jueves. 25.02.2021 |
El tiempo
jueves. 25.02.2021
El tiempo

Una y otra vez, París

La Semana de la Alta Costura nos ha recordado que queremos volver a arreglarnos y que incluso las maisons francesas sueñan con ello

Siempre nos quedará París. Para evadirnos, transportarnos a otra parte e ilusionarnos. Y eso precisamente es lo que ha conseguido con la Semana de la Alta Costura. Hace unos meses nos imaginábamos una fashion week al uso, casi casi una celebración de la vuelta a la normalidad... pero nos hemos quedado muy lejos de eso. La pandemia sigue estando ahí y la Federación Francesa de la Alta Costura recomendó desfiles sin invitados, como ha sido. Así que la innovación ha marcado por completo sus desfiles, que se han retransmitido a través de directos vía Instagram, fashion films impresionantes como el que nos dejó Dior e incluso otras casas han preferido organizar reuniones one to one en los showrooms para mostrar más de cerca sus colecciones.

LOS GRANDES. No podemos empezar este recorrido sin hablar de Chanel. La maison francesa ha contado con invitadas de lujo, como Penélope Cruz, Carlota Casiraghi, Marion Cotillard...Su colección [imagen central] ha sido la más aplaudida y Virginie Viard sigue demostrando estar a la altura desde que en 2019 tomase el relevo de Karl Lagerfeld.DESFILE Precisamente, sus diseños tienen esa visión creativa del káiser. La colección de Chanel ha estado llena de color, y lo cierto es que lo agradecemos. El fucsia se ha impuesto sobre cualquier otro y, atención, porque será el tono que más llevaremos este verano. El icónico del tweed sigue estando presente y deberíamos hacernos con una chaqueta o blazer así para estar a la última.

Primero fue Giambattista Valli el que escribió una carta de amor a Sevilla y ahora es Stephane Rolland el que proclama su amor por España. En su última colección, con Nieves Álvarez como musa, rinde homenaje a las Meninas de Manolo Valdés.

El alma de Christian Dior ha vuelto a estar muy presente gracias a que Maria Grazia Chiuri le ha vuelto a rendir tributo a través del Tarot y la astrología, a los que el genio era muy aficionado. Ella nos ha mostrado prendas como mucho volumen, bordados, estampados de flores y vestidos de tul. Tampoco podemos olvidarnos de su mítica chaqueta Bar, que se ha reinterpretado con un giro en las curvas, pero manteniendo esa feminidad que la caracteriza. Dentro de poco las veremos similares en nuestras tiendas favoritas.

Valentino consiguió fundir minimalismo y lentejuelas en una colección donde los tejidos y el trabajo artesanal se valoran por encima de todo. Pierpaolo Piccioli nos ha acercado piezas sencillas pero especiales, con vestidos largos dorados, líneas rectas con volumen en faldas y colores cálidos.

Y terminamos este recorrido con Armani. Sus prendas son una oda a la feminidad llevada al límite, pero con un espíritu rebelde que hace sus diseños provocadores y muy sensuales. 

Una y otra vez, París
Comentarios