Las larvas de Palas inician su metamorfosis

Bioflytech avanza en la construcción de su planta, a la vez que arranca los ensayos finales para comenzar la venta de harinas proteicas ▶ La compañía prevé rematar la primera fase de las obras en septiembre, con el objetivo de estar a plena producción antes de final de año
Jesús Rodríguez Pallares muestra la larva seca de mosca que ya se procesa en Palas de Rei. VICTORIA RODRÍGUEZ
photo_camera Jesús Rodríguez Pallares muestra la larva seca de mosca que ya se procesa en Palas de Rei. VICTORIA RODRÍGUEZ

La planta que la firma Bioflytech está construyendo en terrenos de la comunidad de montes de Berbetouros (Palas de Rei) ya ha comenzado a recibir las primeras entregas de larvas secas de mosca soldado negra, que comienzan aquí su particular metamorfosis para acabar transformadas en harinas proteicas y grasas funcionales.

De momento, esta materia prima procede de las instalaciones de Bioflytech en Murcia, "pero el objetivo es que una vez que esta planta se encuentre a pleno rendimiento se cierre aquí todo el ciclo de engorde y transformación de la larva", explica Jesús Rodríguez Pallares, Ceo de la compañía.

Este ingeniero agrónomo de formación también avanza que la construcción de las instalaciones de Palas progresan "según el cronograma previsto". El proyecto, prácticamente único a nivel europeo, pondrá a este municipio y a la provincia como un referente en el ámbito de la biotecnología. "De hecho somos una compañía biotecnológica, aunque en lo que se refiere a la gestión de esta instalación funcionamos como una ganadería convencional, pero en lugar de trabajar con otros animales, aquí lo haremos con larvas de mosca", explica.

La estructura de la primera de las naves ya está levantada, al tiempo que se trabaja en la cimentación de las otras siete construcciones que ocuparán, en esta fase inicial, una parcela de 55.000 metros cuadrados.

"El plan es que las obras estén finalizadas en septiembre, para alcanzar la plena producción a finales de este año, lo que se traducirá en unas 12.000 toneladas de larva procesada a finales de 2024", explica Jesús Rodríguez Pallares.

Además de harinas convencionales, la planta permitirá un hito único en el sector, como es la posibilidad de "personalizar el producto final, para hacerlo al gusto y necesidades del consumidor, ya que podemos cambiar tanto el porcentaje de grasa como de humedad de las harinas", señala.

El plan es que las obras estén finalizadas en septiembre, para alcanzar la plena producción a finales de este año"

Las primeras de estas harinas, que se utilizan para enriquecer piensos de alimentación animal, sobre todo los destinados a mascotas y a la acuicultura, ya han empezado a salir de una procesadora, cuyo coste ronda el millón de euros.

De momento, el proceso está en fase de ensayo, "aunque a final de este mes estas harinas ya estarán en el mercado", explica Rodríguez Pallares, que subraya que el proyecto supondrá generar en la zona unos 50 empleos directos.

El proyecto: 4.000 toneladas de harina

Generated by  IJG JPEG LibraryAppleMark

El complejo de Palas de Rei procesará unas 12.000 toneladas anuales de larva, lo que se traducirá en unas 4.000 toneladas de harinas proteicas y grasas funcionales al año.

La obra: Trabajos a buen ritmo

Generated by  IJG JPEG LibraryAppleMark

Los trabajos de construcción de la primera fase de la planta, que estarán finalizados en septiembre, marchan a buen ritmo y suponen una inversión de 22 millones de euros.

Procesadora: Primeros ensayos

Generated by  IJG JPEG LibraryAppleMark

Una de las máquinas procesadoras ya funciona en fase de ensayo. Su avanzada tecnología permite personalizar los porcentajes de grasas y humedad de las harinas resultantes.

Comentarios