a partir de las nueve y media de la noche hacen ruidos extraños y golpean la puerta de la habitación. Shyamalan introdujo en el subtítulo original la palabra ‘sundowning’, síndrome con el que se describe la ansiedad y la confusión de los enfermos de alzhéimer al anochecer. Ese ‘sundowning’ ejerce de elemento incontrolado y motor terrorífico cuando se pone el sol en la casa.

Pero ‘La visita’ tiene un giro final que matiza el grado de perturbación del relato. Y más que esto, un monólogo de la madre frente a la cámara en un epílogo que pretende cerrar el gran tema —muy spielbergiano— de la película: la desestructuración familiar y la ausencia paterna como trauma a resolver.

Título: The visit.
Director: M. Night Shyamalan.
Reparto: Kathryn Hahn, Olivia DeJonge, Ed Oxenbould.
Calificación: 3 / 4

La visita
Comentarios