La planta de Bioflytech en Palas prevé vender sus primeras harinas en junio

La compañía asegura que las instalaciones alcanzarán su plena producción a finales de año
Vista aérea de los trabajos que se realizaban hace unos días en la finca donde se construirá la planta. EP
photo_camera Vista aérea de los trabajos que se realizaban hace unos días en la finca donde se construirá la planta. EP

Después de una pequeña demora inicial a causa de trámites administrativos, el proyecto de Bioflytech para poner en marcha en Palas de Rei una planta de procesamiento de larvas de mosca para transformarlas en harinas proteicas y grasas funcionales va ahora "incluso algo más rápido de los plazos inicialmente previstos", explica el CEO de la compañía, Jesús Rodríguez Pallares. Tal es así que este directivo considera que las primeras producciones podrían llegar al mercado ya en el próximo mes de junio.

Desde Bioflytech advierten, no obstante, que este proceso productivo será progresivo, a medida que vayan entrando en funcionamiento cada una de las ocho naves, de unos 12.000 metros cuadrados de superficie cada una, previstas para esta primera fase del proyecto, en la que se invertirán unos 20 millones de euros.

Jesús Rodríguez asegura que el objetivo es, en todo caso, alcanzar la plena producción de estas instalaciones a finales de año, "cuando estaríamos en disposición de procesar unas 12.000 toneladas de larva de mosca anualmente".

De forma paralela al avance de la obra civil, la empresa también está dando todos los pasos necesarios para que su planta de Palas inicie cuanto antes su actividad.

El CEO de Bioflytech explica, en este sentido, que muchos de los equipamientos y maquinarias necesarias para el procesamiento de las larvas "ya está en Palas de Rei a la espera de ser montado en las naves" y también se están produciendo las primeras contrataciones de personal. "De momento ya hemos contratado a las primeras cuatro personas y la próxima semana la previsión es que se incorporen otras dos, con el objetivo de que a final de año, cuando la planta ya esté a pleno rendimiento, alcancemos el medio centenar de puestos directos".

Sobre los perfiles profesionales damandados, el CEO de Bioflytech confiesa que son "muy variados" y que requerirán de todo tipo de habilidades, "desde operarios hasta ingenieros". En todo caso, la dificultad de la contratación radica en que al tratarse de un sector tan innovador no existe un perfil especializado, "por lo que una buena parte de los contratados recibirán formación específica en nuestras instalaciones de Murcia".

Ocho naves en 55.000 metros cuadrados

Las obras para la construcción de la planta de Bioflytech en Palas marchan a buen ritmo y se ejecutan sobre una parcela de 55.000 metros cuadrados, muy cerca de la carretera LU-231, entre Palas y Friol. Después de los trabajos de limpieza y explanación del terreno, en estos días se está iniciando la cimentación para la construcción de las primeras ocho naves.

Buena parte de los contratados recibirán formación específica en nuestras instalaciones de Murcia"

Aunque la mayor parte de las cifras facilitadas por Bioflytech se corresponden con la entrada en funcionamiento de la primera fase del proyecto, el objetivo de la compañía es crecer exponecialmente en los próximos años. Así, aunque ahora los trabajos se concentran en una parcela de 55.000 metros cuadrados, estos terrenos se encuentran integrados en una finca mucho mayor, de 140.000 metros. Así, si en el futuro hay demanda, habrá espacio suficiente para construir nuevas naves de procesado,con el fin de llegar a una capacidad anual de 80.000 toneladas.

Comentarios