Casa Chelo: una sabia saga de cocineras en Arzúa

Es un local centenario donde sirven la famosa ‘carne a la media hora’, una receta de creación propia, y bacalao confitado con queso de Arzúa
María José Sanmartín Rodríguez, 'Nena', en Casa Chelo. DANI CABO
photo_camera María José Sanmartín Rodríguez, 'Nena', en Casa Chelo. DANI CABO

Casa Chelo, en Arzúa, es un clásico restaurante con más de un siglo de vida, que atesora la herencia culinaria de una saga de cocineras iniciada por Generosa, bisabuela de María José Sanmartín Rodríguez, conocida como Nena, que sucedió al frente del negocio a su madre, Chelo, que dio nombre a este establecimiento y que a su vez relevó a la abuela Lucrecia.

A Nena, como a sus antepasadas, le gusta usar la antigua cocina bilbaína de leña, que antaño cruzaba la clientela para ir desde la zona de taberna al antiguo comedor y donde aún se preparan muchas de las viandas de esta casa de comidas donde reina el recetario tradicional, aunque sin renunciar a algunas innovaciones.

El plato estrella de la casa es "la carne a la media hora", como denominan a la carne de croca de ternera fileteada y empanada, acompañada con una salsa de cebolla, que se deshace en la boca al comerla. La receta, que es un secreto familiar, fue ideada por la abuela de María José Sanmartín para presentarse a un concurso de cocina que ganó. Vendrían más tardes otras distinciones para local, como el Solete de la Guía Repsol.

El bacalao confitado con queso de Arzúa brilla también con luz propia, aunque se puede probar también en otras versiones, como la gallega o con frutos secos.

Otra de las viandas que distingue a Casa Chelo son sus empanadas caseras. La de bacon con castañas tiene una gran fama, pero no le van a la zaga las de bacalao, de bacalao con pasas, la de zamburiñas o la de pulpo.

Vale la pena probar las croquetas caseras o las tostas de pimientos con queso de Arzúa o de cebolla caramelizada, con foie y manzana.

Nunca faltan ni en la carta ni en el menú del día los platos de cuchara, encabezados por un referente de la gastronomía gallega como es el caldo, que roza la excelencia. Muchos comensales acuden atraídos por los callos, cuya presencia es obligada los días de feria, el 8 y el 22 de cada mes. Platos saciantes como lo son también algunos segundos como la ternera asada o el pollo de corral.

La tarta de queso es la reina de los postres, aunque llegados estos tiempos próximos al Entroido comenzarán a aparecer las filloas y las orellas para despachar los contundentes y prestigiosos cocidos de la casa.

DE INTERÉS
- Dirección: Rúa Fonte do Rei, 14, en Arzúa.
- Teléfonos: 981 50 82 48
- Precio medio: Menú del día a 13 euros.
- Estilo de cocina: Tradicional.

Comentarios