jueves. 25.02.2021 |
El tiempo
jueves. 25.02.2021
El tiempo

Un agente de Palas reduce a un varón que intentó violar a dos mujeres en A Coruña

Cárcel de Teixeiro. AEP
Cárcel de Teixeiro. AEP
El agresor, que entró en la cárcel de Teixeiro, atacó a sus dos víctimas en apenas media hora

El juez envió a la cárcel de Teixeiro a un varón que golpeó e intentó violar a dos mujeres con apenas media hora de diferencia en la noche del viernes en A Coruña. Las abordó en los jardines de la estación de tren, una zona muy transitada de día pero solitaria tras oscurecer, y si bien la primera de ellas logró zafarse de él mordiéndole una mano y echando a correr "cuando era conducida a unos matorrales", la segunda "fue golpeada brutalmente y agredida sexualmente, realizándole el hombre tocamientos por todo el cuerpo tras bajarle los pantalones", indicaron fuentes policiales a AGN. Por suerte, una pareja que paseaba por la zona disuadió al hombre. Huyó, pero fue detenido unos metros más adelante por una dotación de la Policía que tuvo que enfrentarse a él. Uno de los agentes que lo redujo es de Palas de Rei.

Fruto de la salvaje agresión —el varón golpeó su cabeza contra la acera—, la segunda víctima tuvo que ser trasladada al hospital, adonde llegó "con la cara desfigurada", explican fuentes conocedoras del caso, que informan de que ya recibió el alta tras permanecer el fin de semana ingresada. Ahora intenta recuperarse en casa de las "graves secuelas" físicas y psicológicas que le deja este terrible episodio causado por M.T., un costamarfileño de 33 años con antecedentes que está siendo investigado además por "hechos perpetrados en otras partes de España en los que se ha empleado idéntico modus operandi". Al parecer, carecía de residencia fija.

Fuentes policiales acostumbradas a tratar con peligrosos delincuentes lo describen como "muy violento" a tenor del comportamiento extremadamente agresivo con las dos mujeres. También lo exhibió después contra el agente de Palas y su compañero cuando ambos le dieron caza. Tuvieron que hacer uso de sus tácticas de defensa para salvar los intentos de agresión del delincuente y lograron así no salir heridos del lance.

Volviendo a la escena del doble intento de violación, los jardines de la intersección entre Alfonso Molina y Marqués de Figueroa, fuentes de la investigación creen que la presencia allí del agresor al filo de los 22.00, rozando el toque de queda, no obedecía a otro motivo que a buscar víctimas que caminasen solas, a sabiendas de las escasas posibilidades de que pudiesen ser auxiliadas.

En primer término se abalanzó sobre una mujer, a la que se aproximó "por la espalda y de forma sorpresiva". Al parecer, la llevaba a la fuerza hacia unos matorrales al tiempo que le tapaba la boca con una mano, presumiblemente para evitar que gritase, pero ella lo mordió y logró así zafarse de él corriendo hacia las calles que circundan el parque, con más afluencia de gente y coches.

Apenas veinte minutos más tarde, cuando todavía no le había dado tiempo a interponer la denuncia a la primera víctima, el agresor sexual repitió su acción con otra chica que caminaba también sola por los citados jardines, en este caso más cerca de la gasolinera de Alfonso Molina. El delincuente procedió de forma prácticamente idéntica que con su primera víctima, con la diferencia de que esta, una mujer de 36 años que cruzaba el parque para coger un taxi, no logró repeler la acción de su agresor, que le propinó violentos golpes y le realizó tocamientos, llegando a bajarle los pantalones. Por fortuna dentro de la desgracia, los gritos de ella alertaron a una pareja que paseaba cerca y que acudió en su ayuda. El agresor emprendió entonces la huida, arrebatando antes el bolso del brazo de la víctima.

CONDECORACIÓN. Llegado este punto, fue clave la "actitud ejemplar" de la pareja de viandantes. Mientras ella se quedó auxiliando a la mujer agredida mientras llegaban los servicios de emergencia, él persiguió al delincuente en un alarde de "valentía" que loan fuentes policiales, habida cuenta de la agresividad que ya había percibido en el delincuente. Telefoneó al 092 y fue describiendo en tiempo real el recorrido que seguía el hombre en su huida, lo que facilitó que en menos de cinco minutos una patrulla cruzase el paso al varón y lo detuviese.

El SUP pide que se premie a los policías intervinientes por lograr reducir al agresivo sospechoso sin que ninguno de los tres resultase herido.

Un agente de Palas reduce a un varón que intentó violar a dos...