lunes. 28.09.2020 |
El tiempo
lunes. 28.09.2020
El tiempo

Dignos de un Goya

En la gran noche del cine español, los diseños que llevan muchas de las asistentes son una auténtica obra de arte 
Penélope Cruz
Penélope Cruz

EL PALACIO DE LOS DEPORTES Martín Carpena de Málaga desenrolló el pasado fin de semana la alfombra roja. Lo hizo para acoger una nueva edición de los premios Goya, la 34ª. Se trata de la fiesta de la industria cinematográfica por excelencia, pero más allá de esto, también es donde podemos ver los mejores vestidos.

MENOS NEGRO. No ha habido mucha variedad en los colores, aunque el negro ha quedado relegado a un segundo plano. ¡Qué se lo digan a Penélope Cruz! Esperábamos impacientes su llegada sabiendo que el negro sería su apuesta segura o como mucho un bicolor (blanco y negro). Sin embargo, la actriz (imagen central) sorprendió al elegir un Ralph & Russo. Fiel a las grandes casas de moda como son Versace o Chanel, en esta cita decidía probar suerte con un nuevo modisto y parece que la idea ha triunfado. Su vestido floral semitransparente llevaba incrustaciones brillantes y volantes que nos han gustado a todos. Los apliques tipo pétalo en color lila, morado y verde ponían el color que faltó en la alfombra roja entre las asistentes. Como accesorios, joyas de Atelier Swarovski.

NOMBRES PROPIOS. Penélope Cruz está (y con razón) entre las mejor vestidas, pero no le podemos dar la corona viendo el vestidazo de Nieves Álvarez. La modelo, muy en su estilo, llevaba una prenda de costura hecha a medida por Alberta Ferretti de escote pala bra de honor en verde esmeralda, cuajado de tela cortada en jirones. En gasa y con centenares de plumas, el diseño creado para ella ceñía su cintura potenciado su fi gura con una gran falda en línea A. Con sandalias y bolso de Roger Vivier, todas las miradas fueron para sus joyas: unos pendientes de Bvlgari que pertenecían a Gina Lollobrigida. Unas fabulosas piezas de platino con 67 diamantes de diferentes tamaños y esmeraldas colombianas de 21 quilates.

También hubo grandes looks marcados por la sencillez, como el de Paz Vega. La actriz escogió el color blanco, tendencia de la noche, con un entallado diseño repleto de lentejuelas que simulaba ser una segunda piel. No hay que buscar firma conocida detrás de este vestido, ya que ha sido creado en exclusiva para ella sin contar con un diseñador de renombre. Su pelo pulido dejaba apreciar a la perfección unos pendientes de Bvlgari con forma de abanico.

También triunfaron Ester Expósito y Marta Nieto, quien no arriesgó mucho. Ella misma definía su vestido como (muy del Hollywood clásico), una pieza de Jorge Acuña en terciopelo con escote asimétrico. Ester Expósito, a la que los nervios le jugaron una mala pasada, estaba espectacular con un look que fi rmaba el estilista de Nieves Álvarez, Víctor Blanco. Llevaba un increíble vestido rojo con una falda de volantes que precisaron 500 metros de tul.

Dignos de un Goya