viernes. 28.01.2022 |
El tiempo
viernes. 28.01.2022
El tiempo

Siempre dispuesto a ayudar

Juan Carlos Curros (derecha), junto a su hijo y el alcalde de Melide. EP
Juan Carlos Curros (derecha), junto a su hijo y el alcalde de Melide. EP
La Academia Galega de Seguridade Pública condecoró con la medalla a la permanencia a Juan Carlos Curros, por sus 28 años al frente de la agrupación de Protección Civil de Melide

Juan Carlos Curros es una de esas personas que siempre está cuando alguien necesita ayuda. Precisamente es ese espíritu de entrega a los demás lo que explica que de sus 62 años de vida lleve 28 al frente de la agrupación de Protección Civil de Melide, siempre sin recibir nada a cambio, "porque o voluntariado é así", reconoce.

La Academia Galega de Seguridade Pública (Agasp) reconoció hace unos días todo este tiempo de dedicación de Curros entregándole la medalla a la permanencia, "aínda que hai que recoñecer que o mérito e da miña muller e os fillos que ao final son os que sofren esta vocación", señala.

Funcionario municipal, Juan Carlos Curros se inició en el voluntariado de forma casi casual, cuando lo empezaron a llamar para conducir el camión antiincendios del parque municipal. A partir de ahí comenzó a germinar la idea de crear una agrupación de Protección Civil en Melide "e foi a partir de aí cando fomos á academia de Silleda a formarnos a través de diferentes cursos", recuerda.

Corría por aquel entonces el año 1992, "non tiñamos medios e utilizabamos os nosos vehículos particulares para todo", explica Curros, quien después de un breve periodo fuera de la agrupación regresó en 1994, "cando me propuxeron que collese a xefatura".

Poco a poco la agrupación fue adquiriendo una mayor relevancia, comenzaron a llegar medios. "O noso primeiro vehículo foi un Nissan Patrol de segunda man comprado pola Xunta", dice, y detalla que les llegó en la segunda mitad de la década de los noventa. Sin embargo, el antes y después de la agrupación llegó en 1999 cuando recibieron un equipo de excarcelación para atender los accidentes de tráfico no solo de la comarca sino de otros muchos municipios. "Practicamente cubriamos toda a zona entre Santiago e Lugo, polo que nos pasabamos case todo o día na estrada", destaca.

"Foi unha época moi dura, o nivel de sinistralidade por aquel entón era moi alto" y la agrupación atendía además dos carreteras especialmente conflictivas como la N-634, entre Curtis y Santiago, y la N-547, de Lugo a también la capital gallega.

"Houbo días nos que tivemos que facer ata tres excarceracións en accidentes distintos, era atender un e partir para asistir noutro", explica Curros, quien admite que los momentos más duros de todo este tiempo al frente de la agrupación era cuando "chegabas a un sinistro e atopábaste con que a vítima era un coñecido ou o fillo dun veciño e, ademais, había que comunicarllo á familia. É que para atender as emerxencias non todo o mundo vale", reflexiona.

Otro de los momentos que más impactó a este veterano de Protección Civil fue cuando fueron llamados para actuar en el accidente ferroviario de Angrois, en 2013. "Tiñamos que asistir aos familiares das vítimas e informarlles se estaban feridos ou falecidos. Foi algo moi duro con imaxes realmente desgarradoras", admite.

Aún así, Juan Carlos Curros no solo sigue al pie del cañón sino que también ha sabido transmitir su vocación a su hijo, "que tamén é voluntario" explica con orgullo.

Y es que en esa dura labor también hay momento más amables como cuando reciben el agradecimiento de una persona a la que se ha prestado auxilio o momentos más distendidos "como as festas do San Roque, nas que cando viña algún artista famoso tiñamos a oportunidade de botar unha parrafada con el".

Sobre el futuro del voluntariado, Curros advierte de lo difícil que resulta atraer hoy en día a gente nueva. "É un labor que esixe moita dedicación pero pola que non se recibe nada a cambio e a xente ten que atender o seu traballo e a súa familia". Considera por ello que lo mejor sería una mayor profesionalización, "a través dun Grumir, como o que chegamos a ter, ou dun GES e contar así con verdadeiros profesionais", señala.

Siempre dispuesto a ayudar
Comentarios