Martes. 25.09.2018 |
El tiempo
Martes. 25.09.2018
El tiempo

Palas, entre el Primitivo y el Francés

Albergue público del Camino Primitivo, en Merlán, Palas de Rei. J. VÁZQUEZ
Albergue público del Camino Primitivo, en Merlán, Palas de Rei. J. VÁZQUEZ

DOS CAMINOS ►Los trazados del Camino Francés y Primitivo discurren por distintas zonas del municipio de Palas de Rei. El primero más popular y concurrido, arrastra año tras año una marea de peregrinos. El segundo, en crecimiento, buscan escapar de la masificación

NO HAY CAMINO que no tenga fin, o eso se suele decir. Los itinerarios que llevan hasta Santiago, aunque diferentes, concluyen sin remedio en la capital gallega. No obstante, el punto inicial de cada uno diverge enormemente.

Dos de las más concurridas rutas oficiales hacia Compostela atraviesan el municipio de Palas de Rei. El Camino Francés recorre el corazón del concello, mientras que el Primitivo se desliza entre los límites del territorio palense y los de Friol. La época estival es un período de auge en la afluencia de peregrinos y turistas. Mayo, aseguran los hosteleros de Palas, fue un mes excepcional en cuanto a turismo. Las 2.248 plazas de alojamiento de las que dispone la localidad se vieron prácticamente cubiertas. Y es que la población de la villa ulloana aumenta considerablemente durante el verano, sobre todo por la influencia del Camino Francés. A las cerca de 3.500 personas que viven en Palas de Rei se les suman cientos de peregrinos que se detienen en la localidad para visitar —aprovechando el trazado de la ruta y si el tiempo lo permite— algunos de los puntos de interés del pueblo.

TRANQUILIDAD. El bullicio que soporta el Camino Francés cada año está desembocando poco a poco en el desvío de los peregrinos que buscan una ruta menos concurrida hacia Santiago. El Camino Primitivo, tras su declaración como Patrimonio de la Humanidad en 2015, ha sido uno de los principales receptores de este tráfico de gente.

A esto hay que sumarle que los negocios en torno a estas rutas menos conocidas se siguen expandiendo y mejorando sus servicios, a la vez que resultan más atractivas para el visitante. El alcalde de Palas de Rei, el popular Pablo Taboada, aclara que "canta máis calidade, mellor". "Na vila nótase que cada vez veñen máis peregrinos, e xa non só pola vía do Camiño Francés", explica el regidor. Los datos de consumo de agua y de producción de residuos hablan por sí mismos. En el primer semestre de 2018, la facturación de agua subió un 2,7% con respecto al año pasado, mientras que el volumen de basura se incrementó un 4%.

Palas de Rei cuenta actualmente con cinco negocios en las inmediaciones del Camino Primitivo. La Xunta de Galicia mantiene un albergue público abierto en la parroquia de Merlán desde el año 2010. El local, una edificación restaurada que cuenta con 35 camas y servicio de cocina, agua caliente y baños públicos, está regido por Ana y Marifé. Ambas explican que aunque "a afluencia incrementouse bastante", tanto la ruta como el albergue "continúan sendo uns grandes descoñecidos". Precisamente ahí reside el principal atractivo de la ruta Primitiva.

El turismo masivo llegado por el Camino Francés ha terminado por desgastar a aquellos que viajan en busca de sosiego y relajación. En los últimos años, la afluencia del Camino Primitivo ha aumentado hasta situarse como la tercera ruta preferida por los peregrinos. El itinerario de esta confluye con la del Francés en Melide, aunque penetra en Palas de Rei previamente. A pesar de que no discurre demasiado próximo a la capital municipal, su influencia a nivel comercial en el municipio se hace cada vez más notable. Casa Camino, un establecimiento situado al pie de la ruta Primitiva, mantiene una de las mejores calificaciones del portal online Booking entre todos los alojamientos de la ruta xacobea. El negocio lo gestiona una pareja inglesa desde hace unos cuatro años.

NUEVOS PEREGRINOS. El Camino de Santiago, bien sea motivado por fe o por simple entretenimiento, es una forma de hacer turismo tradicionalmente barata y rápida. Sin embargo, la proliferación del uso de internet ha resultado en un nuevo prototipo de peregrino, que ya no se lanza a la aventura sin más, sino que planea con anticipación cada paso de su ruta. De hecho, más del 90% de las plazas de albergues y demás alojamientos del Camino en Palas se cubren mediante reservas online.

En cuanto a las cifras de caminantes, las previsiones apuntan a que los meses de septiembre y octubre van a ser incluso mejores que los de verano. ¿La razón? El calor apremia. Si bien es cierto que el verano es la época por excelencia para la peregrinación, no es lo ideal para los expertos.

La primavera y el otoño son las estaciones más recomendables para embarcarse en el Camino. Ni demasiado frío ni calor excesivo para afrontar una de la aventura jacobea. A pesar de todo, se recomienda tener precaución con las fechas, ya que las circunstancias meteorológicas se antojan más impredecibles en esos meses.

Palas, entre el Primitivo y el Francés
Comentarios