sábado. 16.10.2021 |
El tiempo
sábado. 16.10.2021
El tiempo

La recuperación frena en seco en Melide, en nivel máximo de restricciones

Los locales de hostelería solo pueden servir en las terrazas. XESÚS PONTE
Los locales de hostelería solo pueden servir en las terrazas. XESÚS PONTE
La prohibición de servir en el interior de los establecimientos de hostelería colma la paciencia de empresarios y peregrinos

Los cientos de peregrinos que diariamente concluyen o inician una nueva etapa del Camino de Santiago en Melide tendrán que armarse de paciencia para saciar su hambre ante la entrada en vigor del nuevo paquete de medidas diseñadas por el comité clínico de la Xunta de Galicia para frenar el avance de la pandemia en el Concello.

Melide entró ayer en nivel máximo de restricciones, y se une así a Monforte y Ordes. Esta situación ha provocado el malestar entre los vecinos, y sobre todo entre los propietarios de los establecimientos hosteleros de la localidad, los más afectados por los severos recortes en la capacidad de sus locales.

Interior cerrado de un local en Melide. XESÚS PONTE

Estas medidas extremas suponen el cierre del interior de bares y restaurantes, que solo podrán atender a sus clientes en la terraza, y únicamente al 50 por ciento de su capacidad.

Esta situación echa el freno a una temporada estival donde los hosteleros recuperaron la sonrisa al contar con una notable facturación gracias a la afluencia de comensales y peregrinos atraídos por el embrujo del Camino Primitivo y Francés.

Peregrinos en Melide. XESÚS PONTE

Ernesto Pereira es el gerente de la Pulpería A Garnacha, que después de 16 años se ha convertido en uno de los referentes gastronómicos de la localidad.

Estas nuevas medidas restrictivas han supuesto un pausa en sus ilusiones de recuperación económica puesto que únicamente puede atender a 8 comensales en las 4 mesas que componen su recortada terraza, aunque mantiene el servicio para llevar.

"Con el interior cerrado y solo 4 mesas fuera no es rentable abrir. Lo hago porque me da pena que lleguen los peregrinos con la ilusión de comer el pulpo en Melide y no tengan donde hacerlo".

Según los cálculos de este experimentado hostelero, solo en agosto vendió 14.000 kilogramos de pulpo, "la cantidad más alta desde que abrí", matiza.

Un hostelero despacha raciones de pulpo para llevar en Melide. XESÚS PONTE

ALTERNATIVA. Así de contundente se muestra este empresario local que ha tenido que armarse de ingenio para mantener la actividad. Ernesto Pereira es propietario de una alojamiento de turismo rural en la parroquia de O Coto y precisamente en la amplia terraza del inmueble ha instalado sus calderos del pulpo.

"Tengo un jardín muy grande y allí sí pueden acercarse a comer hasta 80 personas. Cumplimos con todas las normas sanitarias", aunque advierte que este improvisado comedor exterior no cuenta con protección contra las inclemencias del tiempo. "Si llueve no hay carpas donde pueda resguardarse la gente".

El empresario asegura que no comprende esta decisión de la Xunta porque la situación "no es tan grave en Melide. No hay ningún contagiado hospitalizado. Están todos en su casa confinados y jugando a la Play Station".

Pereira no se explica por qué "no podemos abrir el interior si pedimos el certificado covid a los clientes. Es una situación insostenible para toda la hostelería".

Según el Concello de Melide, hay 118 casos activos, lo que supone una incidencia de 1.500 sobre 100.000 habitantes

Según los datos facilitados por el Concello de Melide en la redes sociales, actualmente existen 118 casos diagnosticados por covid-19 en los últimos 14 días, mientras que el número de nuevos casos en los últimos 7 días fue de 27.

ALBERGUES. Esta situación también afecta a los numerosos albergues de peregrinos, aunque en menor medida. Las normas marcan solo el uso del 50% de los espacios de alojamiento compartido, y el 100% para grupos burbuja o unidad familiar.

Desde el Albergue Pereiro aseguran que pueden paliar las restricciones actuales gracias a sistema de reservas del alojamiento que utilizan los peregrinos y "pueden comer aquí, ya que están alojados", manifiestan.

El alto índice de ocupación este verano es una de las grandes satisfacciones para la gerencia de este establecimiento, y esperan que este alto porcentaje se mantenga con la llegada del otoño.

La recuperación frena en seco en Melide, en nivel máximo de...
Comentarios